Saltar a: navegación, buscar

Isaac Stern

Isaac Stern
Información sobre la plantilla
Issac.jpg
Destacado violinista
Datos generales
Fecha de nacimiento:21 de julio de 1920
Kremenetz, Bandera de Ucrania Ucrania
Fecha de fallecimiento:22 de septiembre de 2001
Nueva York, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Información artística
Instrumento(s):Violín

Isaac Stern. Violinista ucraniano nacionalizado estadounidense. Con más de cincuenta años como músico profesional, durante los que recorrió los más prestigiosos escenarios de conciertos del mundo. Se consagró al progreso y reconocimiento de las artes a nivel nacional e internacional. Fue uno de los violinistas más destacados del siglo XX y uno de los músicos más queridos en Estados Unidos.

Síntesis biográfica

Nació el 21 de julio de 1920 en Kremenetz, Ucrania. Llegó a América con su familia en 1921, cuando contaba con diez meses de edad. Comenzó sus estudios de violín a los ocho años en el Conservatorio de Música de San Francisco, permaneció en el conservatorio entre 1928 y 1931 e hizo su presentación artística con la Orquesta Sinfónica de esta ciudad bajo la dirección del francés Pierre Monteux a los 11 años. Estudió con el violinista ruso Naoum Blinder entre 1932 y 1939. A los dieciséis años logró su debut orquestal cuando interpretó el Concierto para violín de Brahms junto a la Sinfónica de San Francisco, en un concierto de radiodifusión nacional.

El concierto del Carnegie Hall en Nueva York en 1943 le consagró como uno de los más grandes violinistas de su tiempo. Debuta en Europa en 1948, y comienza a realizar giras de forma regular, tocando en todo el mundo y en los principales festivales. Su agenda de actuaciones siempre estuvo completa y abarcaba un amplio repertorio.

Trayectoria artística

Isaac Stern uno de los músicos más queridos en Estados Unidos y considerado un "rival" de Yehudi Menuhin ambos fueron los dos primeros violinistas importantes formados en América, y ambos judíos, aunque sus estilos fueran bien distintos. Sin embargo, Stern nunca llegó a ser tan apreciado por la crítica europea al mismo nivel que otros grandes como Menuhin, Oistrakh o incluso su propio discípuloPerlman.

Stern no se dedicó exclusivamente al violín, sino que se embarcó en otras causas que le honran, aunque le restasen tiempo. La más conocida fue la campaña para salvar en 1960 de la demolición al Carnegie Hall de Nueva York; también es conocido su constante apoyo a jóvenes músicos: tanto los violinistas Ithzak Perlman, Pinchas Zukerman, Shlomo Mintz, Sergiu Luca, Joseph Swensony Cho-Liang Lin, los pianistas Emanuel Ax y Yefim Bronfman o el cellista Yo-Yo Marecibieron una ayuda decisiva de Stern en el comienzo de sus carreras.

Incursiones en el cine

Isaac Stern incursionó en el cine, en 1953 intervino en la película Tonight we sing que era una biografía del manager Sol Hurok, interpretando al famoso violinista belga Eugene Ysaye. Es curioso que este violinista haya sido el ídolo de Stern, o con el que más se haya identificado, Stern llegó a decir que Ysaye y Paganini son los dos más grandes de todos los tiempos, cuando seguramente no tuvo la oportunidad de escucharles en vivo, pues Ysaye murió cuando Stern tenía 11 años, y en su última década solamente dirigía, ya no tocaba o apenas lo hacía. Todo aficionado al cine recuerda además que Stern fue quien grabó la parte de violín en el musical El violinista en el tejado, que mostraba la vida de los judíos en la Rusia zarista; y también el documental de 1980 de Mao a Mozart, Isaac Stern en China, que llegó a ganar un Oscar de la Academia de Hollywood en su categoría, donde se veía a Stern dando clase a jóvenes chinos y comprobando los estragos educativos que había causado en ellos la llamada Revolución Cultural maoísta. Más recientemente, le hemos visto en el documental El arte de dirigir (The Art of Conducting), hablando sobre Fritz Reiner. En la TV americana era un personaje muy popular, con apariciones incluso en programas como Barrio Sésamo. El año pasado se publicó su autobiografía, con el título de Mis primeros 79 años

Su legado discográfico

Cosa rara en estos tiempos, fue grabado enexclusiva para un único sello discográfico, CBS, luego Sony Classical, para el que comenzaría a grabar en 1945. Como premio a su fidelidad, la compañía le proclamó su artista laureado y en 1995, coincidiendo con su 75 aniversario, le dedicó una edición bastante completa de sus grabaciones, al menos en cuanto a obras (de las que había grabado varias veces sólo se incluía una versión). En ella habría que destacar sobre todo su apoyo a la música de su tiempo: no sólo se le podía oír el concierto de Stravinsky dirigido por el compositor, sino una gran cantidad de obras encargadas y estrenadas por él: el Concierto de Barber (dirigido por Bernstein), la Serenata para violín y orquesta del propio Bernstein (basada en El Banquete de Platón), y conciertos de Penderecki (el 1º), Rochberg, Dutilleux (El árbol de los sueños) y Maxwell-Davies. También se podían escuchar obras muy infrecuentes, como la Sonata para violín y piano nº 3 de Enescu, lade Hindemith, la de Copland (con el autor al piano), la de Bloch o la suite Baal Shem de este último autor. Hindemithopland (con el autor al piano), la de Bloch o la suite Baal Shem de este último autor.

Dejando a los compositores del siglo XX y pasando al llamado gran repertorio, ahí su aportación se enfrenta a una competencia mayor. Por ejemplo, sus grabaciones de conciertos célebres para violín y orquesta, dirigido por Bernstein y Ormandy son buenas, pero casi nunca se consideran de referencia. Algo parecido ocurre con sus grabaciones de sonatas para violín y piano con su acompañante habitual durante tantos años, Alexander Zakin, o de la música de cámara para trío con el conjunto estable que formó Stern con el pianista Eugene Istomin y el cellista Leonard Rose. De todo ese legado, lo más destacable puede ser el concierto de Mendelssohn dirigido por Ormandy, el de Tchaikovsky en la apasionada grabación que hizo dirigida por Rostropovich, el Mozart dirigido por Barenboim, Concertone para 2 violines y la Sinfonía Concertante paraviolín y viola K 364, pasando a la música de cámara, del trío Stern-Istomin-Rose, los 2 Tríos de Mendelssohn no hay para estas obras mucha competencia y los Tríos y Cuartetos con piano de Brahms. Aparte de la edición Stern, hay verdaderas joyas en la música de cámara, como el Divertimento-Trío para cuerdas K 563, con Zukerman y Rose, lo que puede desmentir el tópico de que el carácter arrebatado de las interpretaciones de Stern no era el más adecuado para servir a Mozart.

Isaac Stern declaró en una ocasión que
"Ninguna sociedad puede llamarse civilizada sin cuidar de las artes, no como un adorno ocasional, sino como una necesidad básica".
En 1990 declararía
"No puedo imaginarme un mundo sin Leonard Bernstein
, tras la muerte del famoso compositor y director norteamericano. Ahora nos corresponde imaginarnos un mundo sin Isaac Stern: es posible que la amargura de presenciar los recientes atentados que han dejado destrozada a la ciudad por la que tanto luchó haya precipitado su final.

Aspectos relevantes de su vida

Un aspecto sin el que no se entiende la figura de Isaac Stern es su constante apoyo a la causa del Estado de Israel; como presidente de la Asociación Cultural Americano-israelí sus esfuerzos fueron reconocidos en 1990 por el Jerusalem Post": "No hay ningún otro músico vivo que haya hecho más por la educación musical en Israel. Durante las Guerras de los Seis Días (1967) y del Yom Kippur (1973), canceló todos sus compromisos para estar en Israel y es conocida la anécdota de 1991,durante la Guerra del Golfo, cuando siguió tocando en la sala pese a la amenaza de un ataque iraquí con misiles Scud. También trabajó para su país de adopción, Estados Unidos, dando conciertos durante la Segunda Guerra Mundial, o siendo el primer artista norteamericano que actuaba en la URSS tras la Guerra Fría, en 1956, como embajador de buena voluntad. Por el contrario, siempre se negó a tocar en Alemania como muestra de repulsa por el asesinato la totalidad de de su familia rusa durante la Segunda Guerra Mundial, y sólo en 1999 aceptaría dar clases magistrales en Colonia para los estudiantes, aunque no interpretar en público.

Muerte

Falleció el 22 de septiembre de 2001 de una insuficiencia cardíaca en Nueva York.

Reconocimientos

  • Más de 200 obras de repertorio de 63 compositores registradas en más de cien discos.
  • En 1985 fue honrado por la CBS con el título de Artista Laureado.
  • En 1991 ganó el Premio "Gramophone" a la Mejor grabación de música de cámara del año.

Fuente

*[1]