Saltar a: navegación, buscar

Israel Tápanes

Israel Cecilio Tápanes Vento
Información sobre la plantilla
Israeltapanesvento.jpg
Patriota Insigne del municipio de Matanzas
NombreIsrael Cecilio Tápanes Vento
Nacimiento1 de febrero de 1926
Matanzas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento15 de mayo de 1990
La Habana, Bandera de Cuba Cuba

Israel Cecilio Tápanes Vento. Fue el único protagonista del Asalto al Cuartel Moncada del municipio de Matanzas.

Síntesis biográfica

Israel Cecilio Tápanes Vento nace en la ciudad de Matanzas el 1 de febrero de 1926. Su vida transcurre en el seno de una familia humilde liderada por sus padres: Serafín trabajador del sector del calzado y Amelia devenida en intelectual y poeta.

Desde su niñez se destacó por estudioso y responsable cualidades que sobresalen durante toda su vida. Ya en su juventud se traslada a La Habana con el objetivo de buscar mejoría económica, lugar que fue privilegiado en su posterior formación política y revolucionaria. Allí comenzó a trabajar en la Tienda Casa Carrillo en Neptuno, desempeñándose como mozo de limpieza, dependiente y fotógrafo.

Trayectoria revolucionaria

Posteriormente al golpe de estado del 10 de marzo de 1952, conspiró formando parte de la célula de San Leopoldo, con la cual participó en el histórico Desfile de las Antorchas, con Fidel y Raúl al frente. Se apresta a acciones mayores y es activo en la práctica de tiro y el acopio de armas.

Frecuentó la Universidad de La Habana donde realizó sus primeros contactos, poco tiempo después formó parte de la Generación del Centenario que participó en el histórico Asalto al Cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953, en esta gesta acompañó en el auto al máximo líder de la acción Fidel Castro y en el que viajaron también Pedro Miret, Reinaldo Benítez, Abelardo Crespo y Carlos González. Tras el fracaso de los hechos cumplió condena en el Presidio Modelo.

Presidio

El 12 de octubre, el Ministro de Gobernación, Ramón Heredia, dispuso que el grupo de revolucionarios condenados por los sucesos del Moncada, dentro del cual se encontraba Israel Tápanes, fuera trasladado al Reclusorio Nacional de la Isla de Pinos. Según las disposiciones del Tribunal deberían permanecer en locales especiales, separados de los presos comunes[1]. En aviones DC - 3, del ejército, bajo fuerte custodia militar fueron trasladados desde la provincia de Oriente hasta la Isla de Pinos[2].

Fue ubicado, junto al resto de sus compañeros, en una de las salas del hospital del presidio, separados de los presos comunes por una pared de ladrillos que fue levantada para ese fin[2]. Poco después se le permitió recibir una visita al mes y alguna correspondencia, que siempre era severamente revisada y censurada. Durante el encierro Israel Tapanes actuó como secretario de las reuniones que trataban sobre temas comunes y que estaban presididas por Pedro Miret.

Como el resto de sus compañeros se negó a aceptar la cena especial del 24 de diciembre de 1953 en protesta por los asesinatos cometidos por el ejército y la guardia rural durante los sucesos del Moncada[2].

El 12 de febrero de 1954, cuando el dictador Fulgencio Batista visitaba el Penal para inaugurar la planta eléctrica de la prisión, Israel Tápanes, junto a sus 25 compañeros[3] entonó a toda voz la Marcha del 26 de Julio. Batista prestó atención a la letra y visiblemente disgustado sólo preguntó quiénes cantaban, luego abandonó rápidamente el reclusorio. Por esta acción fue castigado severamente junto a Fidel Castro, Ramiro Valdés, Ernesto Tizol, y Agustín Díaz Cartaya.

Fue enviado al Pabellón Dos (el de los enfermos mentales) a una celda de castigo: un nicho cuboidal de 2 metros de largo por 1.5 de ancho, donde sólo se podía permanecer de pie estando encorvado. La puerta sólo contaba con una abertura para pasar los alimentos, pero ninguna luz. Las necesidades fisiólogicas de los presos se realizaban en un agujero en el suelo. Allí permaneció castigado por espacio de quince días.

Desde 1954 y con mayor fuerza a partir de 1955 comenzó un amplio movimiento nacional, que abarcó a casi todas las tendencias políticas y clases del país, en pro de una amnistía general que incluyese a los moncadista. El 10 de marzo de 1955, en medio de los festejos oficiales por el tercer aniversario del golpe de estado, se presentaron en ambas cámaras del Congreso Cubano sendos proyectos de amnistía general. El 6 de mayo, luego de ser aprobada por ambas cámaras del Congreso Cubano, Fulgencio Batista firmó la Ley de amnistía que ponía en libertad a todos los presos políticos[4], incluidos los asaltantes de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes que cumplían su condena en el presidio de la Isla de Pinos. Gracias a la amnistía el 15 de mayo de 1955 salió en libertad junto a sus compañeros de presidio político.

Exilio

Con la amnistía otorgada en mayo de 1955 y por orden de la dirección del Movimiento 26 de julio, regresó a su urbe natal donde cooperó en la organización de las células de propaganda, finanzas, acción y sabotaje. A finales de ese mismo año fue enviado al exilio en Estados Unidos de América, donde permaneció hasta 1959, cumpliendo las labores de propaganda, recaudación de fondos y acopio de armas, encaminadas al incondicional apoyo a la lucha llevada en Cuba.

Revolución en el poder

Al triunfar la Revolución retornó a la Isla y a mediados del año 1959 volvió al territorio yumurino a asumir ocupaciones en el Comisionado Provincial, Regional de Educación, Partido Provincial, Ministerio de las Comunicaciones, entre otros.

Participó en los combates contra los mercenarios en Playa Girón y en la lucha contra bandidos. Por el trabajo desplegado en la Delegación del Ministerio de la Comunicaciones en Matanzas fue promovido al Comité Central del Partido en el que cumplió servicios como Director de Trabajos y Cuadros, así como Embajador de Cuba en la República de Turquía y en la República de Seychelles. Al concluir la misión diplomática le correspondió atender a los becados extranjeros residentes en la Isla de la Juventud, responsabilidad que desempeñó hasta los últimos días.

Muerte

Fallece un 15 de mayo de 1990 en Cuba, en pleno ejercicio de sus funciones de la misión diplomática, por todos sus méritos revolucionarios se le ha declarado Patriota Insigne del municipio de Matanzas.

Referencias

Fuentes