Saltar a: navegación, buscar

Jean-Baptiste Camille Corot

Jean-Baptiste Camille Corot
Información sobre la plantilla
Camille Corot.jpg
Pintor francés
NombreJean-Baptiste Camille Corot
Nacimiento1796
Paris, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento1875
Paris, Bandera de Francia Francia

Jean-Baptiste Camille Corot. Pintor francés. Tras formarse durante dos años con pintores paisajistas como Michallon y Bertin, comenzó su trayectoria pintando al aire libre, fuertemente influido por el estilo italiano. Sus primeras obras, como El puente de Narni se caracterizan por una pálida luminosidad y una sutil expresividad poética. Presencia habitual en los Salones de Otoño, a principios de 1830 se decantó por una temática más modesta, aunque sin apartarse del paisajismo o el retrato (Jinete del caballo blanco, 1833). Regresó a Italia en 1843, momento a partir del cual fue matizando su paleta para captar con suave lirismo la textura luminosa de amaneceres y crepúsculos, en una especie de romanticismo calmo y reposado cuya técnica de pincelada corta anuncia el impresionismo (La danza de las ninfas, 1850). En esta última etapa, la pintura de Corot alcanzó un supremo equilibrio entre idealismo y realismo, que se tradujo en obras maestras tales como Mujer de la perla (1868-1870) o Mujer en azul (1874).

Síntesis biográfica

Jean-Baptiste Camille Corot nace en París en 1796. Sus primeros años de aprendizaje fueron dentro del academicismo imperante, pero en 1825 se traslada a Italia, instalándose durante dos años en Roma. La campiña romana se convertirá en su lugar de inspiración, interesado por la luz y los valores tonales. Los bocetos realizados son espontáneos, a diferencia de los paisajes compuestos en el estudio. Desde Francia realizó numerosos viajes, volviendo a Italia en varias ocasiones. Hacia 1850 la pintura de Corot sufre un importante cambio, variando hacia un estilo más nebuloso y artificial, que provoca una mayor aceptación entre el público y la crítica. Sus retratos y estudios están libres de este nuevo tratamiento. Siempre se preocupó por ayudar a los jóvenes artistas, pero su humanidad no quedó ahí: ayudó a Daumier cuando se quedó ciego o a la viuda de Millet. Corot falleció en 1875.

Estudios

Autorretrato
Corot frecuentó los estudios de Michallon, que falleció poco tiempo después, y durante tres años el de Víctor Bertin (Eduardo), hijo del fundador del Journal des Débats, inspector de Bellas Artes en 1845. En 1826 emprendió su primer viaje a Italia, después de entregar a su padre un autorretrato, según condición precisa para facilitarle el dinero necesario. Se reunió en Roma con Eduardo Bertin, Leopolo Robert, Schnetz, Bodinier, Reinhart, Lapito y Carnelle d’Aligny; éste último infundiéndole grandes alientos, proclamando en los cenáculos del Café Greco y della Lepre, frecuentados por los artistas, que el cuadro del Coloseum pintado por Corot, una obra maestra, y su autor un gran pintor; el pequeño lienzo que se conserva en el Museo del Louvre da la razón al perspicaz amigo del artista.

Trabajo

Durante su estancia en Italia trabajó en Albano y sus alrededores, Narni, Rocca di Papa, Ariccia, Frascai, Marino, Cervara, Nemi, Civitella, Subiaco, Olevano, Cività –Castellana, Nápoles, Ischia y Capri, regresando a París en 1828, visitando Venecia. A su regreso Corot comenzó la larga serie de excursiones y viajes de estudio que le permitieron estudiar todos los aspectos del paisaje francés, demostrando especial predilección por los bosques de Fontainebleau, los frescos valles poco profundos de Normandía y las frondas de Ville- d’Avray, en donde su familia poseía una casita que llegó a ser su residencia habitual.

Exposiciones

Corot expuso por primera vez en 1827 en el Salón de París, obteniendo una segunda medalla en 1831 y viendo rehusadas varias veces obras que después han sido disputadas por los mejores museos y los más aucadalados coleccionistas. En 1838 el Duque de Orléans adquirió dos telas de Corot, pero la oposición de los pintores hoy desconocidos le persiguió hasta 1846, época que fue condecorado. Los acontecimientos que sobrevinieron en el régimen político de Francia, elevaron a la dirección de Bellas Artes a Carlos Blanc, hombre de verdadero mérito, que acabó con los privilegios de las camarillas artísticas y premió en su justo valor las obras de Díaz de la Peña, Rousseau, Isabey, Decamps y Delacroix, siendo elegido miembro del jurado Corot. En 1849 y 50 el Estado adquirió las obras: La oración en el huerto y La mañana.

En 1859 Corot expuso en Burdeos uno de los cuadros que habían figurado en la Exposición Universal de 1855 en la que participó el pintor, siendo adquirido para el Museo Municipal. El catalógo de las obras del francés contiene 2.500 números, entre sus obras hay un gran número de cuadros con figuras, en las que se distinguió, hasta el punto de ser comparado con Van der Meer; entre los mejores destaca el Tocado, la Bacante, Diana, Agostina, la Mandolinista, la Cestorio, y otras muchas menos conocidas que los admirables paisajes modelos de luminosida, ambiente y poesía, que han ejercido influencia en las obras de artistas tan notables como Daubigny, Lépine, Claudio Monet, Pissarro

Galería

Fuentes