Saltar a: navegación, buscar

José Morales Lemus

José Morales Lemus
Información sobre la plantilla
José Morales Lemus.jpg
Combatiente contra la metrópoli de España
NombreJosé Morales Lemus
Nacimiento10 de mayo de 1808
Gibara, Oriente, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento28 de junio de 1870
Estados Unidos, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
OcupaciónMilitar

José Morales Lemus. Abogado y político cubano. Uno de los más distinguidos cubanos de la pasada centuria que dedicó su vida a luchar contra los desaciertos y abusos cometidos por los gobernantes españoles.

Síntesis biográfica

Nacimiento

En un caserío de la provincia oriental, en el embarcadero de Gibara, nació José Morales Lemus el 10 de mayo de 1808. La casualidad lo hizo nacer allí. Era su padre, natural de Canarias, capitán de barco, y viajaba en compañía de su esposa. De pronto, cerca de las costas cubanas, ella se sintió presa de los dolores del parto, lo que determinó que desembarcara. A los pocos meses de nacido, quedó huérfano de madre; y del autor de sus días, no supo nunca más. De niño desvalido, pasar a ser, bajo la protección de dos paisanos del padre, estudiante, y recibir buena educación y graduarse en La Habana, primero de bachiller y luego de abogado. Más tarde, por la generosidad de otro canario, cuyos intereses administraba desde muy joven, se convierte en hombre rico, en dueño de una cuantiosa fortuna.

Trayectoria de lucha

La abogacía, el derecho no le sedujo ni le llevó a la conquista de resonantes triunfos.

Modesto, reposado, sin el don de una palabra brillante, fue, más que un abogado capaz de conmover a un jurado y confundirlo, un abogado de consulta. Para ser un buen consejero tenía estas cualidades: era estudioso, paciente, conciliador, afable.

Cuando los desaciertos y los abusos cometidos por los gobernantes españoles Tacón y O'Donell, hicieron germinar en el corazón de algunos cubanos la idea de la anexión a los Estados Unidos, se fundó un partido anexionista, al cual perteneció Morales Lemus apenas quedó constituido. Este partido cubano fracasó años después, debido a la oposición vigorosa y razonada que en el orden de las ideas le hizo José Antonio Saco y a que, en el orden de los hechos, las expediciones de Narciso López no fueron lo que se esperaba.

Más tarde, seca ya la sangre de López y de los suyos, se forma otra agrupación, bajo la jefatura del talentoso y valiente catalán Ramón Pintó, con los mismos fines anexionistas, agrupación de la que Morales Lemus fue una de las principales cabezas. Denunciada, no se sabe por quién, la conspiración al general Concha, gobernador entonces de la Isla, abrió un proceso, y por último, hizo subir al patíbulo a Pintó. A pesar de esto, la conspiración continuaba. Morales Lemus hizo un viaje a New York, donde celebró conferencias con los que habían de ser jefes del movimiento armado. España, conocedora de lo que se tramaba, apeló a Inglaterra y a Francia para que en su favor alegaran ante el Gobierno de Washington. Así lo hicieron estas naciones, dando con ello lugar a que, en evitación de un serio conflicto con las más poderosas naciones europeas, el general americano Quitman, el hombre de la palabra comprometida, deshiciera los planes y abandonara todo espíritu aventurero. Después de este fracaso, Cuba quedó sumida en una paz todavía más despótica.

Gracias a que no representaba papel en esta conspiración, se salvó Morales Lemus de la cárcel. Años después, siendo gobernador de Cuba el general Dulce, reunió en su casa un grupo de amigos, a los cuales invitó a contribuir con dinero para la fundación de un periódico. El contribuyó con una fuerte suma, y a principios de mayo de 1863, El Siglo, periódico que hizo famoso el Conde de Pozos Dulce, gran cubano de ardiente y sano patriotismo, comenzó a ver la luz pública. Junto con El Siglo nació también un partido compuesto por elementos liberales, hijos del país.

En vano el llamado partido reformista pidió a España que estaba sorda a toda reforma que implicara un bien para los cubanos. Hubo reformas, sí, pero no las solicitadas, sino algo que constituyó un tremendo sarcasmo y que despertó profunda indignación. No obstante, continuaron luchando y cuando las elecciones para elegir los diez y seis comisionados cubanos que debían asistir a una junta convocada por el Gobierno de España, Morales Lemus fue elegido uno de ellos por el distrito de Remedios. A España fueron los delegados cubanos. Las sesiones tuvieron efecto en un salón del ministerio del Ultramar. En ellas nada consiguieron los cubanos, a no ser nuevos vejámenes.

Entonces fue que presentó Morales Lemus un proyecto completo de autonomía política para la isla, inspirado en la mayor suma de libertades posibles. De haber aceptado España dicho plan -dice Piñeyro- , "la hora- de la inevitable separación hubiera llegado algo más tarde". Pero España no lo tomó en consideración. Aparentemente tranquilo, aunque rebosante de amargura, vuelve a Cuba, donde comienza de nuevo a ocuparse de su bufete.

Representante de la Revolución en Estados Unidos

El país, oprimido acaso más que nunca bajo la espada del general Lersundi, se revolvía inquieto, se conspiraba. Así, estalla la guerra en Yara, el 10 de octubre de 1868.

España, manda de Gobernador al general Dulce. Fue bajo el mando de éste que ocurrieron los sucesos del Teatro Villanueva y el Palacio de Aldama.

Morales Lemus, desde los primeros días de la llegada del gobernante español, se embarcó para New York. Allí, desde su arribo, se puso a explorar el sentir del gobierno americano, esperanzado de que pudiera favorecer a los cubanos en su lucha por la independencia. Viejo, achacoso, aceptó sin embargo el cargo de representante de la revolución en los Estados Unidos.

A poco de tomar posesión de la presidencia de los Estados Unidos el general Grant, Morales Lemus obtiene de él una audiencia en la cual le expone la situación de Cuba y las aspiraciones de los cubanos en armas. Grant lo oyó con interés, y al despedirse le dijo: "Sosteneos por un poco de tiempo más y obtendréis aún más de lo que esperáis". Más tarde visitó al Secretario de Estado, a Hamilton Fish. Todo parecía marchar bien: parecía un hecho el reconocimiento de la beligerancia de los cubanos. Pero fue entonces que Fish, aduciendo razones de peso, lo mismo que el senador Charles Summer, se opusieron a ese reconocimiento, en tanto que el Secretario de la Guerra, Rawlins, con hondas simpatías por los cubanos, trataba en vano de ganar el ánimo de Grant.

Después de esta visita a Washington, vuelve a New York, donde lo esperaban halagadoras nuevas de la patria: la noticia de que en Guaimaro se había constituido el primer Gobierno cubano y se había proclamado Presidente a Carlos Manuel de Céspedes. También recibió las credenciales de Enviado extraordinario y Ministro en los Estados Unidos, con poderes para gestionar el reconocimiento de la independencia. Morales Lemus nombró Secretario de la Legación a Enrique Piñeyro. Días después de recibir estos papeles, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprueba una moción ofreciendo al poder ejecutivo su apoyo, por si juzgaba prudente el reconocimiento de la independencia y soberanía de Cuba.

Apenas supo esto, volvió a Washington, donde hizo, por escrito, una exposición al Presidente. Incansable Morales Lemus en la tarea de recabar del Gobierno americano el reconocimiento de Cuba, vivía de entrevista en entrevista, y de Washington a New York. Pero todo en vano. Como siempre, el egoísmo interesado mató en flor admirables intentos, ventajosos para los cubanos.

En vano fueron las simpatías del propio presidente Grant y las de su secretario de la Guerra, el general Rawlins, el noble americano que antes de morir dijo a un colega suyo en el gabinete: "Os recomiendo a la pobre y martirizada Cuba.

La muerte del buen amigo de Cuba contrarió mucho a Morales Lemus. Ya no le era dable saber lo que pasaba en el Consejo de Secretarios. Al cabo, fracasado en sus gestiones cerca del Ejecutivo, concentró todos sus esfuerzos a fin de lograr del Congreso lo que de aquí no lograra. Inútil fue todo. España había hechizado al ministro americano en Madrid. Lo hechizaron a cortesías y a agasajos y a vanas palabras. Humo fueron al cabo las conversaciones entre Madrid y Washington acerca de la libertad de Cuba.

Muerte

Murió el 28 de junio de 1870 en Nueva York, Estados Unidos.

Fuente