Saltar a: navegación, buscar

José Ramón Rodríguez López

José Ramón Rodríguez López
Información sobre la plantilla
José Ramón Rodríguez López.jpeg
Combatiente de la lucha clandestina
NombreJosé Ramón Rodríguez López
Nacimiento17 de agosto de 1937
El Vedado, La Habana, Bandera de Cuba
Fallecimiento11 de agosto de 1957
NacionalidadCubana
PadresJosé Ramón Rodrìguez con Juana López Barrié

José Ramón Rodríguez López. Conocido como Ramoncito, combatiente de la lucha clandestina. Es el patriota insigne del municipio Plaza de la Revolución

Síntesis biográfica

Nace en La Habana el 17 de agosto de 1937, producto de la unión matrimonial del Dr. José Ramón Rodríguez con Juana López Barrié. Hijo de una familia de clase media, se crió y creció rodeado de comodidades, pero muy pronto dio muestras de poseer una recia personalidad y firmeza de carácter que le hiciera rebelarse ante la injusticia y desigualdad del medio social que imperaba en Cuba.

Ramoncito, como lo llamaban amigos y familiares asombraba a los maestros muy a menudo por su inteligencia y desenvolvimiento en las materias escolares.

A los seis años, fue matriculado en el tercer grado del Colegio de la Salle. Ahora, aquel recinto escolar ha sido convertido en un Instituto Tecnológico y lleva el nombre de este martir.

A los16 años, se graduó de bachiller en Ciencias y Letras. Ingresó en el en la facultad de Arquitectura de La Universidad de la Habana, estudios que tiene que suspender para incorporarse a la lucha clandestina insurreccional contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Inclinación deportiva

Desde pequeño demostró un gran interés por los deportes en cuya práctica sobresalió principalmente en Judo, disciplina, en la que llega a alcanzar la Cinta Negra; al mismo tiempo tomaba parte en Torneos de Ajedrez, en los que también obtuvo premios destacados, lo que acreditó en todo momento la condición clara de deportista integral.

Trayectoria revolucionaria

Comenzó la labor revolucionaria a raíz de cumplir los 15 años y a pesar de la corta edad, supo asumir responsabilidades que lo hicieron uno de los revolucionarios más perseguidos por los esbirros que operaban bajo las órdenes de Ventura Novo, quien al final fue el que lo remató en unión del conocido asesino Cué Correa y otros que cooperaron en la detención.

Creó y organizó la Federación Estudiantil de Centros de Enseñanza Privada (FECEP), donde el decía, se formarían las conciencias revolucionarias de la nueva generación de cubanos. Esta organización, que contaba por cientos de miembros, realizó importantes actividades en la lucha por la liberación de la Patria.

También organizó la célula No. 8, de resistencia y sabotaje del Movimiento 26 de Julio en La Habana, la que tantas vidas valiosas aportó en la batalla que la juventud cubana libró frente a la sanguinaria dictadura batistiana, y en la cual fungía como Capitán jefe.

Instructor de judo y defensa personal en la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), preparando así a los compañeros para que pudieran combatir con éxito a la policía. Cuando los compañeros, temiendo por su vida le aconsejaron en una ocasión que marchara a la Sierra Maestra,respondió sin vacilación.

"En este momento, mi deber está aquí en la Ciudad, donde todavía no se ha creado la debida conciencia Revolucionaria.

Muerte

Diez días antes de cumplir los 20 años, un 7 de agosto de 1957 cayó herido de un balazo en la espalda después de haber puesto fuera de combate a varios policías que pretendieron detenerlo en medio de una lucha desigual.

Cuando parecía que saldría con vida del enfrentamiento, una lesión que había sufrido en un menisco durante las actividades deportivas, le provocó una caída que permitió a uno de los agentes dispararle a mansalva. Fue introducido en una perseguidora y dos horas más tarde fue localizado por la familia y amigos en el Hospital de Emergencia, ya con un balazo disparado a boca de jarro en la nuca.

Aun en el lecho de muerte, la fortaleza de espíritu que animaba los ideales revolucionarios lo mantienen vivo, aunque inconsciente durante cuatro días, los asesinos se negaron a entregar el cadáver a los familiares en el hospital, lo condujeron al necrocomio para practicarle la autopsia. Allí acudieron los compañeros a reclamarlo.

El féretro fue llevado en hombros hasta el cementerio, mientras se escuchaban los gritos que condenaban la feroz tiranía que oprimía al pueblo cubano. “Abajo Batista”, y por último cantaron el Himno Nacional de Cuba al momento de sepultarlo el 12 de agosto de 1957 en el Cementerio de Colón; el ataúd fue cubierto con la bandera que tanto amó y la del Movimiento 26 de Julio y en el pecho le colocaron una estrella de Comandante muerto en campaña.

Homenajes

  • En la esquina de 18 y 19 en el Vedado, donde cayera herido, ha sido colocada una tarja.
  • En el Parque el Carmelo, frente a la casa donde viviera y realizara las actividades conspirativas fue construido un pequeño obelisco.
  • Un Circulo Social Obrero, así como numerosas escuelas y Comité de Defensa de la Revolución a lo largo de todo el país llevan el nombre de este martir.

Fuente

  • Datos aportados por el departamento de Judo Nacional de la Ciudad Deportiva.