Saltar a: navegación, buscar

La quinta montaña

(Redirigido desde «La Quinta Montaña»)
La Quinta Montaña
Información sobre la plantilla
5ta montaña.jpg
El camino hacia la verdadera Fe.
Autor(a)(es)(as)Paulo Coelho
GéneroCuento

La Quinta Montaña. Es difícil intentar sobrevivir a los diferentes problemas que se nos cruzan por el camino. Sobre todo cuando sentimos que estos problemas nos desvían de manera constante de lo que queremos lograr. Lo importante en todo momento es no perder ese objetivo y mucho menos tirarlo por la borda. Es en ese momento cuando una persona se vuelve perdedora. Cuando sucede lo contrario, se logra el triunfo, pues perseveramos en lograr lo que soñamos.

Paulo Coelho expone con asombrosa sencillez y a modo de cuento la necesidad que tenemos los hombres de pensar en lo que queremos. En tener bien definido el objetivo y nunca dejar de pensar en como lograrlo. La persistencia es la base para todo logro. No podemos vivir aislados de un mundo donde diferentes tipos de fuerzas convergen en un mismo punto: nosotros. Y es éste el punto escencial de toda motivación: No es lo que te suceda de las orejas para afuera, sino es lo que pasa en medio de ellas.

Argumento y estructura

La historia se centra en Elías, un joven profeta de Israel, que sigue las órdenes de Dios con el objetivo de algún día poder liberar a su pueblo de la religión impuesta por la bella Jezabel, que ha mandado ejecutar a todos los profetas de Israel que no adoren al dios Baal, que habita en la Quinta montaña. Mientras cumple los mensajes que recibe de los ángeles, Elías pasará por muchas dificultades que le harán replantearse su fe, perdiendo incluso las ganas de vivir. Entonces será cuando inicie una lucha personal con Dios, encontrando por fin su camino.

En este libro, escrito con mucha sencillez, se cuenta la historia del profeta Elías que al ser escogido para salvar a su pueblo, pasa muchas horas de angustia y todos los sucesos externos a su influencia lo hacen dudar del llamado de Dios y de su fé. Después de muchas calamidades, naturales y humanas, Elías termina por entender que su deseo profundo de ser profeta es mucho más fuerte que todo lo que pueda suceder a su alrededor. Al final, comprende que no importa nada de lo que suceda, no importan los obstáculos, y mucho menos los enemigos poderosos. Cada persona tiene la fortaleza suficiente para salvar cualquier peligro, amenaza u obstáculo si está decidido a no desistir de lograr su sueño.

El cuento está estructurado en:

  • Notas de autor
  • Primera Parte
  • Segunda Parte

Vocabulario y recursos

El autor usa un vocabulario simple, durante toda la narración emplea muchos pasajes de La Biblia un ejemplo de este: Jesús invita a Pedro, Santiago y Juan a subir a un monte. Cuenta el evangelista Mateo que «(Jesús) fue transfigurado delante de ellos; su rostro resplandecía como el sol, y sus ropas se tornaron blancas como la luz. Y he aquí que aparecieron Moisés y Elías hablando con él».

Jesús pide a los apóstoles que no cuenten esta visión hasta que el Hijo del hombre resucite de los muertos, pero ellos dicen que esto sólo sucederá cuando Elías retorne. Mateo (17, 10—13) cuenta el resto de la historia:

Personajes

  • Elías: un nabí, un joven profeta de 22 años, un «hombre del espíritu», aquel que «se exalta con la voz de Dios»: Carpintero de oficio.
  • El levita: un profeta
  • Jazabel: princesa de Tiro, esposa del Rey Ajab. Una mujer muy bella, con largos cabellos negros que descienden hasta la cintura, de un cuerpo perfectamente torneado. De ojos verdes que brillan en el rostro moreno.
  • Ajab : rey de Israel
  • Baal : Dios de los fenicios.
  • La viuda: habitante se Serepta, cuidad más conocida por sus moradores como Akbar, devota de los dioses fenicios que habitan en la Quinta Montaña. Se marido fue un héroe que murió mientras procuraba ampliar las rutas comerciales de su país.

Palabras con dificultades

  • Argucia: mentira, falsedad.
  • Agorero: sombrío, fatídico, triste.
  • Captores: ocupantes, invasores
  • Ungüentos: pomadas, cremas

Frases relevantes del escritor

La Quinta Montaña

  • Cuando quieres alguna cosa, todo el Universo conspira para que la consigas. Creo absolutamente en esto. No obstante, el acto de vivir el propio destino incluye una serie de etapas que exceden en mucho a nuestra comprensión, y cuyo objetivo es siempre reconducciones al camino de nuestra Leyenda Personal; o hacer que aprendamos las lecciones necesarias para cumplir el propio destino.
  • Quizás porque nuestros padres se equivocaron y tengan miedo de que cometamos los mismos errores. O quizás nunca se equivocaron, y por lo tanto, no sabrán como ayudarnos cuando tengamos algún problema.
  • Si mi alma no murió de hambre, aún tiene algo que decir. Y si tiene algo que decir, debo escucharla. Porque no tengo a nadie más con quien hablar.
  • Era parte de tu aprendizaje. Cuando un hombre camina en dirección a su destino, se ve forzado muchas veces a cambiar su rumbo. Otras veces las circunstancias externas son más fuertes, y se ve obligado a acobardarse y ceder. Todo eso forma parte del aprendizaje.
  • Pero nadie puede perder de vista lo que quiere. Aunque en algunos momentos piense que el mundo y los demás son más fuertes. El secreto es éste: no desistir.
  • Todo hombre tiene derecho a dudar de su tarea y a abandonarla de vez en cuando; lo único que no puede hacer es olvidarla. Quien no duda de sí mismo es indigno, porque confía ciegamente en su capacidad y peca de orgullo.
  • Más difícil es definir un camino para sí mismo. Quien no hace una elección, muere a los ojos del Señor, aunque continúe respirando y caminando por las calles. Además -- continuó el ángel -- nadie muere. La Eternidad está con los brazos abiertos para todas las almas, y cada una continuará su tarea. Hay una razón para todo lo que se encuentra bajo el sol.
  • No existe la tragedia, sino lo inevitable. Todo tiene su razón de ser: sólo necesitas saber distinguir lo que es pasajero de lo que es definitivo".
  • Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que perdemos. Cuando crezcas descubrirás que ya defendiste mentiras, te engañaste a ti mismo o sufriste por tonterías. Si eres un buen guerrero, no te culparás por ello, pero tampoco dejarás que tus errores se repitan.
  • No es fácil escuchar: en nuestras plegarias siempre procuramos decir dónde nos equivocamos y lo que nos gustaría que nos sucediera. Pero el Señor ya sabe todo esto, y a veces nos pide apenas que escuchemos lo que el Universo nos dice. Y que tengamos paciencia.
  • Si tienes un pasado que no te deja satisfecho, olvídalo ahora. Imagina una nueva historia para tu vida y cree en ella. Concéntrate sólo en los momentos en que conseguiste lo que deseabas, y esta fuerza te ayudará a conseguir lo que deseas ahora.
  • Un niño siempre puede enseñar tres cosas a un adulto: a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea.
  • Un guerrero es siempre consciente de aquello por lo que vale la pena luchar. No entra en combates que no le interesan, y nunca pierde su tiempo en provocaciones.
  • Un guerrero acepta la derrota. No la trata como algo indiferente, ni intenta transformarla en victoria. Se amarga con el dolor de la pérdida, sufre con la indiferencia y se desespera con la soledad. Pero después de que pasa todo esto, lame sus heridas y recomienza todo otra vez. Un guerreo sabe que una guerra está compuesta por muchas batallas. Y sigue adelante.
  • Las tragedias ocurren. Podemos descubrir la razón, culpar a otros, o imaginar qué diferentes habrían sido nuestras vidas sin ellas. Pero nada de esto tiene importancia: ya pasaron, y listo. A partir de ahí tenemos que olvidar el miedo que nos provocan e iniciar la reconstrucción.
  • Muchas veces el Bien está disfrazado de Mal, pero continúa siendo el Bien, y forma parte del plan que Dios creó para la humanidad.

Conclusión

Este es un libro que nos deja una gran enseñanza y nos permite darnos cuenta que si tenemos fe, lo que nos propongamos lo lograremos, no ser pesimista y seguir siempre de la mano de Dios.

Fuentes