Saltar a: navegación, buscar

Luis Hernández-Pinzón Álvarez

Luis Hernández
Información sobre la plantilla
Luishernandez.jpg
Retrato del Almirante Luís en el Ayuntamiento de Moguer
Capitán General
Datos Personales
NombreLuis Hernández-Pinzón Álvarez
Nacimiento23 de diciembre de 1816 de 1819
Moguer, huelvapedia, Bandera de España España
Fallecimiento27 de febrero de 1874
22 de febrero de 1891Bandera de España España
OcupaciónMilitar
Luis Hernández-Pinzón y Álvarez de Vides (Moguer (Huelva), 23 de diciembre de 1816 - ibidem, 22 de febrero de 1891), fue el vigésimo octavo Capitán General y Almirante de la Real Armada Española en la época de Isabel II, dirigió la escuadra del Pacífico en la guerra contra Perú por el control del guano. Forma parte del Linaje Hernández-Pinzón, estirpe de marinos ilustres descendientes de los hermanos Pinzón, codescubridores de América.

Biografía

Luis Hernández-Pinzón y Álvarez de Vides nació el 23 de diciembre de 1816 en Moguer. Hijo de Luis Hernández-Pinzón, el menor de cinco hermanos, de su abuelo José Hernández Pinzón y Benítez, Alférez Mayor y Regidor Perpetuo de la Ciudad de Moguer, y que en 1777 obtuvo el Real Privilegio de Hidalguía y el reconocimiento oficial de ser descendiente de los descubridores de América. Este a su vez, y según algunos estudios, descendía del matrimonio entre Diego Hernández Colmenero y Catalina Pinzón, hija esta de Martín Alonso Pinzón y María Alvarez.

En el transcurso del reinado de Isabel II, fue diputado a Cortes por varios distritos, y en casi todas las legislaturas, siendo al final senador por derecho propio al ser ascendido a Almirante.

Ejerció el cargo de presidente de la Comisión de Marina en Londres; segundo jefe del Apostadero de La Habana; vocal del Supremo de Guerra y Marina; presidente de la Junta Superior Consultiva de la Armada; presidente del Centro Técnico de la Armada; presidente del Consejo de Enganches y Redenciones, y capitán general del Departamento de Cádiz.

Cuando se celebraron en Huelva las solemnes fiestas del cuarto centenario del Descubrimiento de América, tuvo un papel relevante en la organización del mismo. Participó activamente en la organización de los actos conmemorativos, logrando la visitas de diversas personalidas a la Provincia de Huelva y que asistieran buques de muy diversos países. Fue socio fundador y presidente, de la Real Sociedad Colombina Onubense, que le homenajeó con el develado de una placa en homenaje postumo, entre las actividades celebradas en el IV Centenario.

Falleció en su pueblo natal de Moguer el 22 de febrero de 1891.

Luis Hernández-Pinzón se distinguió en cuantas acciones de guerra pudo estar presente, por su esfuerzo personal y valor rayando en la temeridad.

Pero el cargo que más ilustró su nombre fue el mando de la escuadra del Pacífico entre 1862 y 1865, donde se nos presenta como consumado hombre de mar y de guerra, rodeado de todos los prestigios que despertaba la figura de un hombre de 40 años, dotado de sus cualidades, el cual, en más de una ocasión, resolvió situaciones difíciles por el sólo imperio de su presencia. Carrera militar.

Carrera Militar

Casa del Almirante en Moguer

En 1833, sentó plaza de guardiamarina en la compañía del Departamento de Cádiz. En la Primera Guerra Carlista, al mando de una escuadrilla se apoderó de las islas Medas, Rosas y Cadaqués, haciéndose con numerosos prisioneros, a los que les apresó numerosas piezas de artillería y más de quince mil fusiles.

Al mando del vapor Isabel II, cuando se declaró la rebelión de Levante, bloqueó la ciudad y puerto de Alicante, teniendo que batirse con la artillería del castillo de Santa Bárbara. Apresó al falucho África y después de un duro combate, puso en fuga a los buques Plutón y Proserpina, que estaban tripulados por rebeldes.

El 9 de julio de 1836, fue ascendido a alférez de navío por méritos de guerra, al ser su comportamiento muy valeroso en la toma de Pasajes.

Participó también en el ataque a Fuenterrabía, en el que fue herido. Una vez recuperado, entró de nuevo en combate en la Batalla de Luchana, el 24 de diciembre de 1836. En este combate tenía el mando de la lancha Constitución, siendo la primera que llegó al puente después de un sangriento combate.

Sus méritos le hicieron ganar la antigüedad en su empleo, la Cruz de San Fernando y el grado de capitán de Infantería de marina, todo esto sin haber cumplido los 20 años.

En 1842, fue ascendido a teniente de navío. En agosto de 1843, se le volvió a ascender a capitán de fragata; el 4 de noviembre del mismo año se le nombró coronel de Infantería de marina; y el 14 de julio de 1847, fue ascendido al grado de brigadier de este cuerpo.

El 1 de abril de 1850, ascendió a capitán de navío; el 3 de marzo de 1851, se le otorgó el grado de brigadier numerario; el 30 de mayo de 1860, fue ascendido a jefe de escuadra; y el 11 de octubre de 1868, se le otorgó el grado de teniente general.

Se le nombró comandante general de la escuadra del Pacífico, y al mando de las fragatas de hélice Resolución y Triunfo se desplazó hasta aquellas aguas, donde se apoderó de las islas Chincha. Al producirse el incendio de la Triunfo, sólo con la fragata Resolución y la goleta Vencedora se atrevió a desafiar a las escuadras de Chile y Perú reunidas. Cuando dejó el mando de esta escuadra en manos del contralmirante José Manuel Pareja, se dirigió a España en un atrevido viaje a través del istmo de Panamá, atravesando Repúblicas enemigas que habían puesto precio a su cabeza.

Y por fin el 18 de abril de 1881, ascendió a la más alta distinción de la Real Armada, Almirante, que en esos momentos era el equivalente a Capitán General de la Real Armada.

Algunos años después de su fallecimiento, el Gobierno español determinó trasladar sus restos al Panteón de Marinos Ilustres en San Fernando (Cádiz), en el lugar donde hoy reposan bajo un sencillo y elegante mausoleo, cuya leyenda dice lo siguiente:

Excmo. e Ilmo. Señor Don Luis Hernández-Pinzón y Álvarez
Almirante de la Armada
Nació en Moguer el 23 de diciembre de 1816
Murió en Moguer el 22 de febrero de 1891
R. I. P.

Linaje "Hernández-Pinzón"

Labra heráldica del escudo de los descendientes del Linaje Hernández-Pinzón

Recibió numerosas condecoraciones españolas y extranjeras, entre otras: Bandas y Placas de las Grandes Cruces de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III de España, de la Real Orden Americana de Isabel la Católica, de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo y de la Orden del Mérito Naval con distintivo blanco.

El linaje de los Hernández-Pinzón tiene su origen en el matrimonio de María Álvarez y el descubridor de América Martín Alonso Pinzón, mayor de los Hermanos Pinzón; navegante y explorador de su época. Continúa, con el matrimonio de su hija Catalina Pinzón con Diego Hernández Colmenero, según queda recogido en el “Libro que contiene las probanzas de la genealogía del apellido Hernández-Pinzón y entronque con Martín Alonso” de 1777, y en diversos estudios de posteriores. El linaje se perpetúa a lo largo de los siglos en sus descendientes, destacados marinos al servicio de la corona.

Cabe resaltar como personajes relevantes del Linaje al Almirante Luis Hernández-Pinzón y Álvarez, su padre Luis Hernández-Pinzón Prieto; y su abuelo José Hernández Pinzón Benítez, Alférez Mayor y Regidor Perpetuo de la Ciudad de Moguer, que obtuvo, en 1777, el Real Privilegio de Hidalguía, y el reconocimiento oficial de ser descendiente de los descubridores de América.

En 1828, cuando Washington Irving visitó a los miembros del Linaje (Luis y Juan Hernández-Pinzón Prieto), recogió en su diario las siguientes notas:

...en los casi tres siglos y medio transcurridos, poco ha cambiado en las condiciones sociales de esta familia. De generación en generación han mantenido el mismo nivel social y buena fama entre sus vecinos, ocupando los cargos públicos de confianza y prestigio, y ejerciendo una gran influencia en el pueblo por su buen sentido y comportamiento.

Qué raro es ver este ejemplo de estabilidad de fortuna en este mundo fluctuante, y qué realmente estimable es esta respetabilidad heredada, que no está basada ni en títulos ni en mayorazgos sino que está perpetuada exclusivamente por la calidad de la raza.

Los más ilustres descendientes de las más altas alcurnias, nunca merecerán para mí, el mismo sincero respeto y la cordial consideración con las que he contemplado a esta firme y perdurable familia, que lleva tres siglos y medio manteniéndose exclusivamente por sus virtudes.

Bibliografía

  • Novo y Colson: Historia de la guerra de España en el Pacífico. Madrid, 1882
  • Pons Muzzo, Gustavo: Historia del conflicto entre Perú y España 1864-1866. Lima, 1966
  • Garzón Heredia, Emilio: La guerra del Pacífico. Col. "Montemayor", Archivo Histórico Municipal; Fundación Municipal Cultura, Moguer, 1991

Fuente