Saltar a: navegación, buscar

Mammillaria herrerae

Mammillaria herrerae
Información sobre la plantilla
Mammillaria herrerae.jpg
Reino:Plantae
División:Magnoliophyta
Clase:Magnoliopsida
Orden:Caryophyllales
Familia:Cactaceae

Mammillaria herrerae. Es una especie perteneciente a la familia Cactaceae. La demanda de estas especies ha sido muy alta desde el momento en que estuvieron disponibles en el mercado. Su difícil cultivo, más la dificultad para obtener sus semillas mantiene la oferta por debajo de la demanda. Está tratada en peligro de extinción por pérdida de hábitat.


Origen

Lallaria herrerae procede del estado de Querétaro, cerca de la ciudad de Cadereyta, donde crece muy camuflada sobre laderas de caliza, entre 1300 y 1920 m. de altitud. Se encuentra gravemente amenazada por su recolección y por la construcción de la presa de Zimapán.


Descripción

Los tallos son solitarios o, a veces, ramificados desde la base, globosos, de hasta 3,5 cm. de diámetro. Los tubérculos, como cilindros con la punta truncada, sin látex, se disponen en 8 y 13 espirales. Las axilas son desnudas. Las aréolas son redondas u ovaladas, al principio con lana y más tarde desnudas. Las espinas son un centenar o más, todas radiales, superpuestas, desiguales, de 1 a 5 mm., rectas, sedosas y entrecruzadas con las de las aréolas vecinas; su color es gris o blanco (blanco puro normalmente en cultivo).

Las flores, en forma de embudo, son de 2 a 2,5 cm. de ancho, con los tópalos lanceolados, los externos con la parte media verde oliva y los bordes rosados; los internos son de color rosa, violeta o magenta, con la línea media más obscura; los filamentos son de color rosa violeta, las anteras amarillas anaranjadas, el estilo es blanco y los 6 lóbulos del estigma verdes. El fruto es blanquecino o rojizo, subgloboso y permanece retenido en el cuerpo. El color de las semillas va del marrón o negro.

Cultivo

Si podemos obtener sus esquivas semillas, éstas germinan bien. Su cultivo requiere abundante tierra caliza, aunque un ph 5 es el más indicado, porque crece en los huecos de roca caliza donde se forman bolsas fumíferas. Conviene que en la tierra de cultivo, aparte de los trocitos de caliza y el humus, tenga un 50% de sílice. Conseguir que florezca es todo un reto y si produce flores, podemos estar bien satisfechos, para ello hemos de disponer la planta en una exposición soleada.


Fuente