Saltar a: navegación, buscar

María Álvarez Ríos

María Álvarez Rios
Información sobre la plantilla
Maria alvarez rios01.jpg
NombreMaría Álvarez Rios
Nacimiento5 de junio de 1919
Tuinicú, Sancti Spíritus, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento6 de diciembre de 2010
NacionalidadCubana

María Álvarez Rios. Destacada compositora cubana natural de la provincia de Sancti Spíritus.

Biografía

Nació en Tuinicú, actual provincia de Sancti Spíritus, antigua provincia de Las Villas en Junio de 1919.
Como se acostumbra en los grandes genios de la música, desde muy niña, María Álvarez Ríos, comenzó estudios regulares, logrando con el paso de los años, avances tan notables, que en poco tiempo logró los suficientes méritos para ingresar a la Universidad de la Habana y luego la de Michigan, USA, donde adquiere el grado de Doctora en Música, en un trabajo muy respetable en el ámbito mundial y que se ha centrado en el público infantil, sin dejar de lado también, algunos aportes al público adulto.
Ya establecida en La Habana desarrolló una intensa actividad como profesora, autora de partituras para la escena y canciones infantiles, además de musicalizar textos de José Martí, Nicolás Guillén y Félix Pita Rodríguez.
Menuda, leve y silenciosa, dulce de voz en oraciones cortas y definitorias, justa en los señalamientos críticos y libres de adornos embaucadores y muy firme en sus principios. Estudió piano con María Luisa Chartrand y composición con Enrique Bellver.

Labor desarrollada

Estuvo componiendo desde que tenía cinco años de edad, una de sus obras más queridas fue la fundación del taller de creación infantil Meñique.
Estuvo involucrada en diversos aspectos de la cultura nacional, principalmente en la música de teatro, en paneles instructivos en los años iniciales de la televisión, en las traducciones de óperas italianas al español, en numerosas composiciones de variados géneros, en meticulosas investigaciones.
Escribió un gran repertorio de canciones para el programa de música de educación primaria y secundaria para el Ministerio de Educación de Cuba
Ella dirigió el estreno de veintiocho obras para la celebración del Año del Centenario del Danzón (Un siglo de Danzón) y compuso la música para un ballet basado en El Principito.
Su amplio repertorio de los niños fue presentado por primera vez por el grupo Meñique, que ella fundó y dirigió.
Su extenso catálogo de música incluye obras de teatro, tres comedias musicales, la música pedagógica para todos los niveles de piano, canciones con textos de poetas como: Martí, Federico García Lorca, Byron, Mary Shelley, Browning, Rabindranath Tagore, Emilio Ballagas, Gabriela Mistral, y de su propia composición. Este derroche de posibilidades, dada la inteligencia, creatividad y tesón de la poseedora, puede reproducirse en las largas listas analizadas para otorgar premios y condecoraciones.

Muerte

Muere en la madrugada del 6 de diciembre a los 91 años de edad y fue reducida, a pedido propio, a cenizas; pero jamás desaparecería, la inmortalidad de la impronta María está en esos artistas que, en Cuba o en el extranjero, regresaron a la niñez y evocaron sus enseñanzas.
Más allá del acople de voces, de la colocación de las manitas en el piano, de la medición de pasos y movimientos en el escenario, estaba lo otro, lo fundamental: esa hermosa relación de respeto mutuo lograda entre los niños; la ruptura de toda diferencia de sexo, raza, belleza o condición social; la asimilación del arte como un escalón en el crecimiento humano.
Merece ser recordada, admirada y seguida, en primer lugar, en su condición de educadora, de las herederas de la mejor escuela cubana, con raíces profundas desde el Siglo XIX y que enseñan la carrera del vivir en paz con la humanidad y la naturaleza.

Fuente