Saltar a: navegación, buscar

Marcia Alejandra Garbey

Marcia Alejandra Garbey
Información sobre la plantilla
NombreMarcia Alejandra Garbey Momtell
Nacimiento9 de febrero de 1949
Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
TítuloCampeona Panamericana, Centroamericana y Olímpica
Marcia Alejandra Garbey Momtell. Ex-deportista cubana. Gloria del Deporte en Cuba, fundadora de los Juegos Escolares, Campeona Panamericana, Centroamericana y Olímpica.

Síntesis biográfica

Nació el 9 de febrero de 1949 en Santiago de Cuba, Cuba.

Inicios

Para quienes la veían correr de un lado a otro, jugar pelota o montar patines y bicicleta en la barriada santiaguera de Los Hoyos, no resultó difícil augurar a inicios de los pasados años 1960, que la pequeña Marcia sería deportista, más lo que entonces nadie imaginó fue que tras convertirse en gloria del atletismo cubano, dedicaría por entero la vida al Movimiento deportivo revolucionario.

Sin el impresionante somatotipo tan requerido hoy en eventos de pista y campo, fue de esas figuras que por la explosividad y amor a la camiseta, contribuyó desde los primeros años del INDER a eslabonar el prestigio del organismo deportivo.

Trayectoria deportiva

El INDER convocó en 1963 la celebración de los primeros Juegos Escolares Nacionales y solo con dos años de creado. Marcía como era una niña tan activa y estaba en todas las competencias en la Secundaria Básica Rubén Bravo, participó en este evento tan importante.

Le gustaba el Voleibol, pero por jugar en cualquier posición al final no hizo el equipo y fue a probar en los 100 metros, donde representaba la Ciudad Escolar 26 de Julio, le ganó nada menos que la inolvidable Cristina Hechavarría.

Sufrió mucho esa derrota porque con 13 años era la líder de la escuela y allí estaba la profesora y vallista del seleccionado nacional Concepción Conchita Portuondo, quien le recomendó el Salto de longitud. Nunca había pensado en esa disciplina, pero se inscribió y con un registro de 4,70 m, al instante pasó se convirtió en la representante de la entonces provincia de Oriente en esta prueba de los Juegos.

A partir de 1964 después de anhelar tanto esos primeros escolares iniciando la competencia en La Habana se lesionó y tuvo que esperar los segundos juegos para conquistar el oro que luego repetiría en los terceros del 1965. Ese año también se celebraron los primeros Juegos Nacionales de mayores en el Estadio Pedro Marrero y fue subcampeona con idéntico registro, pero en un salto más que la favorita y ganadora Irene Martínez. Luego pasó a la preselección nacional de Atletismo y en 1966 participó en los históricos Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Juan, Puerto Rico, donde se rompio el bloqueo yanqui a bordo del buque Cerro Pelado, allí logró el bronce.

Luego estuvo en los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1967 y México 1975, pero afectada por ligeras lesiones no pasó en ambos del sexto lugar. Sin embargo, de Winnipeg le quedó un grato recuerdo al integrar el relevo 4x100 y con la responsabilidad del despegue, junto a Miguelina Cobián Hechavarría, Violeta Quesada y Marlene Elejaldes, le dieron a Cuba un inolvidable oro con récord de 44,6, mientras que en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Panamá en 1970 y Santo Domingo1974, resultó campeona.

Lo demás se resume en el cuarto lugar de los Juegos Olímpicos de Munich 1972, bronce en el Mundial Universitario de Hungría 1973 y en haber ostentado el récord Nacional de 6,62 m en 1975, que poco tiempo después superó Ana Bella Alexander con un centímetro más en los Panamericanos de México 1975.

Retiro

Culminó en 1981 sus estudios de Licenciatura en Cultura Física y desde 1983 fungió como entrenadora en la Universidad de Oriente. Después llegaron las colaboraciones internacionalistas en Venezuela y Bolivia, asumió el cargo de Responsable de Reglas y Arbitraje en la comisión Provincial de Atletismo, así como la atención al frente femenino de la propia comisión, pero nacionalmente.

Manifiesta que la permanencia y vínculo constante con su deporte le posibilita conocer la situación real del atletismo. Actualmente el área de lanzamientos es la más consolidada, sobre todo por los registros de las mujeres, mientras que en las restantes se cuenta con determinadas figuras que brillan con luz propia. Han faltado las competencias de nivel en el país, que ahora parecen recuperarse con la reaparición del Festival de Saltos de Matanzas, los Memorial Aurelio Janet y Rafael Fortúm, las competencias nacionales categoría cadetes, la Olimpíada del Deporte Cubano y los Juegos del Alba.

Insiste en que el atletismo cubano puede continuar su histórica trayectoria y que se debe elevar la captación también de atletas de velocidad en los juegos de montaña, evitar que se quemen etapas en muchachos que tras titularse campeones juveniles son llevados enseguida a ligas de mayores, con una carga de entrenamientos que los afectan considerablemente.

Véase también

Fuentes

  • Salto a la historia.
  • Entrevista realizada por Dagmaris Pérez Meriño, Editora del Centro Provincial de Informática del Deporte, Santiago de Cuba.