Saltar a: navegación, buscar

Marcos Maceo

Marcos Maceo
Información sobre la plantilla
Marcos-maceo.jpg
Sargento1
LealtadEjército Realista Bandera del Imperio Español
Ejército Libertador Bandera de Cuba
Participó enGuerra de los Diez Años

Nacimiento25 de abril de 1808
Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento14 de mayo de 1869 San Agustín de Aguarás, Las Tunas, Bandera de Cuba Cuba
CónyugeMariana Grajales
HijosTuvo 19 hijos, entre ellos Antonio Maceo y José Maceo.
Nota:1 Grado alcanzado en el Ejército Libertador.

Marcos Maceo. Militar cubano y combatiente de la Guerra de los Diez Años. Esposo de Mariana Grajales, es el padre de Antonio Maceo, José Maceo y sus hermanos.

Síntesis biográfica

Durante mucho tiempo se tuvo la certeza de que Marcos Maceo, había nacido en Venezuela y allí, en la zona de Velas de Coro, combatió con el Batallón de Leales Corianos contra el ejército bolivariano. Sin embargo, hace apenas unos años, historiadores santiagueros descubrieron en los archivos parroquiales de esa provincia una partida de bautismo que prueba el origen cubano de Marcos.

Como consta en la partida bautismal 68 del Libro de Pardos 8 (1804-1820) de la parroquia de Santo Tomás Apóstol, Marcos Maceo nació en Santiago de Cuba, el 25 de abril de 1808.

Su padre, José Antonio Muchuli, aunque pasaba por blanco, era hijo de un valenciano y una mulata santiaguera. Nunca reconoció legalmente a Marcos, por lo que este solo tuvo el apellido de su madre, la mulata Clara Maceo.

Su hoja de servicios de ingreso al ejército español delata su edad de 20 años, que su ciudad natal es Santiago de Cuba y tenía el pelo y los ojos negros, la tez parda, lampiño, nariz grande, boca regular y medía cinco pies seis pulgadas. Procedente de Venezuela, con tránsito por Santo Domingo, llegó a Santiago de Cuba en 1825, en compañía de su madre, Clara, y de sus hermanos Doroteo, Bárbara y María del Rosario. Lo logran por la corrupción imperante en la Isla -característica de la monarquía española de la época- puesto que la Real Cédula de 1817 prohibía el ingreso a Cuba de personas no blancas.

Se casó primero con Amparo Téllez con quien tuvo seis hijos, su primogénito fue Antonio Maceo Téllez que murió en la Guerra de 1868 con el grado de Teniente Coronel del Ejército Libertador.

Tras enviudar es que puede contraer matrimonio con Mariana Grajales el 6 de julio de 1851 en la iglesia de San Nicolás de Morón y de San Luis, Oriente. Tuvo con ella nueve hijos: Antonio, María Baldomera, José Marcelino, Rafael, Miguel, Julio, Dominga de la Calzada, José Tomás y Marcos.

De posición económica desahogada, llegó a poseer una finca de nueve caballerías. Inculcó en sus hijos un profundo respeto y obediencia a los padres. Cada uno de los 19 muchachos (se incluyen los Regüeiferos y los Téllez) tenía definida su responsabilidad en la finca; los educó sobre la base del ejemplo cotidiano de rectitud y bondad. Daba a todos experiencias de vida militar en Venezuela.

Participación en la Guerra

En coincidencia con Carlos Manuel de Céspedes y con todos los cubanos masones de la Región oriental, no olvidar que Marcos era miembro de esa organización secreta, el matrimonio Maceo-Grajales no solo aspiraba a la independencia.

Querían, además, conquistar toda la justicia social para todos los cubanos, conquista que en 1868 tenía que partir necesariamente de la Abolición de la esclavitud.

De ahí que cuando los primeros mambises, después del alzamiento de Céspedes en Demajagua, llegaron a la hacienda de los Maceo Grajales y le preguntaron a los dos padres: "¿Cuál de tus hijos nos das?", Marcos y Mariana, al unísono, ofrecieron a la familia entera.

Incluían también a las muchachas y al más pequeño, aún un niño. Y por supuesto, el padre y la madre a la cabeza de la prole insurrecta, dando el ejemplo. La decisión de incorporarse toda la familia a la lucha fue irrevocable. Marcos, al igual que sus hijos, desandaría los campos nos entre el chocar de machetes y el silbido de las balas.

Muerte

El 14 de mayo de 1869 fuerzas del Ejército Libertador encabezadas por el entonces teniente coronel Antonio Maceo Grajales atacaban el fuerte español de San Agustín de Aguarás, ubicado en el poblado de igual nombre, a 34 kilómetros al este de Las Tunas, en el Oriente del país.

En la acción cayó el sargento Marcos Maceo. La coincidencia de apellidos no era casual, se trataba del padre de Antonio, quien combatía bajo las órdenes de su hijo, siempre disciplinado y obediente, sin importar el parentesco y mucho menos el doblarle casi la edad: era un soldado más al servicio de la revolución y la independencia.

Las últimas palabras dichas por él poco antes de morir, según testigos presenciales, llevaban implícito su amor por la esposa y la independencia:
Díganle a Mariana que yo cumplí con ella y con la Patria.

Fuentes