Saltar a: navegación, buscar

Matanza en la embajada española en Guatemala (1980)

Masacre de la embajada española en Guatemala
Información sobre la plantilla
Fecha:31 de enero de 1980
País(es) involucrado(s)
Bandera de Guatemala Guatemala
Ejecutores o responsables del hecho:
Ejército de Guatemala

Masacre de la embajada española en Guatemala. Hecho Histórico ocurrido en la embajada española en Guatemala, el 31 de enero de 1980 .

Historia

El motivo fue la movilización en forma de protesta pacífica por parte de un grupo de indígenas, secundado por estudiantes universitarios y obreros, con el fin de llamar la atención al mundo sobre las matanzas que cometía el ejército guatemalteco en El Quiché bajo las órdenes del general Fernando Romeo Lucas García, quien ostentó la presidencia del país de 1978 a 1982.

Sucesos

Al filo del mediodía del jueves 31 de enero se reunían en la sede diplomática española el exvicepresidente de Guatemala, Eduardo Cáceres Lehnhoff y el excanciller Adolfo Molina Orantes con el embajador de ese entonces, Máximo Cajal y López. Los exfuncionarios guatemaltecos visitaban al embajador por una celebración próxima del Instituto de Cultura Hispánica, cuando irrumpieron aproximadamente 30 campesinos que anunciaron que ocuparían pacíficamente la sede diplomática, para solicitar la intervención de la misma en los sucesos del noroccidente del país.
Los manifestantes ocuparon pacíficamente la embajada española y llegaron a algunos acuerdos con el embajador. El ejército recibió órdenes de tomar al asalto la embajada e incendió el edificio.

Consecuencias de la Masacre

El resultado fue el asesinato de 37 personas (dos más en días siguientes) y la ruptura de relaciones diplomáticas entre España y Guatemala que no se volverían a normalizar hasta el 22 de septiembre de 1984 firmado en Bogotá, Colombia Tan solo dos personas lograron sobrevivir a la matanza, el embajador Máximo Cajal y López y el campesino manifestante Gregorio Yujá, quien logró salvarse cobijándose bajo los cadáveres calcinados de sus compañeros.

Único sobreviviente guatemalteco del incendio

Gregorio Yujá, sufrió graves heridas y fue hospitalizado. Sin embargo, a pesar de ser custodiado por agentes de la Policía, fue secuestrado de su cama en el hospital la mañana siguiente. El 2 de febrero fue encontrado el cuerpo sin vida de Gregorio Yujá, con evidentes signos de haber sido torturado, a pesar de encontrarse grave y con gran parte de su cuerpo quemado. Su cadáver había sido arrojado en la madrugada frente a la Rectoría de la Universidad San Carlos.

Fuente