Saltar a: navegación, buscar

Medgar Wiley Evers

Medgar Evers
Información sobre la plantilla
Medgar evers1.jpg
Destacado luchador en el movimiento de los derechos civiles.
NombreMedgar Wiley Evers
Nacimiento19 de julio de 1925
Decatur, Mississippi, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento12 de junio de 1963
Jackson, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
OcupaciónSecretario de campo de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP)
CónyugeMyrlie Evers-Williams (19511963)
PadresJames Evers

Medgar Evers. Secretario de campo de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), fue una de las figuras más importantes de la Unión Africana en el movimiento de los derechos civiles. Pagó por sus creencias con su vida, convirtiéndose en el primer líder de los derechos civiles al ser asesinado en la década de 1960. Su muerte provocó que el presidente John F. Kennedy (1917-1963) pidiera al Congreso un proyecto de ley nacional de derechos civiles, que el presidente Lyndon Johnson (1908-1973) convirtió en ley en 1964.

Síntesis biográfica

Nació el 19 de julio de 1925 en Decatur, Mississippi, el tercero de cuatro hijos del propietario de una pequeña granja que también trabajaba en un aserradero cercano.

En el Mississippi de la niñez de Evers, los afroamericanos fueron aterrorizados por la violencia habitual de los blancos racistas. El Linchamiento (el asesinato de una persona por un grupo de personas fuera de la ley) era común, y la discriminación (tratar a las personas de manera diferente en función de su raza) era un hecho cotidiano. Sin embargo, Evers tuvo la suerte de tener un ejemplo de fuerte independencia y de orgullo en la figura de su propio padre, quien en una ocasión se negó a bajarse de la acera para dejar pasar a un hombre blanco, como era costumbre. A diferencia de muchos afro-americanos en el Sur, también era dueño de su propia tierra.

Infancia y juventud

Estaba decidido a no ceder a las dificultades. Caminó doce millas cada mañana con tal de poder ganar su diploma de escuela secundaria y luego se unió al Ejército de los EE.UU durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Fue dado de alta del ejército en 1946.

Después de la guerra regresó a Decatur, donde se reunió con su hermano Charlie. Los jóvenes decidieron que querían votar en las próximas elecciones. Puesto que el objetivo de la discriminación era mantener el poder en manos de la población blanca del Sur, prevenir y desalentar el voto de los afroamericanos era una táctica importante de racistas blancos.

Evers y su hermano no votaron ese día, se uniría entonces a la NAACP, es la más antigua organización de la nación, la más grande y más ampliamente reconocida de base popular organización de derechos civiles, y se convertiría en un miembro activo en sus filas.

Etapas importantes de su vida

Ocupado con los proyectos NAACP cuando aún era un estudiante de la Universidad A & Alcorn M en Lorman, Mississippi, donde matriculó en el 1948, se especializó en administración de empresas, y se graduó en 1952. Durante su último año se casó con Myrlie Beasley. Después de graduarse, la joven pareja vivió de sus ganancias como vendedor de seguros.

Siendo testigo y víctimas del odio y el racismo, fue sorprendido por las condiciones de vida de los negros rurales que visitó en nombre de su compañía de seguros. Luego, en 1954 fue testigo de un intento de linchamiento en un momento de mucha tristeza , pues su padre se estaba muriendo en el hospital, y durante su visita había salido a buscar un soplo de aire exterior, cuando presenció el hecho.

Desempeño laboral

Pronto se puso a trabajar para la NAACP a tiempo completo. Dentro de dos años, fue nombrado para el importante cargo de secretario de Estado de campo para la organización. Sin embargo, por más de treinta años, fue uno de los más conocidos miembros de la NAACP en su estado. Con su esposa e hijos, se trasladó a Jackson, Mississippi, donde trabajó en estrecha colaboración con líderes negros de la iglesia y otros activistas de derechos civiles. Hablaba constantemente de la necesidad de superar el odio y promover la comprensión y la igualdad entre las razas, pero este no era un mensaje que todos en Mississippi querían oír.

Ya en 1955, fue presentado en una lista negra de nueve hombres en el Sur. Él y su familia sufrieron amenazas y otros actos violentos, por lo que también eran conscientes del peligro que les rodeaba debido a sus actividades. Amenazas telefónicas eran una fuente constante de ansiedad en el hogar, Evers enseñó a sus hijos a caer en el suelo cada vez que oían un ruido extraño fuera.

"Vivimos con la muerte como un compañero constante 24 horas al día".

Recordó Evers Myrlie en la revista Ebony. Sin embargo persistió en sus esfuerzos para poner fin a la segregación (separación de las personas basándose únicamente en su carrera) en las instalaciones públicas, escuelas y restaurantes. Organizó el registro de votantes-ROM y manifestaciones. Sus días estaban llenos de reuniones, boicots económicos (para tomar una posición en contra de una persona o una empresa por negarse a comprar sus bienes, productos o empresas), marchas, encuentros de oración, piquetes, y rescatar otros manifestantes fuera de la cárcel.

Muerte

El 12 de junio de 1963, el presidente Kennedy, quien sería asesinado sólo unos pocos meses más tarde, pronunció un discurso a la nación. Kennedy creía que los blancos de pie en el camino de los derechos civiles de los negros representaban una "crisis moral" y prometió su apoyo a la acción federal en materia de integración, o acabar con la segregación. Ese mismo día, a la medianoche, cuando Evers regresaba su casa, después de una serie de funciones de la NAACP, cuando salía de su coche, le dispararon en la espalda. Su esposa e hijos, que habían estado esperando por él, lo encontraron desangrándose en la acera.

Murió 50 minutos después en el hospital. En el día de su funeral en Jackson, la policía no pudo sofocar la ira entre los miles de dolientes negro, incluso con el uso de las palizas y otras tácticas de mano dura. La NAACP otorgó a título póstumo la medalla Spingarn de 1963 a Medgar Evers.

Sucesos

Cuando la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) comenzaba las investigaciones sobre el asesinato de Evers, un sospechoso fue descubierto, Byron de la Beckwith (1920-2001), quien fuera un opositor abierto de la integración y un miembro de un grupo llamado Concilio Blanco de ciudadanos del Mississippi, su arma había sido encontrada a 150 metros del lugar. Sin embargo, tras el interrogatorio Byron afirmó que su arma había sido robada días antes del incidente, además presentó testigos que juraron que él se encontraba a unas sesenta millas de la casa de Evers en la noche del asesinato.

Beckwith fue juzgado dos veces en Mississippi por el asesinato de Evers, durante la década de 1960, una vez en 1964 y al año siguiente. Tras el segundo juicio, Evers Myrlie junto a sus hijos se mudaron a California. Sin embargo, su fuerte creencia de que la justicia nunca se servía en caso de su esposo, la mantuvieron en la búsqueda de nuevas pruebas.

Evers Myrlie dijo de su marido en la revista Esquire:

"Ambos sabíamos que iba a morir", "Medgar no quería ser un mártir. Pero si hubiese sabido que tuviera que morir para poder llegar tan lejos, estaría dispuesto a hacerlo"

En 1991, Byron de la Beckwith fue arrestado por tercera vez, acusado de asesinar a Medgar Evers. Fue finalmente declarado culpable del crimen en 1994.

Legado

De alguna manera, la muerte de Medgar Evers fue un hito en la guerra reñida de los derechos civiles que sacudió a los Estados Unidos en la década de 1950 y 1960. El asesinato de una figura negra tan prominente anunciaba la violencia por venir e inspiró a los líderes de derechos civiles y sus seguidores a trabajar por su causa con una dedicación aún mayor. Maryanne Vollers escribió:

"La gente que vivió esos días le dirá que algo cambió en su corazón después de que Medgar Evers murió, algo que los pone más allá del miedo .... En ese momento un nuevo lema nació: Después de Medgar, no más miedo.

Fuentes