Saltar a: navegación, buscar

Minos

Minos
Información sobre la plantilla
Minos.jpg
Religión o MitologíaMitología griega
País o región de origenGrecia
Venerado enAntigua Grecia
En la mitología griega, Minos (en griego Μινως) era un rey semilegendario de Creta, hijo de Zeus y Europa. De él toma su nombre la Civilización Minoica.

Historia

En la mitología griega

No está claro si Minos es un nombre o si era la palabra cretense para «rey». Los investigadores han advertido la interesante similitud entre Minos y los nombres de otros antiguos reyes-fundadores, tales como Menes de Egipto, Mannus de Alemania, Manu de la India, etcétera.

Con su esposa Pasifae fue padre de Ariadna, Androgeo, Deucalión, Fedra, Glauco, Catreo y muchos otros hijos. Según la leyenda, Minos se negó realizar el sacrificio tradicional de un toro blanco, por lo que el dios Poseidón lo castigó haciendo que su esposa se enamorara del animal. De estas antinaturales relaciones nació el Minotauro. Minos, junto con sus hermanos Radamanto y Sarpedón, fue criado por el rey Asterión de Creta. Cuando éste murió, dio el trono a Minos, quien desterró a Sarpedón y (según algunas fuentes) también a Radamanto.

Minos reinó sobre Creta y las islas del mar Egeo tres generaciones antes de la Guerra de Troya. Vivía en Cnosos por periodos de nueve años, al término de los cuales se retiraba a una cueva sagrada donde recibía instrucciones de Zeus sobre el gobierno que daría a la isla. Fue el autor de la constitución cretense y el fundador de su supremacía naval.

Por aquel entonces, uno de los hijos de Minos, Androgeo se encontraba en Atenas participando en una competición olímpica de la que resultó ganador. Los atenienses le asesinaron y por ello el rey de Creta les declaró la guerra. Al mando de los atenienses se encontraba el rey Egeo. Minos atacó el territorio y, con la ayuda de la peste que asoló Atenas, salió vencedor. La victoria de Minos impuso varias condiciones y, se dice que, el oráculo de Delfos fue quien aconsejó a los atenienses a ofrecer un tributo a Creta. Una de las condiciones era entregar a siete jóvenes y siete doncellas como sacrificio al Minotauro. Existen dos versiones, en una el tributo era enviado anualmente y en otra alude a que la entrega se efectuaba cada nueve años. Fuese como fuese, los catorce jóvenes eran abandonados a su suerte dentro del laberinto donde acababan devorados por el monstruo.

Años después, Teseo, hijo de Egeo (en otras fuentes de Poseidón), se dispuso a matar al Minotauro y así liberar su patria del impuesto. Egeo le dijo que si volvía con vida, cambiara las velas negras con que los barcos retornaban de la isla por otras para darle la noticia de su victoria. Al llegar a Creta, los jóvenes fueron presentados a Minos y Teseo conoció entonces a Ariadna, una de las hijas del rey. Ariadna se enamoró de él y le rogó que se abstuviera de luchar contra el Minotauro pero Teseo la convenció de que él podría vencerle con su ayuda. Ariadna ideó un plan; le entregó una punta de hilo muy largo advirtiéndole que no lo soltara en ningún momento, para poder seguirlo de vuelta (hay versiones que apuntan a que también le dio una espada, mientras otras dicen que la espada la llevaba Teseo) El héroe y los demás jóvenes entraron en el laberinto y horas después se encontraron con el Minotauro. Teseó luchó contra él y lo derrotó. Para salir del laberinto, siguió de vuelta el hilo de Ariadna y guió a los demás. Cuenta la leyenda que Ariadna y él partieron hacia Atenas, pero Teseo la abandonó a su suerte en la isla de Naxos. Cuando el barco llegaba a Atenas, Teseo no recordó la promesa hecha a su padre de cambiar las velas, por lo que éste, creyendo muerto a su hijo se arrojó al mar, dándole su nombre a partir de ese momento.

Al morir Asterio Minos reclamó el trono de Creta y como prueba de su derecho a reinar, presumió de que los dioses responderían a cualquier ruego que les hiciera. Primero dedicó un altar a Poseidón e hizo los preparativos para un sacrificio y rogó que saliera del mar un toro, inmediatamente después llegó nadando un toro blanco, pero Minos, quedo tan impresionado con su belleza que sacrificó a otro en su lugar, le nombraron rey, pero Sarpedón dijo que el propósito de Asterio era dividir el reino en partes iguales, Minos ya había dividido ya la isla en tres zonas y eligió una capital para cada una.

Se casó con Parsífae (hija de Helio y la ninfa Creta o también llamada Perseis) sus hijos fueron Acacálide, Ariadna, Androgeo, Catreo, Glauco y Fedra . Pero Poseidón para vengarse de la ofrenda que Minos le había hecho, hizo que se enamorara del toro blanco. Confesó su secreto a Dédaloquien construyó una vaca de madera hueca cubierta con un cuero de vaca, puso ruedas en las pezuñas y la llevó a la pradera, le enseño a Parsífae como se tenia que meter con las piernas metidas en los cuartos traseros y se retiró. El toro la montó y de ahí nació el Minotauro (monstruo con cuerpo humano y cabeza de toro), Minotauro quiere decir “el toro de Minos”.

Algunos dicen que Minos sacrificaba anualmente su mejor toro, un año no lo hizo y de ahí la furia de Poseidón. Otros dicen que fue Zeus a quien ofendió y otros que Parsífae había dejado durante años de propiciar a Afrodita, quien la castigó haciéndole sentir esa lujuria hacia el toro. Mas tarde el toro se hizo salvaje y destruyó Creta, hasta que Heracles lo capturó y llevó a Grecia, donde finalmente lo mató Teseo.

Minos consultó a un oráculo como podía hacer para evitar el escándalo del Minotauro, respondió que Dédalo construyera un retiro en Cnosos, él lo hizo y Minos paso el reto de su vida en el recinto llamado el Laberinto, en su centro ocultó a Parsífae y el Minotauro (el cual era antropófago, comedor de hombres).

El final de Minos fue persiguiendo a Dédalo, cuando se escapó del laberinto, llegaron a Cumas (Italia) donde Dédalo levantó un templo a Apolo, y de aquí se marchó a Sicilia donde el príncipe Cócalo lo protegió, al llegar Minos requirió a su prisionero, este se negó, al seguir insistiendo, el príncipe le propuso que desembarcara y fuera al palacio a acabar el asunto amistosamente, Minos bajó y fue recibido con grandes honores, que encubrían un engaño, pues el segundo día fue conducido a una sala de baño donde los esclavos lo retuvieron tan largo tiempo que el vapor del agua en ebullición lo asfixió.

Muerto se convirtió en uno de los tres jueces del terrible tribunal que administraba justicia en nombre de Plutón y a su presencia, los otros eran Eaco (rey de la isla Egina) y Radamento (hermano de Minos), Mercurio conducía a los condenados al tribunal. Minos más sabio que los otros, gozaba de la preeminencia y empuñaba en su mano un cetro de oro. Cuando la sentencia se había echo pública, los buenos eran introducidos en los Campos Elíseos y los malos eran precipitados al Tártaro.

Minos en la tradición ática

En la tradición ática, por el contrario, Minos fue un tirano que tomó medidas severas para vengar la muerte de su hijo Androgeo a manos de los atenienses. A intervalos regulares exigía de Atenas el tributo de siete jóvenes y siete doncellas para ofrecerlos en sacrificio al Minotauro. Parece posible que este tributo de niños fuera en realidad cobrado para formar parte de los espantosos espectáculos taurinos minoicos, de los que se conserva más de una ilustración.

Para reconciliar estos aspectos contradictorios de su personalidad, así como también para explicar cómo Minos gobernó Creta durante un periodo que abarcaba tantas generaciones, los poetas y mitólogos posteriores asumieron que hubo dos reyes con el nombre de Minos. Según esta visión, el primer rey Minos fue el hijo de Zeus y Europa y hermano de Radamanto y Sarpedón. Este fue el rey Minos «bueno», tenido en tal estima por los dioses olímpicos que, tras su muerte, se le hizo uno de los tres Jueces de los Muertos, junto con su hermano Radamanto y su hermanastro Éaco. Se decía que la esposa de este Minos fue Itone (hija de Lictio) o Creta (una ninfa, o hija de su padrasto Asterión), y que tuvo un hijo único llamado Licasto, su sucesor como rey de Creta. Licasto tuvo con su esposa Idea (hija de Coribas) un hijo al que llamó Minos, en honor a su abuelo. Este segundo rey Minos, el «malo», es el hijo de Licasto, y fue un personaje mucho más pintoresco que su padre y su abuelo. A este segundo Minos debemos los mitos de Teseo, Pasífae, el Minotauro, Dédalo, Glauco y Niso. A diferencia de su abuelo, tuvo numerosos hijos, entre los que se cuentan Androgeo, Catreo, Deucalión, Ariadna, Fedra y Glauco, todos con su esposa Pasífae. Fue el abuelo del rey Idomeneo, quien llevó a los cretense a la Guerra de Troya.

Puesto que posteriormente se supuso que el intercambio con los fenicios jugó un importante papel en el desarrollo de Creta, a veces se dice que Minos era fenicio. No existen dudas sobre el considerable elemento histórico de la leyenda: recientes descubrimientos en Creta prueban la existencia de una civilización acorde con las leyendas, y hace que resulte probable que no sólo Atenas sino la propia Micenas estuviese una vez sometida a los reyes de Cnosos, de los que Minos fue el más grande. A la vista del esplendor y la amplia influencia de la Creta minoica, la época generalmente conocida como «micénica» ha recibido por parte del doctor Arthur Evans el más apropiadamente descriptivo nombre de «minoica».

Se decía que Minos había muerto en Camico (Sicilia), donde había ido persiguiendo a Dédalo, quien había dado a Ariadna el hilo con que se guió Teseo por el Laberinto. Lo mataron las hijas de Cócalo, rey de Agrigento, que vertieron agua hirviendo sobre él mientras estaba tomando un baño. Posteriormente sus restos fueron devueltos a los cretenses, quienes los pusieron en un sarcófago en el que fue inscrito: «La tumba de Minos, el hijo de Zeus».

Amores de Minos

Los tres hermanos Minos, Radamante y Sarpedón se pelearon por Mileto (hijo de Apolo y la ninfa Aria o también llamada Deyone o Teia), Mileto se decantó por Sarpedón, Minos los echo de Creta y fundaron Mileto en el Asia Menor. Estuvo con la ninfa Paría, también con Androgenea, así como con muchas mas, pero persiguió especialmente a Britomartis de Gortina. Las numerosas infidelidades de Minos enfurecieron a Parsífae así que lo hechizó, cuando se acostaba con una mujer, eyaculaba, no semen, sino una multitud de serpientes, escorpiones y ciempiés que hacían presa en los órganos vitales de ella.
Un día Procris por cuestiones del destino se fue a Creta y Minos la sedució, ella exigió que el se tomara una bebida profiláctica (una mezcla de raíces mágicas), ésta hizo el efecto deseado, pero ella creyendo que Parsífae la embrujaría volvió a Atenas disfrazada de muchacho.

Muerte del Minotauro

Androgeo, hijo del rey Minos, era un joven carismático y un deportista capaz, que llegó a Atenas para participar en los juegos Panateos que organizaba Egeo. El príncipe cretense logró vencer a todos los concursantes de los juegos. Fue entonces cuando Egeo, dominado por la envidia, le envió a enfrentarse con el toro de Maratón, lo que provocó la muerte de Androgeo. Su padre, el rey Minos, estaba por entonces en Paros cuando se enteró de la injusta desaparición de su hijo. Al terminar la ceremonia, el rey organizó a su flota y se dirigió a Atenas para atacarla. La guerra duró bastante tiempo y acabó con la derrota de Atenas, que fue obligada a pagar un tributo anual de sangre a Minos. De modo que cada año siete muchachos y siete muchachas se enviaban como presas que luego devoraba el monstruo Minotauro.

Teseo pronto enfrentó este grave asunto cuando llegó el momento de pagar la "contribución" a Minos. El pueblo había empezado a mostrar su descontento. Se dice que Minos elegía a los jóvenes que caerían víctimas del Minotauro y exigía que fueran sin arma alguna. Estos inocentes no tenían posibilidades de salvación, pues se perdían en la laberíntica construcción donde les encontraba el toro y les despedazaba.

Teseo decidió ser uno de los siete jóvenes que servirían de alimento al Minotauro, con el objeto de aniquilarlo. Avanzaba el barco con el fúnebre cortejo, con sus velas negras desplegadas. Egeo lo había equipado también con velas blancas por si el regreso fuera exitoso. Esta seria la señal de la buena nueva, antes de anclar en puerto. Teseo llegó a Creta y fue llevado junto a los otros jóvenes al laberinto. Sin embargo, Ariadna, la hija de Minos se enamoró de Teseo, y antes de que el joven entrara en el palacio del Minotauro, le dio un ovillo de hilo y le aconsejó que atara un extremo a la salida del laberinto y que lo desenvolviera conforme avanzara para no perder su camino. Es más, Ariadna le pidió que cumpliera su promesa de llevarla con él, como su mujer, a Atenas.

Teseo logró vencer al Minotauro a puñetazos y liberó a sus compañeros. Acto seguido escaparon junto con Ariadna, sin ser vistos. No obstante, llegados a Naxos, una de las escalas de su viaje, Teseo abandonó a Ariadna, quien se consoló rápidamente en brazos del dios Dioniso. Aunque todo marchaba muy bien, los viajeros, entusiasmados con el regreso, olvidaron de cambiar las velas negras por las blancas de la alegría.

El infeliz Egeo, desde Sounio, divisó el barco a lo lejos y viendo que tenia enarbolado el negro velamen, dio por segura la muerte de su hijo y se arrojó desapareciendo en el mar, que desde entonces se denomina Mar Egeo.

Hijos

Ariadna como dije antes llegó a Dioniso y con tubo muchos hijos famosos. Catreo que sucedió a Minos en el trono.
Fedra se casó con Teseo y se hizo famosa por su amorío con su hijastro Hipólito.
Acacálide fue el primer amor de Apolo.
Glauco murió cuando era pequeño y fue resucitado por Poliido con una hierbas mágicas.
Androgeo hizo una visita a Atenas y participó en los Juegos Panateos (ya mencionado anteriormente), cuando se entero Minos que estaba en las Gracias en la isla de Paros, arrojó al suelo las guirnaldas y ordenó a los flautistas que dejaran de tocar, desde entonces en Paros hacen los sacrificios a las Gracias sin música ni flores.

Influencia artísticas

Sobre Europa y Zeus hay un montos de obras como “El rapto de Europa” tema principal en cuadros de Ticiano y Rembrandt, mientras Varonese creó la sugestiva representación que decora a palacios nobles en Venecia. El mismo hecho sirvió de inspiración a Celini para crear el complejo de cobre que está en Roma.

Enleces Externos

Fuente

  • Humbert J.Mitologia griega y romana.Ed: Gustavo Gili. 1997
  • Yarza Caudet F.Diccionario de Mitologia.Ed: dist. Mateos,S.A.1994