Saltar a: navegación, buscar

Monte Pelée

Monte Pelée
Información sobre la plantilla
Volcán-Monte-Pelée1.jpg
Localización
CordilleraArco volcánico de las Antillas Menores
País(es)Bandera de Martinica
Características
Máx. cota1.397 msnm
TipoEstratovolcán

Monte Pelée, es uno de los volcanes más destructivos de la Tierra, y su cono está formado de capas de cenizas volcánicas y lava solidificada.

Ubicación

Ubicado en el extremo norte del departamento francés de ultramar de la isla de Martinica, parte del arco volcánico de las Antillas Menores con actividad pliniana.

Características

Es el resultado de un típico arco de islas volcánicas, una cadena curva de volcanes emergidos y sumergidos que mide más de 850 km. Este arco se extiende desde Puerto Rico hasta la costa venezolana, y abarca toda la zona de contacto entre la Placa del Caribe y la Placa Sudamericana, marcando el límite entre el Mar Caribe y el Océano Atlántico.

La fricción, la presión y las altas temperaturas funden la corteza y transforman la placa en magma, que a su vez alimenta las calderas de los volcanes del arco. Este proceso es también responsable de la actividad sísmica de la región.

Evolución

Se han identificado tres fases en la evolución del monte Pelée:

  • Inicial: Cono estaba compuesto de numerosas capas de lava provenientes de los flujos y fragmentos de desechos volcánicos. Los restos del Paleo-Pelée aún son visibles en la ladera norte del volcán.
  • Intermedia: Se formó entonces el domo de lava de Morne Macouba, seguido más tarde por la creación de la caldera del mismo nombre
  • Moderna: Creó la mayor parte del cono visible actualmente, con depósitos de piedra pómez que resultaron de los flujos piroclásticos.

Erupciones en el Pelée

Erupción catastrófica del volcán en el 1902 dejando un saldo de 30 000 muertos

Descubrimiento de dos cráteres activos

El comité científico reunido por el gobierno organizó una expedición destinada a estudiar el centro eruptivo. El informe que los especialistas redactaron dice textualmente:

"A medida que trepábamos la montaña, la capa de lodo se hacía más espesa, los pies se hundían y cada vez era más dificultoso caminar, lo que fue desgraciado para aquellos que no llevaban zapatos apropiados. Mientras tanto, el risco por el que transitábamos se volvía más estrecho, y, en determinado punto, a nuestra derecha, al este, estaba el cañón del Rivière Blanche y al oeste, o a la izquierda, el del Rivière Claire, de donde provenía el humo. Caminamos por el borde del cañón unos 60 metros hasta que el Claire quedó a nuestros pies. Entonces pudimos entender completamente los efectos de la erupción del día 5. La vegetación había sido arrancada del suelo que habitaba desde tiempo inmemorial. Árboles, hojas, flores, todo había sido desenraizado y envuelto en un sudario gris. Era como el vacío del invierno: los árboles sin hojas, cubiertos de una nieve negra. Un silencio tenebroso, un cielo oscurecido por los vapores, una atmósfera llena del fuerte olor del ácido sulfhídrico, hacía de la escena un verdadero Tártaro".

Galería de imagenes de la erupción del 1902


Fuentes