Saltar a: navegación, buscar

Oscar de Céspedes

(Redirigido desde «Oscar Céspedes»)
Amado Oscar de Céspedes y Céspedes
Información sobre la plantilla
Oscar cespedes.jpg
Combatiente revolucionario cubano
NombreAmado Oscar de Céspedes y Céspedes
Nacimiento9 de julio de 1847
Bayamo, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento29 de mayo de 1870
Camagüey, Bandera de Cuba Cuba

Oscar de Céspedes. Patriota cubano e hijo del Padre la la Patria Cubana Carlos Manuel de Céspedes.

Síntesis biográfica

Nació en la ciudad de Bayamo, Oriente, el 9 de julio de 1847. Hijo del abogado y hacendado Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo y de Doña María del Carmen de Céspedes y del Castillo. La familia se trasladó a residir en Manzanillo forzosamente en 1852, por lo que Oscar cursó sus primeros estudios en la villa costera. Luego pasó en 1863 al Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, donde se graduó de Bachiller. Seguidamente, continuando los rumbos del padre, ingresó en la Facultad de Derecho de la Universidad Habanera.

Trayectoria revolucionaria

El estallido de la guerra de 1868 lo sorprendió en la capital, saliendo clandestinamente de inmediato hacia los Estados Unidos, con el deseo manifiesto de enrolarse en la primera expedición que saliera hacia el oriente cubano, donde llameaba la insurrección protagonizada por su progenitor Carlos Manuel de Céspedes.

Tan pronto el padre supo de su presencia en la Unión norteña escribió a su ministro Plenipotenciario José Morales Lemus para que retuviera a Amado Oscar a su lado, el que por su inteligencia y patriotismo podría servirle de mucho en las gestiones revolucionarias en el exterior. Sin embargo, las convicciones del pino nuevo eran marchar a su patria. Por ello el 23 de enero de 1869 se enroló en la expedición del vapor San Jacinto que lo llevó a la ciudad de Jacksonville, y el 2 de febrero pasó a la ciudad de Nueva Orleáns donde se organizaba la expedición del vapor Henry Burden, al mando del capitán Charles Campbell.

En Las Bahamas, los integrantes de este vapor trasbordaron al bergantín Mary Lowell, la que en los días siguientes fue bloqueada por buques de guerras españoles sin poder arribar a Cuba. Los expedicionarios tuvieron que regresar a Nueva York. Amado Oscar empeñado en hacer el viaje hizo contacto con Francisco Javier Cisneros para salir en el buque que zarpara. De esta manera el 29 de diciembre de 1869 formó plaza en la expedición del yate Anna con 21 miembros, dirigida por el propio Cisneros. El 18 de enero de 1870 sufrieron los embates de un temporal en Las Bahamas.

Por fin, el día 19 tocaba playa cubana por el lugar conocido como Covarrubias, entre Manatí y Puerto Padre, en Las Tunas. Mediante balsas, gomas y un bote desembarcaron los patriotas.

Apenas habían trascurrido 48 horas cuando los expedicionarios, bajo el mando del coronel Melchor Agüero, sufrieron la persecución de las tropas españolas teniendo algunas bajas. A los pocos días llegaron al campamento del Presidente Céspedes, situado en La Caridad, en las cercanías de Guáimaro.

Captura y fusilamiento

Mantuvo relaciones íntimas con su prima Manuela Rita de Céspedes y López Chávez, hija del general Francisco José Céspedes y del Castillo y Doña Delfina López Chávez, con quien contrajo matrimonio a mediados de mayo de ese año. Mientras disfrutaba la luna de miel cayó prisionero de una columna española, siendo conducido de inmediato a la ciudad de Camagüey. Fue puesto a disposición del capitán general Caballero de Rodas, quien personalmente dirigía las operaciones en esa región. Exigió a Amado Oscar que para salvar la vida escribiera una carta a su padre pidiéndole que depusiera las armas. El joven bayamés con dignidad le respondió: “Yo jamás traicionaré a mi Patria y mucho menos a mi padre.” Esta intransigencia selló la negra suerte del hijo del máximo líder insurrecto cubano. Fue fusilado en la ciudad de Camagüey el 29 de mayo de 1870.

Deshonrando su apellido Caballero de Rodas, luego de fusilado el joven, el 1 de junio dirigió a Carlos Manuel de Céspedes una carta comunicándole de la prisión de Amado Oscar y ofreciéndole la vida a cambio de un arreglo personal, cuyas bases se discutirían posteriormente. Dos días después Céspedes redactó su tajante respuesta en los términos siguientes: «Oscar no es mi único hijo, lo son todos los cubanos que mueren por las libertades patrias.»

Fuente