Saltar a: navegación, buscar

Paco Alfonso

Francisco Alfonso
Información sobre la plantilla
Paco Alfonsorectif.jpg
Dramaturgo cubano, actor, director y promotor teatral. Merecedor de la Distinción por la Cultura Nacional. Fundador de la sala "El Sótano", escenario donde brilló también la dramaturgia más auténtica.
NombreFrancisco Alfonso Hernández
Nacimiento29 de noviembre de 1906
Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento14 de enero de 1989
La Habana
Otros nombresPaco Alfonso
OcupaciónActor, director y dramaturgo cubano.
PremiosMedalla Alejo Carpentier.

Francisco Alfonso Hernández. Destacado actor, director y dramaturgo cubano. Con 74 años brilló en su actuación especial como el íntegro padre del agente David (Sergio Corrieri), en la serie televisiva cubana En silencio ha tenido que ser, que se grabó para siempre en la memoria de todo el pueblo cubano.

Síntesis biográfica

Nació en La Habana el 29 de noviembre de 1906, Paco Alfonso es una de las figuras más significativas dentro del movimiento de la vanguardia teatral cubana. Su participación en la vida artística comenzó desde muy joven con el desempeño de ocupaciones diversas y estudios como los realizados en la Escuela Municipal de Música de La Habana. En 1929 formó parte del elenco de una película cubana silente: Pasión criolla y se incorporó, también como actor, a la Compañía de Zarzuelas Españolas. Desde entonces comenzó un desarrollo actoral que lo llevó a incorporarse a distintos grupos teatrales.

Trayectoria artística

Muy joven debutó como cantante de zarzuela en una compañía profesional. Luego formó parte de distintos conjuntos dramáticos cubanos y extranjeros. Destacado actor, director y autor teatral, fue miembro del Partido Socialista Popular. En 1929, se estrenó en el teatro Payret de la capital Alma Guajira, en esta película basada en la novela homónima de Marcelo Salinas, actúa Paco Alfonso junto a Blanquita Bárcenas, Lolita Berrio y Eddy López, entre otros.

Fue cofundador del Teatro Cubano de Selección en 1930. En 1932 aparece en el primer largometraje sonoro cubano: La serpiente roja.

Fue director del Teatro Popular desde 1943 hasta1945 (considerado el primer esfuerzo cubano por acercar el arte dramático a las clases bajas y masas trabajadoras) y de su órgano oficial, la revista Artes, en 1944.

Obtuvo premio con su obra dramática Reivindicación en el Concurso "4 de septiembre", en 936. En 1947 obtuvo mención especial en el concurso "Joshua Logan" por su obra Yari-yari, mamá Olúa.

Alfonso continuó su labor como dramaturgo y en 1949 escribió una obra que fue premiada en un concurso de la época: Yari, Yari, Mamá Olúa, que no ha sido llevada a la escena. En 1950 se le concedió el premio Nacional de Teatro por Cañaveral, obra que tuvo una presentación de teatro leído en la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo, fue publicada en 1956 y se convirtió en una de sus piezas más conocidas y representadas. Al siguiente año, 1951, obtuvo el Premio Prometeo, que auspiciaba el grupo teatral del mismo nombre, con la pieza Yerba Hedionda y fue asesor del Grupo Teatro que funcionó durante un breve lapso en la Sociedad Nuestro Tiempo. Paralelamente a su labor como dramaturgo se desempeñó como escritor radial para las emisoras RHC Cadena Azul y Mil Diez, las que estrenaron varias radionovelas de su autoría. A partir de 1950, fecha en que se inauguró la televisión en Cuba, inició su labor como actor en ese medio. Como escritor estrenó una telenovela, Tierra cubana, que le valió la obtención del premio de la Crítica Periodística en 1953.

Fundador de la Asociación de Artistas Teatrales de Cuba y de la Federación Nacional de Espectáculos de Cuba, de la que además fue secretario general. En 1956 creó la sala teatral El Sótano. Actuó en la serie televisiva En silencio ha tenido que ser. También tuvo una larga trayectoria actoral en la radio nacional e intervino en varios filmes.

Como dramaturgo son conocidas sus obras Cañaveral; Reinvindicación; Inquietudes escénicas; Yari-Yari, mamá Olúa; Yerba hedionda Sabanimar y Ya no me dueles, luna, algunas aún no impresas. En este período continuó su labor escritural y estrenó títulos como Cuando el bote no llegó (1965), Más temprano que tarde (1974) y Ha comenzado a madurar la guayaba (1977). Mantuvo durante toda la etapa su desempeño como actor teatral, de radio y televisión. En este último medio, su actuación en el serial En silencio ha tenido que ser que alcanzó los más altos índices de audiencia, lo llevó al conocimiento masivo de los espectadores. Durante varios años fue Asesor de la Dirección de Teatro del Consejo Nacional de Cultura. En 1986 escribió la que resultaría su última pieza dramatúrgica Sin Aibiri no hay Dumba.

Movimiento sindical

El grupo Teatro Popular tuvo a Paco Alfonso como director. Sus propósitos fundamentales fueron fomentar la dramaturgia cubana, servir a la divulgación de las ideas sociales más avanzadas y a la lucha contra el fascismo. Estrenó veinte obras cubanas en sus dos años y medio de labor, entre cuyos autores se destacan algunos nombres relevantes de la literatura cubana como: Luis Alejandro Baralt, José Antonio Ramos, Luis Felipe Rodríguez, Nicolás Guillén, Félix Pita Rodríguez.

También se ocupó de presentar piezas de autores extranjeros de nombradía como Federico García Lorca, Luigi Pirandello, Eugene O’Neill, Florencio Sánchez, entre otros. Dentro de su línea de teatro de arte y de agitación, introdujo en Cuba la obra de Máximo Gorki, de quien estrenó Los bajos fondos y dio a conocer algunas piezas de la dramaturgia soviética: de Simonov, Los hombres rusos y de Leonov, Invasión. Con el grupo, Alfonso estrenó en 1943 su obra Sabanimar.

Para llevar adelante la ingente tarea que se había propuesto, Teatro Popular mantuvo una estrecha vinculación con el movimiento sindical y buscó soluciones para alcanzar una mayor eficiencia de sus propósitos movilizativos: desde el montaje de obras en los locales de las sociedades obreras, suscripciones para las temporadas con precios mínimos, hasta la adquisición de un teatro portátil que les permitiera realizar las puestas en los más diversos espacios abiertos. Teatro Popular y su revista Artes integraron un archivo de materiales teóricos y críticos, así como una colección de obras teatrales, que fueron ubicados en el edificio de la Confederación de Trabajadores de Cuba (CTC), lo que evidencia su grado de compromiso con el movimiento sindical de esta época. En 1945, cuando el gobierno decidió la eliminación de los sindicatos y las fuerzas policiales allanaron los locales de la CTC, este valioso archivo resultó totalmente destruido.

Muerte

Murió el 14 de enero de 1989 en La Habana.

Premios

En 1950 ganó el Premio Nacional de Teatro por Cañaveral y el Prometeo por Yerba hedionda, en 1951. Ocho años más tarde interviene en 2 filmes: El remake de Manuel García, el rey de los campos de Cuba y Un desalojo campesino, dirigido por José Tabío.

Reconocimientos

En 1982 le fue otorgada la Medalla Alejo Carpentier.

Fuentes