Saltar a: navegación, buscar

Pedro Urbezo

Pedro Urbezo
Información sobre la plantilla
PedroUrbezo3.jpg
NombrePedro Urbezo
Nacimiento1943
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana

Pedro Urbezo. Es un dramaturgo y escritor radial y televisivo cubano, uno de los más fecundos en la escena policial cubana.

Síntesis biográfica

Nace en 1943 en La Habana, ubicada en la región occidental de Cuba. Desde que era un joven sintió marcada vocación por la escritura, la lectura, el béisbol y el séptimo arte. Es miembro activo de la Asociación de Medios Audiovisuales y Radio de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y ha publicado el libro El teatro América: el gran templo de la cultura cubana (La Habana: Ediciones Extramuros, 2006), ha editado otro texto en en Colombia: El teatro América y su entorno mágico (2011), con motivo del aniversario setenta de la fundación de esa institución cultural habanera.

En la época de estudiante, dejaba de prestarle atención al maestro para dedicarse a escribir, en los cuadernos escolares, novelas, la mayoría perteneciente al género aventuras.

Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), ha incursionado con éxito en la radio, la televisión, el teatro y la literatura escrita, a la cual le ha hecho dos grandes aportes. Los textos antológicos Teatro América: el gran templo de la cultura cubana y El Teatro América y su entorno mágico.

Por la fecunda trayectoria en el campo artístico-literario ha sido objeto de los más disímiles reconocimientos en los medios donde labora. En 1963 comienza a escribir libretos en el antiguo Circuito CMQ, bajo la dirección de José Caíñas Sierra, cuando era jefe de programación, para el espacio Biblioteca Infantil, que jerarquizaba el primerísimo actor y director Carlos Paulín.

Anécdotas

"Cuando llegué —por vez primera— a CMQ Radio, entré a esa emisora con varias libretas escolares, en las que escribía, a mano, novelas de aventuras (mi género predilecto desde niño, como ya le comenté al principio). Me presenté ante Caiñas Sierra y le dije que a mí me agradaría escribir para ese medio masivo de comunicación. Él me pidió que le diera un tiempo para leer y analizar lo que le había llevado en esas libretas; y posteriormente, me citó para darme su opinión acerca de lo que había escrito.

"Transcurridos algunos días, me contestó que dichos materiales le habían parecido buenos, y que, en su opinión, podía llegar a ser un buen autor de aventuras. Entonces, me preguntó si había visto alguna vez un libreto radial. Le contesté que no. Acto seguido, me obsequió unos libretos para que yo aprendiera la técnica, y me dijo: «Eso que escribiste en las libretas, házlo en ese formato».

Lo anecdótico es lo siguiente: me dio libretos de una serie escrita por un señor a quien siempre admiré y respeté, ya que —desde chiquito— escuchaba sus programas. Estoy hablando de Armando Couto, creador de Los tres Villalobos, que muchos años más tarde convertí en mis Tres Villalobos para llevarlos al espacio Aventuras, que transmite en horario estelar la televisión cubana, como homenaje póstumo a ese gran escritor.

Cuando le entregué la aventura, escrita en formato de libreto, me pidió varios días más para leérsela. Cuando lo hizo, me miró de una forma en la que percibí sincera satisfacción, y me preguntó a rajatabla: « ¿de veras que es la primera vez que ves un libreto radial?». Le contesté que sí. Volvió a la carga y afirmó: «parece como si lo hubieras hecho toda la vida».

Obra

En la década de 1960, escribió las Aventuras de Sherlock Holmes, un programa que que se transmitía por Radio Progreso a las 7:30 pm, el espacio tenía una elevada radioaudiencia, se mantuvo en el aire hasta 1969.

En 1970 escribe para un nuevo espacio políciaco, Agente especial; programa que un tiempo después ha continuado escribiendo hasta la actualidad.

Se mantiene en la CMQ hasta 1965, fecha en se traslada para Radio Rebelde, donde escribe las inolvidables aventuras de Peter Pan. En ese contexto, escribe la primera radio-novela, Virgen Rosales, para el programa La novela de las ocho, que dirigiera Humberto Bravo. Luego con el cambió de horario, comenzó a denominarse Estudio Cuatro, espacio que posteriormente se trasladó a Radio Progreso, y todavía hoy sale al aire por la Onda de la Alegría.

En Radio Rebelde, estuvo hasta 1967, en que entra en Radio Pogreso, donde escribe una versión radial de Cumbres Borrascosas, un clásico de la literatura universal, de la novelista Emily Bronté, además de Sherlock Holmes y Aventuras.

En 1967 alterna la labor en la radio con la pequeña pantalla, donde inicia como escritor de cuentos de horror y misterio para el espacio Tensión, que en un inicio se transmitía, en vivo, a las doce de la noche. Luego, escribe para Teatro ICR, la Comedia del Domingo, 1868, (programa de corte histórico que asesoraba el doctor Jorge Ibarra).

En 1972, retornó a Radio Liberación (antigua CMQ), donde escribe Fantasía, espacio dedicado a la grey infanto-juvenil, aventuras y adaptaciones de los clásicos de la literatura mundial. En 1976, regresó a Radio Progreso, donde hace una adaptación para el medio de una novela soviética La carretera de Volokolams y continua escribiendo radionovelas, y aventuras.

Desde la década de 1990, debuta como escritor en los medios audiovisuales, escribiendo para la pantalla chica más de diez programas, entre aventuras y policíacos.

Es autor además de La ciudad perdida del oro, dramatizado que trasmitió Radio Progreso, así como de Los pequeños fugitivos y El medallón, ya vistos en la tele, fue quien hizo la adaptación a partir del original de Armando Couto.

Los Tres Villalobos

En el 2005, revive Los tres villalobos para el espacio Aventuras, que transmite el Canal Tele Rebelde, dando cumplimiento a algo que traía en mente desde que era niño, cuando escuchaba por las ondas nacionales de la antigua CMQ Los tres Villalobos, escritos entonces por Armando Couto, creador de los personajes de Miguelón, Rodolfo y Machito.

Con apoyo en vivencias personales, así como en la experiencia adquirida en el medio, diseñó a los nuevos Villalobos, a quienes ubicó en un contexto socio-histórico (década de 1940 del pasado siglo, eminentemente cubano, no exótico o foráneo, donde desarrollarían las valerosas hazañas tres guajiros, tres campesinos, a quienes un hacendado vecino les había asesinado al padre y hermano menor.

De ahí que, ante la tumba del progenitor y hermano más pequeño, Miguelón, Rodolfo y Machito juraran no vengar a los seres queridos, sino luchar contra el mal y por el bien y la justicia en beneficio del campesinado cubano, explotado y oprimido por los terratenientes nacionales y los monopolios estadounidenses. Así nace, se estructura y consolida la historia acerca de los hermanos Villalobos.

Fuente