Phan Thị Kim Phúc

Phan Thị Kim Phúc
Información sobre la plantilla
Phúc.jpg
Phan Thị Kim Phúc. Activista vietnamita-canadiense. Conocida mundialmente por ser la niña del napalm que aparece en una famosa fotografía
NombrePhan Thị Kim Phúc
Nacimiento2 de abril de 1963
Trang Bang, Bandera de Vietnam Vietnam
ResidenciaCanadá
Nacionalidadvietnamita-canadiense
Otros nombresKim Phúc
CiudadaníaCanadiense
OcupaciónEmbajadora de la UNESCO para la Paz.
Conocido porPor ser la niña vietnamita de 9 años fotografiada corriendo desnuda por su vida después de un brutal bombardeo con napal.
CónyugeBui Huy Tuan
HijosStephen Bui, Thomas Bui
PadresDu Ngoc Nu, Phan Thanh Tung
Obras destacadasVive la vie !, Vive l'amour !

Phan Thị Kim Phúc . Embajadora de Naciones Unidas para la Paz y activista vietnamita-canadiense. Es el infante que aparece fotografíada corriendo desnuda durante la guerra de Vietnam. Representa una lección de supervivencia y del dolor causado por la guerra.

Síntesis biográfica

Nacida el 2 de abril de 1963 en Vietnam del Sur. Hija de Du Ngoc Nu y Phan Thanh Tung Phuc junto a otros dos hermanos Phan Thanh Tam y Phan Thanh Phouc.

Importante suceso en su vida

Además de ser una amorosa esposa y madre, ella es una mentora y una embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas. Todos los años ella viaja por el mundo para contar nuevamente su historia de supervivencia a fin de crear conciencia acerca de la brutalidad de la guerra. Además de su trabajo con la ONU, Phuc inició la fundación Kim Foundation International, una organización benéfica que ayuda a los niños que sufren a raíz de la guerra, al igual que ella hace tantos años. Su misión es ayudar a los niños más desfavorecidos que sufren por la guerra... por medio de la construcción de hospitales, escuelas y hogares para los niños que han quedado huérfanos. Phuc dice que ella planifica vivir su vida al servicio de esa misión. En1992 se casó con Bui Huy Tuan, solicitaron asilo en Canadá hace más de 20 años y han criado a dos niños allí. Comenzó a estudiar medina pero tuvo que dejarlos al ser convertida por el gobierno en un “símbolo de la guerra”. Sería en La Habana, Cuba donde terminaría sus estudios.

La guerra

En 1972, Phuc vivía en la aldea de Trang Bang, al norte de Saigón. Ella y su familia se habían refugiado en un templo cuando oyeron aviones por encima de ellos. Temerosos de que fueran bombardeados, corrieron afuera para encontrar seguridad, justo en el momento en que las bombas detonaron por todas partes del templo. Las bombas lanzaban napalm, un líquido inflamable que se adhiere a la piel humana, causando espantosas quemaduras cuando se encienden.

La foto recorrió el mundo y luego ganó el premio Pulitzer

Phuc recuerda un calor intenso y un dolor atroz. Ella se arrancó la ropa en llamas de su cuerpo... y corrió. Momentos después, un joven fotoperiodista de Associated Press tomó la fotografía de su vida. Nick Ut tenía solamente 21 años y ya era un fotógrafo de guerra experimentado cuando llegó a esa aldea de Vietnam del Sur. Tras ser fotografiada ellas y otros niños fueron trasladados a un hospital deSaigón. Los médicos pensaban que moriría por la gravedad de sus quemaduras. Fue trasladada a un hospital para quemados donde tras 17 operaciones y 14 meses fue mandada a su casa.

El perdón

Phuc pasó más de un año en hospitales. Su familia temía que no sobreviviera. Se sometió a un sinnúmero de dolorosos injertos de piel y otras cirugías y, finalmente, se recuperó de sus heridas físicas. Sin embargo, ella no podía encontrar la paz. Quería desaparecer. Incluso deseaba la muerte. Pensaba que si moría no tendría que sufrir mental, física y emocionalmente. Empezó a estudiar diferentes textos religiosos en busca de respuestas. A los 19 años de edad, se convirtió al cristianismo y cree que su fe fue la que la ayudó a abrazar la vida de nuevo. Ahora Phuc irradia una inconfundible serenidad y paz cuando cuenta su historia. Dice que ve esa famosa foto simplemente como una de muchas bendiciones.

“Realmente quiero agradecerle a Dios por salvar mi vida cuando era una niña", dice. "Sin importar lo que me haya pasado, tengo otra oportunidad para estar viva, para estar saludable, para ser de bendición, para ayudar a honrar a otras personas”.

Fuentes