Saltar a: navegación, buscar

Presa Lebrije

Presa Lebrije
Información sobre la plantilla
 • ProvinciaSancti Spíritus
 • MunicipioJatibonico
 • Fundación17 de mayo de 1970
Presa lebrije.jpg

Presa Lebrije. Embalse que encierra las aguas del Río Jatibonico del Sur entre montañas poco elevadas, tiene capacidad para almacenar normalmente unos 128 millones de metros cúbicos.

Ubicación geográfica

En las alturas de Santa Clara, 8,5 km al Oeste del pueblo de Arroyo Blanco, en los 22°01' latitud Norte y los 79°10' longitud Oeste, municipio de Jatibonico, Sancti Spíritus. Área: 11,9 km². Volumen: 128 Mm³.

Historia

La construcción del embalse comenzó en 1968 y su fundación fue el 17 de mayo de 1970, edificada con el objetivo inicial de servir de abasto al desarrollo cañero y frutos menores fundamentalmente, creando para tales propósitos dos derivadoras intermediarias de agua, una ubicada en la zona del Patio y otra en el CAI Arrocero Sur del Jíbaro con la misma utilidad, tenía capacidad para almacenar normalmente unos 128 millones de metros cúbicos, a partir del 2002 redujo su capacidad a unos 80 millones de metros cúbicos.

Es una presa libre de contaminación, pues no tiene aportes contaminantes de importancia ni industrias que viertan sus residuos, tampoco viven poblaciones en los márgenes del embalse,factores importantes que posibilitan su purificación.

Leyenda del nombre

Cuentan que Lebrije devino del nombre de una virgen sevillana, llegada por estos lugares del centro de Cuba a finales del siglo XIX, con toda aquella marejada de inmigrantes españoles en busca de una mejor vida en el soñado nuevo mundo americano. Quiso Don Serafín Jiménez Gómez que su finca llevara el dictado de la milagrosa Lebrije, aunque por las primeras décadas del siglo XX muchos denominaban a su potrero como El Paso del Jobosí, en referencia al camino que abría su hacienda entre las elevaciones que bordeaban al pequeño valle, dedicado por aquellos años al pastoreo del ganado vacuno.

Ríos que abastece la presa

Utilidad

La Presa Lebrije funciona como abastecedora de la población de la cabecera municipal, de la infraestructura industrial del territorio y al desarrollo agrícola cañero del municipio, también suministra por gravedad el líquido al CAI Arrocero Sur de El Jíbaro para el riego de agua en el cultivo del arroz. El embalse se aprovecha además para la pesca de especies de agua dulce con brigadas de la empresa pesquera, aportando ese preciado alimento a la población.

Lebrije es noticia

El embalse ha tenido que soportar situaciones difíciles, en el 1969, todavía en construcción, aún cuando no estaba hecho el aliviadero, ocurrió una venida del río, similar ocurrió en 1988, además de la acontecida en el 2002, en ocasión de otra de las crecidas similares a años anteriores pero en esta ocasión la Lebrije fue noticia tanto de medios nacionales como internacionales por el peligro que representó la fuerte amenaza de ruptura del dique y el posible desbordamiento de la represa, forzando a que el viernes 14 de junio de 2002 se evacuaron a más de 35 000 personas de la cabecera municipal y poblados aledaños, que salieron de la zona de peligro en trenes habilitados a media noche, en ómnibus, camiones, carretones, en bicicleta y a pie...

Descripción de los hechos

El viernes 14, en una revisión en un helicóptero sobre un grupo de zonas notan que la situación era bastante compleja, se vuela sobre Tunas de Zaza, y ven cómo el agua había invadido todo aquello. Después fuimos al CAI FNTA, en Trinidad; también a Fomento y a Yaguajay. El Director de Recursos Hidráulicos de la provincia comunica que en la “Lebrije” había un pequeño deslizamiento en la cortina, pero que era muy difícil descender cerca de la presa. De inmediato fueron a verla , y lograron bajar. Ahí apreciaron que no era tan sencillo el problema.

Deslizamiento de la cortina

¿Por qué la complejidad?

A esa presa le habían subido su capacidad operacional hacía como 20 años y su aliviadero es del llamado portátil; o sea, para que botara agua tenía que tener más de 128 millones de metros cúbicos, y ya en ese momento tenía 173. Era una masa de agua impresionante, tenebrosa, con Jatibonico al fondo. Se sabia que si se iban esos millones de metros cúbicos de agua almacenados en la “Lebrije”, éstos no sólo taparían a Jatibonico, también arrasarían con la presa La Felicidad. Y ese golpe de agua podía ser rechazado hacía atrás, agudizando aún más la situación. Hasta se cortarían el ferrocarril y la carretera centrales. El país se partiría en dos

Evacuación

La población salió en tres trenes con 75 vagones habilitados a la carrera, en camiones, guaguas, carros ligeros, en carretones, a caballo, en bicicleta, a pie... Los delegados del Poder Popular fueron de casa en casa con la noticia; la radio reiteraba las notas del Puesto de Dirección. A las tres y diez minutos de la madrugada comenzaba a ejecutarse un plan que los jatiboniquenses venían ensayando desde hacía muchos años. La amenaza de que la presa se fuera, como se le llama en el argot de los hidráulicos, no implica solamente llevar a lugares seguros a los casi 25 mil habitantes de la cabecera municipal, sino también proteger a otras comunidades y barrios de Taguasco, La Sierpe y áreas rurales de Jatibonico. Otras 10 mil personas de Juan Benítez, Rolletito, Santa Rosa, El Cieguito, Los Ranchos, Botijuela, Las Nuevas, El Jíbaro y decenas de caseríos más. Junto a las personas, fueron llevados a buen recaudo los medios audiovisuales de los programas priorizados de la Revolución y gran parte de los soportes técnicos de entidades radicadas en la cabecera, que no quisieron arriesgarlos.

Costos para el estado de la evacuación

En el caso de jatibonico el país no escatimó el más mínimo de los recursos para garantizar el bienestar de los 35 mil evacuados. Ahora las cuentas finales parecen fáciles de sacar: más de un millón 305 mil pesos en alimentos, combustible, transporte y otros servicios resultó el monto total.

Reparación de la cortina

Después de tener la población evacuada se comenzó entonces con la urgente tarea de arreglar en la Lebrije los daños que habían causados las lluvias. Camioneros de Cienfuegos, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Avila y Camagüey convirtieron la Carretera Central, abierta únicamente para esta emergencia, en una especie de hormiguero indetenible desde la cantera Nieves Morejón hasta las proximidades del embalse, a más de 80 kilómetros de distancia. Para llegar hasta el lugar es necesario acometer la reparación de un vial de 9 kilómetros en muy mal estado, una especie de construcción de pedraplén en tierra firme, aludiendo a los elevados niveles de humedad existentes, aun con dos días sin lluvias, y a lo abrupto del lugar. Sobre la una de la tarde, del lunes 17, se reactivó el trabajo y hasta la una de la madrugada del viernes 21 no se paró, cuando a esa hora, aproximadamente, se realizó el acto de terminación de la banqueta.

Jatibonico regresa

Más de 35 mil evacuados del pueblo y los barrios cercanos ya hacen los preparativos para el acto de gratitud del domingo y la feria que anuncian por las bocinas. Se escucha música en la mayoría de los hogares. Como por necesidad de reciprocar brindan una y otra vez café al visitante curioso.

Referencia bibliográfica

  • Rev. Revolución y cultura. Grandes embalses de Cuba. 2004
  • Folleto sobre Presas y Embalses en la Isla.

Fuente

  • Adolfo Gutiérrez. Entrevistas a trabajadores de Lebrije.