Pseudomonas

Pseudomonas (Microbiología Veterinaria)
Información sobre la plantilla
Pseudomonas Microbiología Veterinaria.jpg

Las pseudomonas desempañan un rol importante en la descomposición de la materia orgánica presente en el medio ambiente, algunas de ellas según las diversas especies son patógenas para las plantas, animales e incluso pueden afectar al hombre dada su acción oportunista ante cualquier lesión.

Descubrimiento de las Pseudomonas

Algunas Pseudomonas como la Pseudomona aeruginosa es la especie de mayor interés veterinario, conocida como bacilo piocianico fue descubierta por A. Lücke en 1962, después de observar en los apósitos quirúrgicos, un exudado color azul verdoso a consecuencia de un proceso infeccioso provocado por estos microorganismos, el cual fue aislado por Gestad en 1882.

En ese propio año fue descubierta la Pseudomona mallei en los animales, y en 1883 como agente patógeno para el humano. No fue hasta 1912 que se descubre otra especie de interés veterinario y humano nombrada Pseudomona pseudomallei por los investigadores A. Whitman y K. Krishanaswauii.

Difusión en el ambiente y transmisión

Él hombre puede ser afectado por las Pseudomonas, las que de forma general son patógenas para los animales domésticos, los cuales son más sensibles a la patogenicidad de la Pseudomona aeruginosa, el cerdo, las aves y el bovino; a la Pseudomona mallei son susceptibles con prioridad los equinos entre estos los caballos, los asnos y los mulos, también han sido reportado en animales carnívoros a consecuencia de haber ingerido carnes de animales enfermos.

La Pseudomona pseudomallei ha sido reportada en diferentes cuadros clínicos de enfermedades en gatos, perros, caballos, ovino-caprino y en el mono.

Estos microorganismos se encuentran como placa normal en el medio ambiente como son: los suelos, las aguas dulces o saladas y la piel del hombre y de los demás animales.

Varios científicos han planteado que estos microorganismos pueden formar parte de un 10 % de la flora intestinal, por lo que se consideran bacterias oportunistas capaces de crear cuadros infecciosos.

Estos gérmenes pueden ser transmitidos por contacto directo, inhalaciones, a causa de picaduras por insectos o laceraciones en la piel, por donde puede penetrar la bacteria a los tejidos más profundos y provocar la infección.

También se puede transmitir a través de los alimentos y el agua contaminada por el germen, estos desempeñan un papel de gran importancia en la presentación de la patología. De forma específica para la Pseudomona pseudomallei se plantea que actúan como reservorios o vectores del germen: las pulgas, las ratas y los mosquitos; estos contribuyen a la difusión y transmisión.

Morfología y fisiología

Estas bacterias se caracterizan por tener forma de bastones delgados, rectos, gramnegativas, con los extremos redondeados, con presencia de uno o más flagelos polares, por lo que son móviles a excepción de Pseudomona mallei, la cual presenta algunas cepas que son inmóviles permanentemente ya que carecen de flagelos. No presentan cápsulas ni esporas, son aerobias, crecen de forma óptima a 37 °C e incluso pueden crecer a temperaturas de 4-42 °C. Su cultivo se realiza en los medios comunes de laboratorio.

Estructura de su pared celular

La estructura de su pared celular es similar a la de las enterobacterias y es extre­madamente adaptable a los medios, dado que pueden utilizar más de 800 compuestos orgánicos diferentes para su crecimiento, por lo que emplean el amoníaco como fuente de nitrógeno obtenido a partir de las peptonas. Son capaces, también, de crecer en los medios específicos para enterobacterias.

En AS (agar sangre) forman colonias grandes, irregulares, traslúcidas, extensas, con centro oscuro y bordes enteros u ondulados; con frecuencia son hemolíticos. En caldo simple se observa crecimiento abundante con formación de una gruesa pe­lícula, una turbidez densa y espeso sedimento.

Una característica de Pseudomona aeruginosa es la propiedad de formar pigmen­tos como lo hacen algunas cepas que producen: la 1 piocianina pigmento soluble en agua y cloroformo, de color verde y con acción bactericida y la fluoresceína de color verde-amarillo y solo soluble en agua, no en cloroformo; algunas cepas pueden pro­ducir un pigmento rojo.

Tipificación serológica

En la actualidad se reconocen 29 tipos de antígenos basados en antígenos somáticos y flagelares O y H, respectivamente.También, es evidente la producción de una exotoxina termoestable que provoca la muerte a los conejos.

Se plantea, además, que cierto número de enzimas, toxinas y endotoxinas son las que causan el efecto patológico en los animales, aunque no se ha determinado su papel en las enfermedades humanas, por lo que no se comprenden los mecanismos por los cuales estas especies producen la infección.

Resistencia

Los microorganismos de este género se encuentran favorecidos por la humedad, la cual le facilita la capacidad de sobrevivir en diversos lugares. Son muy sensibles a los desinfectantes ordinarios o de uso común, y mueren fácilmente ante los compues­tos fenólicos.

A temperatura 55 °C durante una hora los hace morir, no resisten la desecación si las radiaciones solares son directas, lo cual impide la sobrevivencia prolongada fuera del organismo animal.

Estas son resistentes a casi todos los antibióticos y sensibles a los compuestos sulfamílicos, por lo que son los fármacos de mayor uso ante estas infecciones.

Órganos que afectan y patologías provocadas

Pseudomona aeruginon puede inducir casos graves de mastitis en infecciones generalizadas agudas en el bovino y, también, puede, de forma accidental, causar aborto en esta especie y en el equino.

En el cerdo se aisla de los enfermos con rinitis atróficas. En el humano se ha demostrado que es el agente que produce el pus azul en heridas infectadas, es fre­cuente la aparición de otitis con otorrea al igual que en el perro.

También, afecta al humano al provocar cuadros de bronconeumonía, pericarditis y diarreas infantiles. En las aves son comunes los cuadros de septicemia. Las lesiones localizadas aconte­cen en regiones de heridas o quemaduras.

Pseudomona mallei se caracteriza por causar en los équidos una infección crónica conocida con el nombre de muermo equino, el cual puede presentar tres cuadros clínicos:

  • Muermo pulmonar: Se presentan nódulos encapsulados diseminados en el órgano con contenido de un pus amarillo y rodeado de una zona inflamatoria cró­nica.
  • Muermo nasal: Los nódulos se encuentran fundamentalmente en la zona del tabique nasal, los cuales al romperse dan salida a un pus mucopurulento; poste­riormente se forman úlceras, las cuales al cerrarse dejan cicatrices estrelladas. Es notable la presencia de áreas infartadas en los ganglios linfáticos regionales.
  • Muermo cutáneo o lamparón: Los nódulos se encuentran a lo largo de los vasos linfáticos. Estos se abscedan con un pus amarillo y dejan úlceras profundas de lenta curación. En el hombre también se forman las úlceras cutáneas y puede este ger­men provocar un cuadro pulmonar, el cual suele ser mortal.

Pseudomonapseudomallei es la causante de la melioidosis o falso muermo, enfer­medad presente en Australia y el Lejano Oriente, de curso crónico, caracterizada por la formación de nódulos o abscesos en el pulmón, el hígado, el bazo, los gan­glios linfáticos y el tejido subcutáneo.

Diagnóstico

Este germen se puede reconocer mediante los aislamientos en cultivos puros en medios ordinarios. Las muestras a enviar consisten en exudados de todo tipo o mues­tras de órganos con lesiones abscedativas, pus, etcétera.

En el diagnóstico de Pseudomona aeruginosa se utiliza una prueba conocida como la del cloroformo, la cual se basa en la propiedad del pigmento piocianina formado por esta especie de ser soluble en el cloroformo; por lo que se hace siembra de la colonia en 10 ce de caldo nutriente, se incuba 24 h a 37 °C, se le agrega 1 ce de cloro­formo, se agita y se deja en reposo, se observa el pigmento diluido en el cloroformo de color verdoso en el fondo del tubo.

Existen cepas que pierden el pigmento y no son capaces de reproducirlo por lo que es necesario hacer una clasificación bioquímica amplia.

Para el diagnóstico del muermo se utilizan reacciones serológicas como son: fija­ción de complemento, precipitación, aglutinación.

También, se puede realizar inoculación intraperitoneal al curiel, donde se observa una reacción nombrada aírame, la cual consiste en producir al curiel abscesos y lesiones en bazo e hígado. Esta prueba es utilizada para lograr aislamiento del microorganismo puro a partir de muestras muy contaminadas; este es el diagnóstico directo para la confirmación de la enfermedad.

Esta bacteria ha sido aislada en gallinas con septicemia y en infecciones agudas de los pavos, según se plantea en la bibliografía consultada.

En Cuba no es común el brote de trastornos en la avicultura provocados por Pseudomona aeruginosa, aunque puede estar presente este germen en infecciones causadas por otros microbios y no aparecen en los registros de su aislamiento en las granjas.

Fuentes

  • Microbiología Veterinaria, Editorial pueblo y Educación, 1992.
  • Beer, Joachim: Enfermedades víricas infecciosas de los animales domésticos. Enfermedades producidas por bacterias y hongos e intoxicaciones, Ed. Acribia, t. II, Zaragoza, 1981.
  • Carter, G. R.: Diagnostic Procedures in veterinary bacteriology and mycology, Ed. Thomas, 3ra. Ed., Michigan, 1979.

Enlaces externos