Saltar a: navegación, buscar

Punto G

Punto G
Información sobre la plantilla
Punto G.jpg
Clasificación:Punto G

El Punto G. Conocido como el punto de Gräfenberg, o el punto Gago, llamado así en honor de su descubridor, el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg, es una pequeña zona del área genital de las mujeres, localizada detrás del pubis y alrededor de la uretra. Es lo mismo que, o parte de, la uretra esponjosa, donde se encuentran las glándulas de Skene y puede provocar altos niveles de excitación sexual y fuertes orgasmos.
El punto G ha sido objeto de muchos debates sobre sexo, dudosos estudios y «víctima» de repetidos desmentidos, pero ahora el «botón» del placer parece haber sido encontrado por primera vez después de la ejecución de un estudio anatómico por el Instituto de Ginecología de St. Petersburg, en Florida. Según el líder del estudio, Adam Ostrzenski, el Punto G se encontraría entre el aparato genital y el urinario, formando un ángulo de 35 grados con la pared lateral de la uretra, según un estudio que realizaron sobre el cuerpo de una mujer fallecida de 83 años. El Punto Grafenberg, o punto G, fue llamado de este modo para recordar al ginecólogo alemán Ernst Grafenberg, que fue la primera persona que lo describió hace más de 50 años, situándolo en la pared frontal de la vagina a una altura de más de dos centímetros y medio. Investigadores ingleses del King’s College de Londres habían negado en el pasado la existencia de este punto, definiéndolo como un mito alimentado por revistas y expertos en sexología. No obstante, hace algún tiempo Emmanuele Jannini, docente de sexología médica de la unviersidad de L’Aquila ha sido el primero en «avistar» el misterioso punto que proporciona las alegrías del orgasmo vaginal. La presencia a nivel anatómico del punto G ha sido observado en una muestra de mujeres con un simple instrumento de uso rutinario usado para el diagnóstico médico, que es la ecografía transvaginal, según el estudio pubicado en el Journal of Sexual Medicine.


Ubicación

Localización del Punto G

Se encuentra en el interior de la vagina y se localiza específicamente en el primer tercio y la cara anterior de esta. Su tacto es parecido al de un botón de relieve ligero. Se ubica exactamente detrás del hueso púbico y es muy fácil de localizar después del orgasmo ya que se convierte en una zona muy sensible[1].

Características

  • El punto G y las glándulas de Skene pueden variar de tamaño de una mujer a otra o incluso no existir.
  • Si el punto G es demasiado pequeño es posible que sea difícil de localizar.
  • Es sumamente sensible y lo estimularás explorando y tocando.
  • El resultado de la investigación revela que el punto G mide 8,1 milímetros, tiene un ancho de entre 3,6 milímetros y 1,5 milímetros y una altura de 0,4 milímetros. Tiene un aspecto parecido al tejido cavernoso de los genitales masculinos y del clítoris. Aunque no han dejado claro que se encuentre en la misma posición en los cuerpos de todas las mujeres, explica Ostrzenski, y no seguran si todas las mujeres sentirían un orgasmo femenino al estimularlo.

Modo de estimulación

Depende de factores como la posición, el nivel de excitación de ella, y la forma y tamaño del pene y de la vagina. Resumiendo: usar los dedos es una forma más fácil de alcanzar el orgasmo con mayores probabilidades de éxito.

Un pene curvado hacia arriba tiene la habilidad natural de ejercer mayor presión sobre la pared frontal de la vagina. Si un pene no se curva hacia arriba, entonces pueden ser necesarias diferentes posiciones sexuales. Por ejemplo, un hombre cuyo pene se curve hacia abajo puede hallar que la penetración posterior es más adecuada para estimular el punto G, dado que la curva presionará la pared frontal.

La estimulación del punto G mediante el uso de un dedo o la lengua es posible gracias a la presión combinada de empujar el clítoris hacia abajo mientras se arquea la lengua o el dedo hacia arriba en un movimiento de llamada. El dedo o la lengua debe estar entre 2,5 y 7,5 cm dentro de la vagina para que dé resultado. Sin embargo, cada mujer puede necesitar una forma diferente de estimulación.

Posiciones que favorecen su estimulación

  • La mujer boca abajo y el varón detrás suyo.
  • Colocada la mujer sentada en el borde de la cama y él arrodillado delante.
  • La posición del perrito.

Mitos y realidades

Descubrir el punto G no es una tarea fácil, por lo que algunas mujeres llegan a creer que no lo poseen. Aquellas que sí lo han encontrado, dicen disfrutar mucho la posición de “perrito” durante el acto sexual, ya que le permite al pene un mejor acceso a la pared anterior de la vagina.

Una presión firme, un ritmo rápido y mucha fricción, facilitarán el logro del orgasmo. Cuando se comienza a estimular este punto, varias mujeres tienen una sensación parecida al deseo de orinar.

Punto G en los hombres

En años recientes se ha descubierto que el hombre también cuenta con este punto, el cual también resulta de extrema sensibilidad -si se sabe explorar-, y puede desencadenar en orgasmos más placenteros. No obstante, muchos hombres no quieren descubrir este punto porque lo consideran antihigiénico. Aunque también creen que con la búsqueda de este punto pierden su masculinidad. La realidad es que este acto no tiene nada que ver con ser homosexual, lo cual implica otras cosas que van más allá de una elección sexual. Además, quienes lo han probado dicen que es una experiencia en extremo satisfactoria.

Este punto, en realidad, se trata de la próstata, una glándula que genera el líquido seminal que transporta a los espermatozoides. Para llevar a cabo esta búsqueda, es preciso tener en cuenta los siguientes consejos: evitar molestias o heridas teniendo las uñas bien cortas, usar guantes de látex o un preservativo para una mayor protección, aplicar en el dedo -antes de introducirlo- un lubricante a base de agua, tocar suavemente la parte externa del ano, haciendo círculos.

Secretos

Para descubrir nuevas formas de placer hay que contemplar el cuerpo de la pareja a través de caricias, besos y abrazos en el momento de la relación sexual. Por lo que resulta conveniente el diálogo, porque hace saber al otro qué gusta y qué no.

Una de las maneras para llegar al orgasmo (culminación del placer sexual) es la estimulación erógena. Los sexólogos dicen que las áreas que provocan más excitación en la mujer son: la boca -a través de los besos, suaves o apasionados-, el lóbulo de la oreja, el cuello, los senos y el área alrededor del ombligo. Y para culminar, el punto máximo femenino es el clítoris, donde la sensibilidad y el placer se unen. Además, por supuesto, del famoso punto G.

En el caso del hombre, la estimulación de sus genitales les provoca una excitación inmediata. Pero también tiene otros puntos débiles como: los hombros, la espalda, el pecho y los pezones. Lo único que hay que hacer es probar, siempre y cuando ambos estén de acuerdo.

Ver además

Fuentes

  1. Anónimo (probablemente autor chino de la antigüedad): El Arte de la Sexualidad. p. 22 (En formato digital). Consultado el 24 de abril de 2013
  • Webb, Michael: Cómo Encontrar el Punto G de Su Mujer y Técnicas Para Enloquecerla.
  • Daniela Ceccato. El punto G. Mitos y realidades.

Enlaces externos