Saltar a: navegación, buscar

Radio comunitaria

Radio comunitaria
Información sobre la plantilla
Radioc.jpg
Concepto:Una radio comunitaria es una estación de transmisión de radio creada con intenciones de favorecer a una comunidad o núcleo poblacional, cuyos intereses son el desarrollo de su comunidad.

Una radio comunitaria tiene la misión de satisfacer las necesidades informativas, de orientación, educativas, culturales, divulgativas y de recreación de la comunidad. Debe tener una amplia y variada programación, a la vez que se hace portadora de los valores políticos, ideológicos, sociales, éticos y estéticos de la sociedad.

Dichas estaciones no tienen ánimo de lucro (lo que las diferencia de las radios piratas), aunque algunas se valen de patrocinios de pequeños comercios para su mantenimiento.

Varias estaciones de radio comunitarias, además de hacer transmisión radial vía antena, también lo hacen vía Internet. Junto al resto de medios comunitarios, forman parte del llamado Tercer Sector de la Comunicación siendo el Primer Sector los medios públicos, y el Segundo de los medios privados comerciales a nivel mundial.

Antecedentes

Las radios comunitarias, como tales, tienen un antecedente importante a nivel internacional en la creación de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) en 1983. También hay otras organizaciones a nivel estatal, como la Red de Medios Comunitarios (España); o regional, como la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid.

Características

La radio comunitaria defiende la democracia y respeta la pluralidad de opiniones. A la vez que trabaja para solucionar los problemas sociales de las comunidades y desarrollar la educación, la ciencia, la cultura y el deporte. Además se ocupa de promover tanto los conocimientos como las actividades del colectivo.

La radio en Cuba

La radio en Cuba es una radio comunitaria, con una distinción, que los profesionales reciben una preparación superior, es una preocupación permanente que la información sobre el medio llegue al colectivo creativo y propicia en mayor o menor grado el intercambio de experiencia sin que ello constituya el robo de conocimientos.

La radio comunitaria es un factor de acercamiento, un puente, un paso hacia el otro, no para que el otro se convierta en lo que nosotros somos, sino para que él pueda ser lo que es. No se trata de tener más, sino de ser, ésa es la verdadera misión de las radios comunitarias.

La radio comunitaria en Cuba usa el lenguaje de sus pobladores, la palabra va moldeando la mente del escucha usando sus propias frases, estas van y vienen, el comunicador que también vive en el corazón de la familia del barrio se alimenta de los sucesos cotidianos y luego los traslada al escenario radial en forma de crónica, de noticia, de reportaje y de otros géneros.

En estas emisoras municipales existen espacios de debate, de tipo mesa redonda y comparecencias donde habla lo mismo un delegado del gobierno de base, que un presidente de la Asamblea Municipal o cuanto funcionario implicado con el tema se discuta.

El Ministerio de Salud Publica utiliza mucho estas Radio-emisoras al igual, que el Ministerio de Educación y otros. Son habituales las charlas médicas o programas sobre la higiene, espacios educativos y de orientación. Las emisoras municipales siempre están cargadas de visitantes y colaboradores de distintos sectores.

Queda muy claro y se demuestra que una emisora de la comunidad no es solo una señal en el aire. Su labor social es incuestionable. El producto de la Radio es inmediato, raudo, anticipa provoca. Las trasmisiones de una emisora ilustran el modo de vida de una comunidad, la estimula oportunamente o la cuestiona, todos los que laboramos en el medio sabemos que la radio es también imagen e imaginación.

La visión social de la Radio es establecer puntos de contacto entre sus oyentes a través de un dialogo veraz diáfano que permite establecer un código mediador entre los segmentos de la población.

La Radio es capaz de interactuar en la sociedad y convertirse en un elemento que combine ejemplarmente la misión de informar con la de transformar. La radio comunitaria en Cuba es la que más facilita la vida de la gente por su cercanía, sirve para enviar mensajes a los pescadores en alta mar, estimula la producción conversando cada día con los protagonistas de la sociedad, ayuda en las permutas, informa de las pérdidas de algún objeto o ventas. A través de la emisora se dice quien murió y quien nació. En las Radios de los municipios se crean verdaderos líderes de opinión que influyen en el actuar consecuente de una comunidad, de ahí el reto que asumen.

Las Emisoras Nacionales, Provinciales y Municipales en Cuba las une una misma comunidad de intereses. Tanto es así que diariamente a la una de la tarde, la mayoría de las radios existentes hoy en el país, se abrazan en una sola cadena para trasmitir el Noticiero Nacional de Radio dirigido a todas las comunidades de la República. Y en condiciones adversas ciclones, tormentas u otros desastres naturales la radio se une, se aprieta con fuerza entre todas, para cobijar con su señal orientadora a toda la comunidad. La radio cubana en su totalidad es comunitaria, no importa el tamaño de sus instalaciones, el concepto radica en el valor social que cumple, informa y orienta, educa y entretiene.

Otros ejemplos

Dadas sus características las radios comunitarias algunas veces carecen de apoyo gubernamental y en algunos países la legislación no está bien definida respecto a ellas.

Australia

El broadcasting comunitario es el tercer sector de la comunicación de Australia. En junio de 2005, había 442 emisoras de radio comunitarias con licencia (incluyendo los servicios indígenas a distancia). El sector de las radios comunitarias cumple un papel amplio aunque enormemente desconocido en el paisaje mediático australiano, sobre todo como fuente de contenido local. La radiodifusión comunitaria se sustancia por los principios de acceso y participación, voluntarismo, diversidad, independencia y localismo.

Argentina

En la República Argentina surgen a mediados de la década del ochenta una cantidad importante de radios libres de FM en baja potencia (10 vatios hasta 500 vatios en su mayoría) sin licencias habilitantes pues la Ley de Radiodifusión 22285 promulgada durante la dictadura militar (1976-1983) no contempla su existencia. Actuando en consecuencia la AFSCA, el 29 de diciembre de 2009, a través de la resoluciones nros.: 1/2009, 2/2009 y 3/2009 implementó un relevamiento obligatorio de todos los servicios en funcionamiento radiales, cualquiera sea su condición legal, con el objeto de contar con un censo de los mismos con miras a su plena regularización, que a abril de 2014 no se ha hecho.

México

En México la legislación no está muy definida. En 2005 y tras una ardua lucha coordinada por la Asociación Mundial de Radios Comunitarias en México, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes otorgó los primeros permisos de transmisión a 11 radios comunitarias del país (Radio Bemba, La Voladora Radio) Actualmente existen radios comunitarias en la Ciudad de México como La Ke-huelga Radio 102.9 FM y Regeneración Radio 105.3 FM ambas ubicadas en planteles de la UNAM, cabe aclarar que estas dos radios no tienen permiso alguno de la SCT ya que en sus principios no está incluido el buscar un permiso a diferencia de otras radios Mexicanas.

Uruguay

En Uruguay el movimiento de radios comunitarias logró llegar al marco regulatorio con la aprobación de la Ley 18.232 de Radiodifusión Comunitaria; en virtud de ésta, la URSEC (Unidad Reguladora de los Servicios en Comunicaciones), organismo que tiene como misión la regulación y el control de las actividades referidas a las telecomunicaciones, implementó un censo de radioemisoras comunitarias con el apoyo del Consejo Honorario Asesor de Radiodifusión Comunitaria (CHARC) creado por la propia ley, luego de lo cual se llegó a la regularización de 38 radios de las 412 que se presentaron.

Chile

En Chile, la situación de las radios comunitarias es precaria y vulnerable, ya que este país carece de ley de radios comunitarias, existiendo solo la categoría de radio de mínima cobertura creada en 1994, que entrega condiciones mínimas para el desarrollo de la comunicación radial local: 1 vatio de potencia como máximo, 6 metros de altura de antena, no pueden emitir publicidad y la concesión solo dura 3 años. Este contexto ha permitido la mercantilización del segmento radial de mínima cobertura y la entrada de diversos actores evangélicos que han copado las frecuencias con el evangelio. El error de la organización chilena que negoció la Ley con el Gobierno, ANARCICH fue haberse aliado con ARCHI, el gremio comercial de la radiofonía para obtener un proyecto de ley que limita aún más el accionar de las emisoras comunitarias. Esta asociación es la que negoció con las empresas una ley que a juicio de muchos destruye la radiofonía comunitaria en Chile.

España

En España, las radios libres y comunitarias surgieron entre finales de los 70 y principios de los 80 aprovechando un vacío legal y, salvo excepciones como Radio Klara (Valencia), ninguna tiene licencia de emisión. El dial es finito, y si una radio emite en una frecuencia, provoca interferencias con las adyacentes, por lo que conocidos periodistas como Javier González Ferrari o Luis del Olmo han pedido el cierre de todas las radios sin licencia (si bien es cierto es que cadenas comerciales como Onda Cero, Punto Radio, es Radio, la SER o la COPE también tienen emisoras en situación irregular). Además, diversos medios comunitarios ya se han presentado a concursos de licencias en numerosas ocasiones sin éxito. En 2009, la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid ganó un recurso en el Tribunal Supremo contra la adjudicación de licencias de radio por la Comunidad de Madrid en 2003.

Colombia

La radio comunitaria en Colombia recibe ayuda del Estado en cuanto a tramitación y establecimiento de impuestos. En la parte económica de las ayudas estatales, el monto de dicha ayuda no es realmente significativo, ello a pesar de que sus fines pedagógicos, culturales, ambientales y sociales son muchos. Actualmente, en diferentes regiones rurales del país, hay emisoras locales comunitarias donde los habitantes de la zona expresan sus inquietudes y la necesidad de una mejor y mayor organización, convirtiéndose dichas emisoras en su forma interna y más propia de comunicarse, de entender qué sucede, de conocer su zona y, por encima de todo, de convertirse en protagonistas de sus propias historias, historias que son ejemplo de trabajo y lucha para todo el mundo.

Costa Rica

En Costa Rica es utilizada la frecuencia modulada (FM) 88.3 para este fin. En muchos casos radio emisoras pequeñas en diferentes sectores del país.

Venezuela

En Venezuela la radio comunitaria las administran los consejos comunales hay más de 224 emisoras comunitarias habilitadas en Venezuela

Fuente

  • I Jornadas de Radio: Radios libres: una alternativa ciudadana. Grado de Periodismo Dpto. de Lingüística General e Hispánica. Universidad de Zaragoza.
  • Reynaldo Pareja: “Historia de la radio en Colombia: l929-l980, Servicio colombiano de comunicación social, Bogotá, 1984.”. Biblioteca Luis Angel Arango
  • Web Radio Minas