Saltar a: navegación, buscar

Reserva Natural de la biofera Dehesas de Sierra Morena

Reserva Natural de la biofera Dehesas de Sierra Morena
Información sobre la plantilla
Sierra aracena picos aroche.jpg
Ubicación Geográfica:sector occidental de la provincia de Córdoba, dentro del macizo de Sierra Morena.

Parque Natural de Hornachuelos está situado en el sector occidental de la provincia de Córdoba, dentro del macizo de Sierra Morena. Con un área total de 424.000 hectáreas, las Dehesas de Sierra Morena constituyen el mayor de los espacios que integran la red española de reservas de la biosfera. Su territorio, además de incluir otras 8.000 hectáreas de zonas no protegidas, comprende tres parques naturales del norte de Andalucía: Sierra de Hornachuelos, en Córdoba; Sierra Norte, en Sevilla; y Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en Huelva. La Sierra de Hornachuelos aporta a la reserva un ecosistema mediterráneo de media montaña con variada flora y fauna, aunque ambas se hacen más ricas en la Vega del Guadalquivir.

Los bosques de castaños inundan el paisaje de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, al norte de la provincia de Huelva; y en el sector sevillano, en plena Sierra Norte, dominan los bosques de encinas y, en las zonas más húmedas, brotan los quejigos.

Pero, sin duda, la figura más representativa y común de la reserva es la dehesa. Este escenario natural mediterráneo, compuesto por extensos pastizales poblados de encinas y alcornoques, ha constituido durante siglos la base de la economía de la zona, debido al aprovechamiento agropecuario de este espacio. Precisamente, la singularidad de la dehesa dentro del contexto agrario mundial ha sido uno de los factores que ha inducido a la UNESCO a la declaración de este espacio como reserva de la biosfera, ya que encarna un modelo de desarrollo sostenible, al permitir el desarrollo humano sin perjuicio alguno en la conservación de su gran biodiversidad.

Vegetación

El elemento vegetal más abundante es la encina, que puede estar acompañada de alcornoques y quejigos en los sectores más húmedos, o bien por el acebuche cerca de la Vega del Guadalquivir. También se observan zonas adehesadas con pastizales bajo las encinas y alcornoques. Las zonas de monte bajo son asimismo muy frecuentes, desarrollándose en algunos casos sobre áreas que han resultado alteradas por el hombre y donde se encuentra preferentemente jaras.

Otras superficies han sido colonizadas por especies nobles de matorral como el lentisco, arrayán, coscoja y madroño. En la mitad sur se localiza un enclave calizo donde se desarrollan el algarrobo, el palmito y el acebuche.

En los bordes de los ríos encontramos álamos, alisos y fresnos, así como hiedra y majuelo, especies propias de hábitats con altos niveles de humedad. Las aguas de estos cursos están colonizadas por elementos flotantes muy interesantes desde el punto de v