Rigoberta Menchú

Rigoberta Menchú
Información sobre la plantilla
Rigomen1.jpg
Líder indígena guatemalteca defensora de los derechos humanos.
NombreMenchú Tum, Rigoberta
Nacimiento9 de enero de 1959
aldea de Laj Chimel,
municipio de Uspantán,
departamento de Quiché,
República de Guatemala Bandera de Guatemala
Nacionalidadguatemalteca
Ciudadaníaguatemalteca
PremiosPremio NobelNobel de la Paz 1992
Premio Príncipe de Asturias

Rigoberta Menchú Tum (Uspantán, 9 de enero de 1959). Líder indígena guatemalteca defensora de los derechos humanos. Es embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO y ganadora del Premio Nobel de la Paz y el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Se ha destacado por su liderazgo al frente de las luchas sociales en el ámbito nacional e internacional.

Biografía

Nació en Uspantán, una pequeña aldea de las montañas del Quiché guatemalteco. Hija de Vicente Menchú Pérez y Juana Tum Kótoja. Su padre fue un activista en la defensa de las tierras y los derechos indígenas y su madre indígena experta en los saberes de los partos, tradición trasmitida de generación en generación.

Desde muy pequeña conoció las injusticias, la discriminación, el racismo y la explotación a la que son sometidos cientos de miles o incluso millones de indígenas que viven en la pobreza extrema en Guatemala.

Varios miembros de su familia, incluida su madre, fueron torturados y asesinados por los militares o por la policía paralela de los Escuadrones de la muerte; su padre murió con un grupo de campesinos que se encerraron en la embajada de España en un acto de protesta, cuando la policía incendió el local quemando vivos a los que estaban dentro en 1980.

Rigoberta Menchú inició una campaña pacífica de denuncia del régimen guatemalteco y de la sistemática violación de los derechos humanos de que eran objeto los campesinos indígenas, sin otra ideología que el cristianismo revolucionario de la «teología de la liberación»; ella misma personificaba el sufrimiento de su pueblo con notable dignidad e inteligencia, añadiéndole la dimensión de denunciar la situación de la mujer indígena en Hispanoamérica.

En 1979, fue miembro fundadora del Comité de Unidad Campesina (CUC) y de la Representación Unitaria de la Oposición Guatemalteca (RUOG0, de la que formó parte de su dirección hasta 1992.

Para escapar de la represión se exilió en Chiapas (México). Desde allí inició una serie de viajes cuyo epicentro fue Ginebra (Suiza), donde participaba en el grupo de trabajo de la ONU sobre poblaciones indígenas.

En 1982 se convirtió en la primera indígena en participar en la formación del Grupo de Trabajo sobre poblaciones Indígenas en la ONU. En 1983, la antropóloga e historiadora venezolana, Elizabeth Burgos (n. 1941, ganadora del Premio Casa de las Américas en 1983), publicó su libro autobiográfico: Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia.

En 1988 regresó vez a su país; fue encarcelada inmediatamente, y, se vio obligada a partir, nuevamente, al exilio.

El Premio Nobel

En 1992 la labor de Rigoberta Menchú fue reconocida con el Premio Nobel de la Paz, coincidiendo con la celebración oficial del quinto centenario del mal llamado «descubrimiento» de América.

Premio Nobel otorgado a Rigoberta Menchú

Este Premio le fue otorgado en reconocimiento a su trabajo por la justicia social y reconciliación etno-cultural basado en el respeto a los derechos de los indígenas, coincidiendo con el quinto centenario de la llegada de Cristóbal Colón a América, y con la declaración de 1993 como Año Internacional de los Pueblos Indios.

En la lectura del premio, reivindicó los derechos históricos negados a los pueblos indígenas y denunció la persecución sufrida desde la llegada de los europeos al continente americano, momento en que concluyó una civilización desarrollada en todos los ámbitos del conocimiento; también reflejó la necesidad de paz, desmilitarización y la justicia social en su país, así como el respeto por la naturaleza y la igualdad para las mujeres.

Con el dinero del premio creó una fundación, establecida en México, para apoyar a los pueblos indígenas del continente. En 1993 retornó a su país y un año más tarde, se firmó la paz entre el Gobierno y los rebeldes, una paz que todavía acarrea interrogantes.

Otras distinciones

  • En 1998, fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.
  • En 2006, fue declarada embajadora de "Buena Voluntad" de la UNESCO
  • Recibió El Guiness World Record de La Ganadora más Joven del Nobel y El Primer Nativo Indigena en ganarlo.

Relación con Cuba

Rigoberta ha mantenido una actitud de solidaridad con Cuba y en varias ocasiones ha alzado su voz a favor del levantamiento del bloqueo de Estados Unidos contra la Isla y en pro de la autodeterminación de la patria de Martí.

Ha expresado su gratitud por la extraordinaria ayuda ofrecida por Cuba a su país, tanto en la formación de médicos en Cuba, como por la presencia y acción de los galenos cubanos en su patria guatemalteca.

Participaciones

En 2007 se postuló en las elecciones presidenciales de Guatemala, pero no tuvo éxito.

Desde mayo de 2004 apoya la labor y el compromiso de la Fundación Comparte. Apoya su trabajo en América Latina, con el fin de educar en la Cultura de Paz y colaborar en la defensa de los derechos de miles de niños.

Actualmente, se mantiene en su inmarcesible lucha a favor de la vigencia de los derechos humanos por doquier.

Fuentes