Saltar a: navegación, buscar

Rigoberto Rosique

Rigoberto Rosique
Información sobre la plantilla
Imagen 0022.jpg
Pelotero matancero
Nacimiento10 de marzo de 1944
Matanzas, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
Otros nombresMosquetero matancero
CiudadaníaCubana

Rigoberto Rosique. Es considerado como uno de los grandes jardineros centrales que han transitado por el béisbol revolucionario. Junto a Wilfredo Sánchez y Félix Isasi, hizo historia en aquel trío conocido en el béisbol cubano como Los Tres Mosqueteros nombre con el que lo bautizó el desaparecido narrador Bobby Salamanca. Destacó entre los grandes bateadores que hicieron época durante los años sesenta y el primer lustro de los setenta en las Series Nacionales. Fue un pelotero integral, a su formidable sistema de bateo, su velocidad en el recorrido de las bases y su envidiable tacto se unían la seguridad de su guante en la pradera central y su gran desplazamiento. Muchos aficionados que lo vieron jugar consideran que fildeando hacia atrás, Rosique aún no ha sido superado. Jugaba muy corto y era muy raro que lo sobrevolaran.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Nació el 10 de marzo de 1944, en la populosa barriada de Pueblo Nuevo, en la ciudad de Matanzas. Aunque no tuvo una influencia beisbolera directa en su familia, desde bien temprano mostró inclinación hacia el deporte de las bolas y strikes. Pronto empezó a destacarse en los pitenes de barrio, pero no es hasta mediado de los años cincuenta que comienza a jugar béisbol organizado.

Su padre, que había sido boxeador en sus años mozos, siempre lo aconsejó que jugara en equipos malos para que pudiera desarrollarse como pelotero. Cuenta que de niño salía temprano en la mañana a jugar pelota y muchas veces regresaba a casa cuando estaba oscureciendo. El béisbol era su pasión, si juego preferido, no podía vivir sin él. Todavía hoy quedan testigos de los espectaculares fildeos que hacía el chiquillo en los terrenos del Gallito, Matasiete y el Palmar de Junco. Soñaba con ser un jugador de béisbol profesional, para ganar fama, dinero, y así poder ayudar a su familia.

El primero de los equipos donde militó Rosique fue el Café Oquendo, de ahí pasaría a jugar con el Garaje Libertad, y siendo juvenil visitó las franelas del Pueblo Nuevo ,plantel que gozaba de gran fama en la ciudad de Matanzas por la calidad de su béisbol y el gran número de buenos jugadores que lo integraban. En muchos de estos conjuntos resultó campeón de bateo y mostró sus dotes de gran fildeador.

Trayectoria deportiva

Series Nacionales de Béisbol

En su primera aparición, con apenas 17 años, en la primera Serie Nacional, después de jugar la segunda categoría y haber sido líder de los bateadores en el torneo de clasificación. Con posterioridad jugó con los Textileros y luego con el equipo de Matanzas.

Debutó en la III Serie Nacional en 1963-1964, con el equipo Occidentales, en el primer juego de la serie, cuya inauguración se realizó en el Estadio Latinoamericano con una concurrencia de más de 30 mil aficionados, bajo las riendas del experimentado mánager Gilberto Torres, alineó como center field y segundo bate del equipo y enfrentó al estelar lanzador de orientales, Manuel Alarcón. Esta serie se colocó entre los primeros bateadores del torneo.

En 1969, durante la VIII Serie Nacional, Rosique rindió una meritoria faena con el equipo Henequeneros, válida para ser incluido en la serie de estrellas que se jugó en los principales estadios del país. Allí una ves más el center field yumurino, demostró su tremenda clase como bateador, al disparar 14 jits en 36 comparecencias al plato, suficiente para quedar al frente de los bateadores con un respetable promedio de 389.

En 1970 participo en IX Serie Nacional de Béisbol, con el equipo Henequeneros , dirigido por Miguel Ángel Domínguez la cual se coronó campeón de la serie. En ese campeonato , a pesar de sufrir una lesión Rosique resultó una pieza clave en la conquista del triunfo. Rindió una extraordinaria labor en el jardín central , donde estuvo hermético en la defensa y con el madero produjo a su antojo al copilar para un astronómico 348 de average.

En la XIII Serie Nacional 1973-1974, conquistó su segundo título de bateo con average de 347 y redondeo una de sus mejores campañas ofensivas al conectar también 11 dobles, empujar 20 carreras y recibir 49 bases por bolas.

En su última serie, la XIV 1974-1975, apenas participó en 25 juegos con el equipo Henequeneros, donde conecto 18 jits en 92 turnos al bate, válidos para un anémico e inusual promedio de 196.

Ese mismo año, en la I Serie Selectiva, con la selección de Matanzas tuvo un mejor desempeño ofensivo, aunque tampoco llegó a compilar para la mítica cifra de 300, algo tan acostumbrado para un chocador de bolas como él . A la defensa tampoco resulto un coloso, al cometer 6 errores en 93 lances. Sus números a todas luces, anunciaban una evidente merma en su rendimiento. No obstante para los aficionados más optimistas había sido un mal año.

Eventos internacionales

En 1969, integra el equipo Cuba para participar en la Serie Mundial a celebrarse en República Dominicana. En el evento no abrió como regular y en el encuentro contra la selección mexicana, Servio Borges Suárez lo colocó como emergente por Agustín Marquetti, ante un lanzador zurdo y con el marcador adverso, el mosquetero respondió como los grandes conectando un gran batazo con los ángulos repletos,válido para ganar el desafío.

En el encuentro con Estados Unidos, en la discusión por la medalla de oro, Rosique sería uno de los grandes protagonistas de la velada. En el octavo episodio del memorable encuentro, tras embasarse el torpedero Tony González, el Curro Pérez lo imitó con sencillo, dejando la escena lista para que Rosequi conectara el jit de oro,el más grande, oportuno y recordado de su carrera que puso delante al equipo cubano.

En 1970, asistió al XVII Campeonato Mundial celebrado en Colombia. Allí también rindió una loable actuación con la selección nacional, destacándose conjuntamente con Isasi y Wilfredo por la velocidad en el corrido de las bases, al estafar 4 almohadillas, conectar 10 jits y anotar 8 carreras para la causa criolla.

En 1974 integró por última vez el equipo Cuba cuando asistió a los Juegos Centroamericanos de República Dominicana.

Despedida del deporte activo

En 1975, después de haber jugado 13 campañas nacionales, Rosique tomó la difícil decisión de retirarse del béisbol activo, que para muchos seguidores pareció apresurada y a otros tomó por sorpresa.

Muchas explicaciones salieron a recluir. No pocos pensaron que las habilidades del estelar bateador habían comenzado a menguar y por ello era el momento propicio para el adiós. Sin embargo la razón que lo llevó alejarse de los diamantes beisboleros poco tenia que ver con su rendimiento deportivo.

El legendario segundo bate había tomado la decisión de estudiar, de prepararse, ya que tenía un bajo nivel cultural y necesitaba superarse. Comenzó así uno de los capítulos más largos y sacrificados de su vida, que tuvo como colofón su graduación como Licenciado en Cultura Física.

En el momento del adiós, el formidable jardinero matancero exhibía una brillante hoja de servicio, al figurar entre los 10 primeros en series nacionales en los importantes departamentos ofensivos de carrera anotadas, promedio de bateo , bases por bolas, veces al bate, bases robadas, jit y triples.

En los últimos años ha trabajado como director de los equipos Las Tunas y Matanzas en Series Nacionales.

Fuente

  • Alfonso, Félix Julio (2008). Con las bases llenas,... Béisbol, historia y revolución. La Habana:Editorial Científico-Técnica
  • Granma