Saltar a: navegación, buscar

Roberto Guerra Valdés

Roberto Guerra Valdés
Información sobre la plantilla
Roberto Guerra Valdes.jpeg
destacado profesor y médico cubano
NombreRoberto Luis A. De La Luz Guerra Valdés
Nacimiento29 de mayo de 1914
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento22 de agosto de 1979
La Habana, Cuba

Roberto Guerra Valdés. Maestro de numerosas generaciones de médicos y cirujanos cubanos durante los años de las décadas del 1950, 1960 y 1970, desempeñó un papel determinante en la crisis universitaria desde sus inicios en enero de 1959 hasta su culminación al proclamarse la reforma de estudios 3 años después. Uno de los más eminentes forjadores de cirujanos cubanos en el período revolucionario socialista de nuestra historia.

Síntesis Biográfica

Miembro de una familia oriunda de San Juan y Martínez, provincia de Pinar del Río, nace en La Habana Roberto Luis Antonio de la Luz Guerra Valdés el 29 de mayo de 1914. Su padre el capitán del Ejército Libertador de Cuba Luis Guerra Pérez combatió junto al general de brigada Roberto Bermúdez López en la decisiva batalla de Las Taironas de la Campaña de Occidente, en la que fue proclamado dicho jefe mambí héroe indiscutido por el Lugarteniente General Antonio Maceo Grajales. El capitán Guerra Pérez, que había sido estudiante de medicina en Europa, ocupó poco después el cargo de ayudante del Titán de Bronce durante el resto de su estancia en la provincia más occidental de Cuba.

Infancia y Juventud

La holgada posición económica de la familia, en el período republicano burgués, le permitió al futuro cirujano cursar los estudios primarios en los afamados colegios religiosos privados de La Habana: de los Hermanos de La Salle, en el Vedado y Belén, de la Compañía de Jesús. Sus estudios de Bachillerato en Letras y Ciencias que llevó a cabo en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana se vieron interrumpidos por la lucha estudiantil contra la dictadura del general Gerardo Machado Morales, en la que tomó parte como miembro de la organización revolucionario Pro Ley y Justicia para graduarse a los 23 años de edad el 10 de noviembre de 1937.

Consolidando su carrera

Su paso por la facultad de medicina de la Universidad de La Habana será de una brillantez extraordinaria. El plan de estudios vigente acababa de ser puesto en vigor en el propio 1937 y constaban de 5 cursos académicos los que debido a la gran inestabilidad política del país, que se reflejaba en la universidad, se extendieron a 6 años de duración. En 32 asignaturas logró 31 sobresalientes, 1 aprovechado (en enfermedades de la piel y sífilis) y 14 premios ordinarios. Durante toda la carrera discutió el primer expediente, que al final perdió, con el también maestro de cirujanos cubanos, profesor Eugenio Torroella Martínez Fortún, que alcanzó 32 sobresalientes en igual número de asignaturas, con 18 premios ordinarios para ser proclamado alumno eminente con el premio Beca de Viaje.

El 3 de julio de 1943 realizó el doctor Guerra sus ejercicios de grado con nota de sobresaliente ante un tribunal integrado por 3 notables cirujanos del claustro de profesores de la facultad, como presidente el doctor Rafael García-Menocal del Cueto, vocal doctor Vicente Banet Pina y secretario doctor Roberto Varela-Zequeira Rodríguez. Cuatro días después se le expidió el título de Doctor en Medicina.

Etapas importantes de su vida

En los años finales de la década de 1930 y principios de la de 1940 se puso en vigor en la facultad de medicina y por lo tanto en sus hospitales universitarios (“Nuestra Señora de las Mercedes”, conocido como “Reina Mercedes” y “General Calixto García”) un plan de especialización, no reconocido de manera oficial, pero indiscutiblemente de gran calidad, que comprendía 2 años de alumno interno por expediente (los 2 últimos de la carrera), 2 de médico interno por expediente, 2 de médico residente por oposición y 2 de médico asociado por concurso.

Junto a este plan se estableció otro de formación profesoral que comprendía 2 años de adscripción a una cátedra, por concurso, que culminaba con la presentación y aprobación de una tesis y 2 años de instructor, también por concurso, lo que daba gran ventaja para después ingresar por ejercicios de concurso-oposición a las verdaderas plazas docentes de profesores agregado, auxiliar y titular.

El doctor Guerra Valdés es un verdadero producto científico y docente de estos planes. Al llegar al cuarto año de la carrera de medicina en el curso 1940-1941 ya tiene acumulados 15 sobresalientes en igual número de asignaturas con 8 premios ordinarios por lo que alcanza una de las plazas de alumno interno, que mantiene hasta su graduación. Esta etapa de internado la llevará a cabo en la sala “San Martín” del Hospital Universitario “General Calixto García”, sede de una de las 2 cátedras de Clínica Quirúrgica, la No. 9, de la que es jefe el profesor titular doctor Rafael García-Menocal del Cueto, pero su verdadero mentor lo será el profesor auxiliar doctor Vicente Banet Pina, de reconocido prestigio quirúrgico nacional e internacional.

Ya graduado adquiere por su expediente la plaza de médico interno del Hospital Universitario “General Calixto García”, que era para el que se requería más alta puntuación y continúa su labor en la propia sala “San Martín” de la cátedra de Clínica Quirúrgica No. 9. Terminado su internado obtiene por ejercicios de concurso-oposición en 1946 la plaza de médico residente del propio hospital y permanece en el mismo servicio. Esta brillante trayectoria dentro de la cátedra de Clínica Quirúrgica le facilita que ese año ingrese en el plan de formación profesoral como adscripto, por concurso, en dicha cátedra y 2 años después termine sus etapas de residencia y adscripción y logre, por concurso, en 1948 el segundo escalón en la formación profesoral que era el cargo de instructor, siempre en la cátedra de Clínica Quirúrgica, servicio del profesor Rafael García-Menocal.

Labor docente

En la segunda mitad del año 1950 en la cátedra de Patología Quirúrgica de la facultad de medicina se convierte la plaza de profesor auxiliar, vacante entonces, en 2 de agregado y se sacan estas a ejercicios de concurso-oposición. Concurren a ella 6 aspirantes de sólida formación quirúrgica, los doctores Enrique J. Hechavarría Vaillant, Roberto L. Guerra Valdés, José L. Navas Aguilera, Luis J. Valdés Larralde, Juan C. Bolívar Ferrer y [Antonio L. Carbonell Salazar]]. El tribunal lo integraban los profesores, doctores Ernesto R. Aragón del Pozo, presidente; vocales Vicente Banet Pria, Eugenio Torroella Mata y Luis F. Ajamil Valverde y secretario Armando Fernández Fernández.

Los ejercicios de concurso-oposición fueron de los más reñidos que se registraron en la época. Por Resolución Rectoral de 9 de enero de 1951 fueron nombrados profesores agregados de Patología Quirúrgica los doctores Hechavarría Vaillant y Guerra Valdés, 2 de los más eminentes forjadores de cirujanos cubanos en el período revolucionario socialista de nuestra historia. Pasa entonces el doctor Guerra a prestar sus servicios docentes y asistenciales en la sala “Fortún” del propio Hospital Universitario “General Calixto García”, sede de la cátedra de Patología Quirúrgica, a la que también estaban adscriptos, los servicios de Enfermedades Vasculares Periféricas, de Proctología y de Quemados. El 3 de enero de 1954 fallece en La Habana el profesor titular de dicha cátedra doctor Ernesto R. Aragón del Pozo. La plaza debía sacarse a ejercicios de concurso-oposición entre los 2 profesores agregados, pero al renunciar el doctor Hechavarría, por esa vez, a su derecho a concurrir a tales ejercicios, el doctor Guerra por ascenso ocupó el cargo mediante Resolución Rectoral de 6 de febrero de 1954. Quedaba convertido de ese modo, a los 39 años de edad, en el profesor titular más joven de la facultad de medicina, precisamente él que había comenzado tardíamente, a los 23 años, los estudios médicos.

Una de las plazas de profesores agregados fue convertida, un año después, en de auxiliar y por Resolución Rectoral de 7 de julio de 1955 fue nombrado en ella, por derecho de ascenso, el doctor Hechavarría Vaillant. La otra plaza de agregado sacada a concurso-oposición la obtuvo, también en reñidos ejercicios, el doctor Eugenio Torroella Martínez Fortún, compañero de curso del doctor Guerra y alumno eminente de su promoción. Estos 3 profesores de la cátedra de Patología Quirúrgica mantendrían una intachable conducta patriótica y revolucionaria durante la crisis universitaria de 1959 a 1962, para ser ellos del reducido grupo de los viejos maestros de la facultad de medicina que permanecieron fieles a su pueblo y la antigua cátedra de Patología Quirúrgica, incorporada al nuevo departamento de Cirugía, como la única que no presentó bajas en su personal docente.

Etapa revolucionaria

Con casi 6 años como profesor de la facultad de medicina y sin completar los 3 como jefe de la cátedra de Patología Quirúrgica, el doctor Guerra se enfrenta a la suspensión de actividades docentes en la Universidad de La Habana, por la falta de garantías para la vida de estudiantes, profesores y demás trabajadores, a partir del 28 de noviembre de 1956.

Un día antes, manifestaciones estudiantiles en todo el país, en conmemoración de la efemérides del fusilamiento de los estudiantes de medicina en 1871, fueron atacadas por la policía y en la capital de la república se produjeron 29 heridos. El Consejo universitario acuerda entonces suspender las clases hasta el próximo 2 de diciembre, pero los acontecimientos se precipitan y las actividades quedan en receso por tiempo indefinido.

El 30 de noviembre se lleva a cabo el levantamiento revolucionario de la ciudad de Santiago de Cuba, dirigido por Frank País García, en apoyo al desembarco de los expedicionarios del yate “Granma”, lo que va a ocurrir 2 días después para comenzar la insurrección armada revolucionaria que llevará a la derrota de la dictadura del general Fulgencio Batista Zaldívar el 1 de enero de 1959. Durante todo ese tiempo el doctor Guerra Valdés desarrolla una intensa labor quirúrgica que lo consolida como uno de los mejores cirujanos del país, sin dejar por ello de destacarse como tenaz opositor a la dictadura, ya como miembro del Secretariado del Colegio Médico Nacional, presidente de la Junta de Gobierno del Hospital Universitario “General Calixto García”, participante del Movimiento de Resistencia Cívica o con su invariable postura de apoyo al Consejo Universitario y a la inclaudicable lucha del estudiantado.

El doctor Roberto Guerra partidario de la más radical reforma de estudios apoya el movimiento revolucionario dentro de la universidad y fue el primer profesor de la facultad de medicina que presentó su informe quinquenal y se unió al grupo de profesores que forzaron de esta manera que se llevara a cabo una profunda depuración primero y después una reforma que adecuara la enseñanza universitaria a las necesidades de justicia social de nuestro pueblo en revolución.

La entrada de nuevos profesores revolucionarios a partir del 12 de septiembre de 1960 fortaleció el claustro de la facultad de medicina de manera tal que pudo llevarse a cabo una profunda reforma de estudios de verdadera proyección social como la que se venía prediciendo desde la Revolución Estudiantil Universitaria lidereada por Julio Antonio Mella (Nicanor Mac Partland) en 1923, inspirada en la gran reforma de estudios de la universidad argentina de Córdoba en 1918.

En toda esta convulsa etapa, en que se depura el profesorado y se forja la reforma de estudios, la actuación del doctor Roberto Guerra Valdés fue fundamental y decisiva desde su cargo de Decano de la nueva facultad de ciencias médicas y en esa posición estaba cuando se proclamó oficialmente la reforma en la histórica escalinata de la Universidad de La Habana el 10 de enero de 1962, aniversario 33 de la muerte de Julio Antonio Mella, su iniciador 39 años antes.

Cargos ocupados en este periodo

El profesor Guerra en sus 3 décadas y media de intensa vida profesional , no rehuyó responsabilidades como revolucionario cabal que fue siempre y así ocupó el 15 de febrero de 1960 la coordinación nacional del recién creado servicio médico social rural. En mayo de ese propio año integró la primera brigada médica internacionalista que prestó su ayuda en Chile al sufrir dicho hermano país intensos terremotos y maremotos en que perecieron miles de personas.

En abril de 1961, cuando ocurrió la invasión a Playa Girón, fue movilizado por los servicios médicos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias permaneciendo en el Hospital Universitario “General Calixto García” y en octubre de 1962, cuando la “crisis de los misiles”, puso a la humanidad al borde de una nueva conflagración mundial, fue movilizado en el Ejército de Oriente.

En enero de 1963 es de los primeros profesores de cirugía que se trasladan a la nueva facultad de medicina de la universidad de oriente para comenzar dicha enseñanza como parte del llamado “Plan Santiago” y desarrolla una brillante labor docente y asistencial.

Su alto espíritu internacionalista que lo llevó tempranamente a Chile lo hace ir a Viet Nam en diciembre de 1965 para denunciar ante el mundo, con otros médicos cubanos y extranjeros, los estragos que causaban en la población civil los criminales bombardeos norteamericanos y permanece de 1966 a 1967 como profesor de cirugía del Hospital Universitario de Orán, en la República Argelina Democrática y Popular.

Al dejar el decanato de la facultad de ciencias médicas en 1963 fue nombrado profesor jefe del Departamento de Cirugía de la propia facultad, cargo que desempeñó conjuntamente con el de jefe del Servicio de Cirugía del Hospital Universitario Comandante “Manuel Fajardo”, labor esta última que realizaba desde 1961 y que abandonó en 1972 para desempeñar la jefatura del Departamento de Cirugía Experimental y de Transplantes del Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón” del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.

Obras destacadas

Desde estos cargos va a trabajar arduamente junto a otros valiosos profesores de cirugía para dar a la imprenta en La Habana, los 3 tomos del libro de texto “Cirugía” (1967, 1973 y 1976), los 2 tomos de “Cirugía de Guerra” (1969) y el no menos importante de “Normas de Cirugía” (1969) y si a esto agregamos su imprescindible labor en la confección de los programas de las asignaturas Cirugía I y II cursos de los planes de estudios de 1962, 1963, 1966 y 1969, así como de los programas de los nuevos internado vertical y residencia de cirugía.

Muerte

No era difícil predecir, al fallecer en La Habana , el 22 de agosto de 1979, que su nombre figurará junto al de los grandes maestros de la cirugía cubana de todos los tiempos.

Fuentes

  • Dr. Gregorio Delgado García. Ministerio de Salud Pública. Historiador Médico del MINSAP. Profesor Jefe del Departamento de Historia de la Salud Pública de la Escuela Nacional de Salud Pública.
  • Certificado de nacimiento de Roberto Guerra Valdés. En: Universidad de La Habana, Archivo Histórico. Exped. Est. 30148.
  • Roloff Milofsky C. Índice alfabético y defunciones del Ejército Libertador de Cuba. La Habana: Imp. Rambla y Bouza,1901.
  • Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. 30148.
  • Universidad de La Habana. Catálogo general y memoria correspondiente al curso 1937-38. La Habana: Editorial Alfa, 1939.