Saltar a: navegación, buscar

Salud ambiental

(Redirigido desde «Salud Ambiental»)
Salud ambiental
Información sobre la plantilla
Salud ambiental1.jpg
Campo al que perteneceMedicina


Salud ambiental. Es emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 1993 y comprende aquellos aspectos de la salud humana, incluyendo la calidad de vida, que son determinados por factores físicos, químicos, biológicos, sociales y psicosociales del ambiente. La misma se refiere también a la teoría y práctica de evaluar, corregir, controlar y prevenir esos factores del ambiente que potencialmente pueden afectar de forma adversa la salud de las presentes y futuras generaciones.

Las condiciones de vida y de trabajo, la pobreza y la carencia de educación son los impedimentos más importantes para la salud. A través de los años se ha llegado a la conclusión que no se puede alcanzar logros en la salud si no se hacen cambios sustanciales en las condiciones económicas y sociales.

La salud es ahora claramente responsabilidad de proyectistas, arquitectos, profesores, gerentes industriales y de todas las personas que influyen sobre el ambiente físico y social. Por supuesto que los profesionales de la salud juegan un papel especial en la salud ambiental, pero ellos necesitan trabajar con todos los grupos en la sociedad para promocionar la salud en los diferentes medios ambientes.

Requisitos fundamentales

  • Tener el número de habitaciones, la superficie útil y la ubicación suficientes desde el punto de vista de la higiene y de las necesidades de una vida conforme a las normas culturales y sociales de cada región.
  • La superficie habitable estará distribuida de modo que no haya hacinamiento en los dormitorios ni en los cuartos de estar.
  • Tener suficiente iluminación natural y artificial.
  • Tener una disposición que permita a los ocupantes aislarse entre sí cuando lo deseen y evitar las molestias procedentes del exterior.
  • Tener una separación adecuada entre los dormitorios de adultos y adolescentes de distintos sexos, salvo en el caso de los matrimonios; y entre la vivienda propiamente dicha y los locales para los animales domésticos.
  • Contar con un abastecimiento de agua potable en cantidad suficiente para todos los usos domésticos y en el interior de la vivienda.
  • Tener un sistema higiénico de eliminación de aguas residuales y desechos sólidos. Tener instalaciones adecuadas para el baño y el lavado.
  • Tener instalaciones adecuadas de cocina, comedor, despensa y armarios para enseres domésticos y efectos personales.
  • Tener protección adecuada contra el calor, el frío, el ruido y la humedad.
  • Contar con una ventilación suficiente y aire exento de sustancias tóxicas y nocivas.

Si bien es conocido que muchos de los casos de enfermedades u accidentes en el hogar son, consecuencia de descuidos o imprudencia, es también cierto que una gran proporción de estos casos es producto de las malas condiciones de la vivienda y el medio circundante en que viven las personas. Por lo que se hace pertinente recordar que:

Los patios mal cementados y los escalones rotos, así como las puertas y los pasillos mal situados, son una causa frecuente de accidentes. En muchos casos el peligro de incendio es manifiesto, debido a la existencia de instalaciones eléctricas defectuosas, o porque las cocinas y conexiones de gas no tienen la debida protección.

Las estadísticas de morbimortalidad revelan tres grupos de población muy propensos a los accidentes en el hogar: los niños, los ancianos y las personas afectadas por algún impedimento físico o mental. Independientemente de las diferencias nacionales o de otro tipo, las principales causas de accidentes domésticos son: las caídas, los incendios, las quemaduras, la electricidad, la asfixia y las intoxicaciones.

Medidas básicas de saneamiento

El agua es un elemento básico para la vida, necesaria en los procesos fisiológicos del organismo, el crecer y mantener hábitos de higiene personal y colectiva. Contribuye a evitar la aparición y propagación de las enfermedades como las diarreas, los parásitos, la fiebre tifoidea, la hepatitis y el cólera.

El agua en estado de absoluta pureza no existe en la naturaleza, por lo que se considera apta para el consumo humano cuando esta cuenta adecuadas características organolépticas directamente, (color, sabor, olor, turbiedad y sabor) de ahí que se adoptara convencionalmente el nombre de agua potable para indicar un agua apta para el consumo doméstico para beber y preparar los alimentos.

Se dice que se ingiere agua de buena calidad cuando se toman las medidas necesarias para que no tenga mal olor, sabor, temperatura adecuada y este excepto de microbios.

El agua debe ser hervida, filtrada o desinfectada con el fin de garantizar la calidad en su consumo. Para hervir el agua de debe hacerlo en un recipiente limpio, único, con agarraderas para evitar accidentes y propio para este tipo de actividad con capacidad adecuada al menos para 10 litros de agua y espacio libre para que esta pueda hervir libremente sin derrames sobre el fuego, el momento para comenzar a medir el tiempo de inicio y final del procedimiento es el inicio de la ebullición hasta pasado los 10 0 15 minutos, luego la misma se mantendrá tapada hasta que se enfrié, se ventilara y colocara en frascos preferiblemente de cristal únicos para esta sustancia. Con este procedimiento se destruyen los microbios productores de enfermedad que pudiesen encontrarse en ella.

El cloro es también efectivo, se combina químicamente, de forma casi instantánea con la materia orgánica contenida en el agua. Para la desinfección del agua con cloro se agrega una cucharadita de hipoclorito de calcio al 60% y se conserva la mezcla en un frasco de cristal ámbar o verde, que se queda como solución madre. Luego se pone en el agua según cantidad para su desinfección.

Proporción de cloro a añadir al agua para su desinfección.

  • 1 litro de agua 10 gotas de solución.
  • 1 cubo de agua 4 ml de solución.
  • 1 tanque de 190 litros 80 ml de solución.

Si el medio ambiente es insalubre, sea rural o urbano, constituye un problema importante para la salud pública. Se aprecia su importancia cuando faltan o son deficientes las instalaciones para el alojamiento, almacenamiento disposición y tratamiento de los desechos, situación que se asocia con frecuencia a la carencia de adecuada dotación de agua, ello se traduce o contribuye para determinar los bajos niveles económicos que las poblaciones.

Los desechos son importantes para la salud pública porque pueden originar directamente enfermedades; constituir un medio apropiado para el desarrollo de agentes patógenos productores de enfermedades en el hombre u originar espacios para el origen y desarrollo de agentes en la transmisión de enfermedades denominados vectores Los desechos permiten el alojamiento, desarrollo y multiplicación de gran número de estos vectores, (artrópodos y roedores) constituyendo un medio apropiado para el desarrollo y conservación de los agentes infecciosos. Otro de los problemas en el saneamiento esta en relación con la disposición correcta de las excretas, residuales líquidos y sólidos (basuras).

Requisitos a cumplir para el funcionamiento de las letrina

  • Tener una ubicación que no contamine los mantos de agua y que haga posible su utilización por las personas, por lo que debe cumplir los siguientes requisitos:
    • Situada en un nivel inferior al de los pozos y donde no llegue la creciente de los ríos.
    • Alejada a más de 20 metros de pozos, ríos y manantiales.
    • Situada a unos 10 metros de las viviendas o albergues y en dirección contraria a los vientos predominantes.
  • No deben contaminar las capas superficiales del suelo.
  • Las excretas no deben ser accesibles a las moscas y otros vectores.
  • No deben producir malos olores ni las excretas quedar a la vista
  • En su limpieza no deben utilizarse sustancias desinfectantes, ni detergentes.
  • No debe introducirse fuego en su interior.
  • El sistema utilizado debe ser sencillo y de construcción y funcionamiento poco costoso.

En cuanto a la disposición correcta de los residuales líquidos con la utilización del alcantarillado se puede decir que este es mas pertinente pues la misma prevé la aparición y control de enfermedades, y garantiza el mejoramiento de las condiciones de confort y seguridad en la comunidad. El correcto almacenamiento, recolección, transporte y destino final adecuado de los desechos sólidos, ayudan a eliminar las afectaciones de índole estética, disminuir la contaminación del medio ambiente; en los suelos y aguas, y evita la aparición de enfermedades transmisibles de origen digestivo, vectorial y por contacto.

Su disposición final constituye la última fase del proceso de control sanitario de los desechos sólidos. En muchas ciudades este es el aspecto más descuidado del sistema total de disposición. El manejo de los desechos sólidos puede ser una actividad de riesgo para la salud del trabajador cuando no se realiza adecuadamente; para evitar que se produzcan los daños a la salud el trabajador debe cumplir medidas de protección.

Medidas de protección para el manejo de residuales sólidos

  • Uso adecuado de los medios de protección tales como guantes, botas y gorras, sombrero o pañuelo.
  • Uniforme completo, de mangas largas, de uso exclusivo para la actividad y que debe quitarse después de terminada la misma, no haciendo uso del transporte, trasladarse al hogar u otro lugar con el mismo.
  • Vacunarse contra: el tétanos, la fiebre tifoidea, la hepatitis y la leptospirosis.
  • Mantener actualizados los exámenes médicos periódicos.
  • Acudir al médico ante cualquier síntoma de enfermedad.
  • Lavado de manos sobre todo antes de ingerir cualquier alimento y realizar el baño diario.

Los recipientes para almacenamiento domiciliario de la basura deben:

  • Ser impermeables, preferiblemente de plástico para su lavado frecuente.
  • Estar provistos de tapas ajustadas.
  • Ser de estructura fuerte para resistir la manipulación.
  • Ser resistentes a la oxidación.
  • Ser fáciles de trasladar, vaciar y limpiar.
  • Estar provistos de asas a los lados y de una agarradera en la tapa.
  • No tener bordes vivos.
  • Tener un tamaño suficiente para el depósito de los desechos que se producen entre una recolección y la siguiente.
    • Ubicar los mismos en sitios adecuados separados de la pared y elevados del suelo lo cual proporcionara un control sanitario adecuado sobre vectores y roedores que puedan estar merodeando en el hogar o haberse introducido de manera ocasional. Haciéndose necesario abordar las mediadas generales para el control de los artrópodos y roedores.

Sistema de vigilancia en la salud

Para que un sistema de vigilancia logre niveles aceptables de eficiencia y efectividad debe reunir al menos los siguientes requisitos:

  • Ser oficial.
  • Estar coordinado por instancias rectoras (salud, veterinaria, medioambiente, etc.)
  • Ser científico.
  • Ser representativo de las diferentes situaciones y condiciones existentes.
  • Tener una suficiente cobertura.
  • Disponer de funciones y actividades definidas para cada uno de sus componentes.
  • Ser eficiente en su funcionamiento y ser oportuno en sus conclusiones y recomendaciones.

Participan en la vigilancia ambiental y epidemiológica

  • Trabajadores de la salud: médicos, enfermeras, psicólogos, trabajadores sociales, técnicos de higiene y epidemiología, otros técnicos, auxiliares, etc.
  • Activistas de salud de la comunidad: brigadistas sanitarios, responsables de salud de los CDR y ANAP, activistas epidemiológicos, etc.
  • Lideres informales y de opinión de la población.
  • Representantes de otros sectores: cultura, educación, comercio, gastronomía, etc.
  • La propia población.

Legislación sanitaria sobre la vigilancia ambiental

  • República de Cuba. Decreto-Ley No. 100. Reglamento General de la Inspección Sanitaria Estatal. 1982.
  • República de Cuba. Ley No. 41. Ley de Salud Pública. 1983.
  • República de Cuba. Ley No. 54. Disposiciones Sanitarias Básicas.1989.
  • República de Cuba. Ley No. 81. Ley de Medio Ambiente. 1997.
  • CITMA. Resolución Ministerial No. 130. Reglamento para la Inspección Sanitaria Estatal. Cuba, 1996.

Fuentes

1. Análisis Sectorial de Residuos Sólidos en Cuba. Serie Análisis Sectoriales No. 13 OPS/OMS, 1997.

2. Catanhide, A. Procedimiento estadístico para los estudios de caracterización de residuos sólidos. Centro panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del ambiente, 2005.

3-Tomado de la sección Salud del periódico Trabajadores