Saltar a: navegación, buscar

Cayo Salustio Crispo

(Redirigido desde «Salustio»)
Cayo Salustio Crispo
Información sobre la plantilla
Crispo Salustio.jpg
NombreGaius Sallustius Crispus
Nacimiento1 de octubre de 86 a. C.
Amiternum, ciudad de la Sabina
Fallecimiento13 de mayo de 34 a. C.
Roma, Bandera de Italia Italia
Otros nombresen latín Gaius Sallustius Crispus
OcupaciónHistoriador Romano

Cayo Salustio Crispo. Historiador romano, Ocupó diversos cargos públicos y fue partidario de César en la guerra contra Pompeyo. César le nombró gobernador de la provincia de Numidia. Dion Casio afirma que el objeto de César al nombrar a Salustio era arruinar el país: así ocurrió.

Salustio regresó a Roma inmensamente rico; se hizo construir un suntuoso palacio en el Quirinal. Los habitantes de Numidia enviaron representantes a Roma en busca de justicia. Gracias a la intervención de César no se le formó proceso. Desde entonces Salustio pasó el resto de su existencia dedicado a las obras que le han inmortalizado.

Síntesis biográfica

Nacio el 1 de octubre de 86 a. C. Perteneciente a una rica familia plebeya, fue partidario de Clodio contra Milón.

Trayectoria

César le nombró gobernador de Numidia, cargo que abandonó acusado de corrupción. Con un estilo conciso y un análisis penetrante, captó grandes momentos de la historia romana, que analizó minuciosa e imparcialmente. Su obra más importante es Historias, que abarca del 78 al 67 a.J.C., y de la que sólo se conservan algunos fragmentos.


"Escribió, además, dos monografías: la Conjuración de Catilina, relato de la conspiración encabezada por éste en 63 a.J.C., y la Guerra de Yugurta."

El año 46 a. C. ejerció el cargo de pretor, acompañando a César en su campaña de África que terminó con la derrota efectiva de los restos de los partidario de Pompeyo en Tapso. Como recompensa por sus servicios, Salustio fue nombrado gobernador de la provincia de Africa Nova. En este puesto fue culpable de un estado de opresión y extorsión tal, que sólo la influencia de César le permitió eludir una condena.

A su vuelta a Roma, compró y dio gran esplendor a los famosos jardines del Quirinal, conocidos como los Horti Salustiani. Fue entonces cuando se retiró de la vida pública, dedicándose por completo a la literatura histórica.

Su obra

Relatos de la llamada Conjuración de Catilina (De Catilinae coniuratione o Bellum Catilinae) y de la Guerra de Yugurta (Bellum Jugurthinum), su mayor y más importante trabajo, Historiae, una historia de Roma desde el 78 a. C. al 67 a. C..

De sus obras (De Conjuratione Catilinae, Bellum Jugurthinum, Historiae) se revela un historiador de la talla de Tucídides, de quien fue discípulo; maestro en la selección de los acontecimientos y en su narración, y estilista conciso y lleno de nervio.

Fuentes