Saltar a: navegación, buscar

Sami Naïr

Sami Naïr
Información sobre la plantilla
Sami.JPG
Nacimiento23 de agosto de 1946
Tremecén, Argelia
Ocupaciónpolitólogo, filósofo, sociólogo y catedrático francés.

Sami Naïr: Político y pensador francés de origen argelino que ha destacado como uno de los más brillantes especialistas europeos en cuestiones de inmigración y como asesor del gobierno francés.

Síntesis Biográfica

Nació el 23 de agosto de 1946 en Tremecén, Argelia. Sin embargo, no permaneció en dicho país durante mucho tiempo. Su padre, Lakdar Naïr, era militar del ejército francés y cuando su hijo contaba tan sólo un año de edad, la familia se trasladó a Belfort, Francia.

Estudio

Realizó sus estudios de primaria y secundaria. Su origen argelino marcaría profundamente su vida, ya que éste fue el motivo de su enorme y temprano interés por las diferentes culturas mediterráneas y sus estudios sobre inmigración. Tras sus primeros años de estudios, los intereses del joven Naïr se dirigieron hacia los estudios jurídicos. Así, con dieciocho años marchó a París, donde inició la carrera de derecho en la Sorbona. Sin embargo, su mente inquieta le llevó a interesarse muy pronto por otras disciplinas ajenas a los códigos y la legislación, de manera que, a partir de 1967, comenzó a cursar estudios de filosofía en el mismo centro universitario, donde obtendría finalmente la licenciatura. En 1970, tres años antes de obtener el título de doctor en filosofía, fue nombrado asistente del Departamento de Filosofía de la Universidad de París VIII por el reputado pensador Michel Foucault. Apasionado de la vida académica, continuó estudiando en dicha universidad hasta 1978, fecha en la que obtuvo el doctorado en letras y ciencias humanas. Al año siguiente, Naïr fue nombrado titular de la cátedra de teoría política en la Sorbona.

En defensa de la inmigración

De sus múltiples facetas como político e intelectual, aquella por la que Naïr ha llegado a ser más conocido y apreciado ha sido la de defensor de los derechos de los inmigrantes, que le ha llevado a involucrarse en el debate sobre la inmigración, con una postura de oposición radical a cualquier manifestación xenófoba o racista.
En 1994 el presidente francés, François Mitterrand, le solicitó la elaboración de un informe que se convirtió en un modelo de integración de inmigrantes y que definía el concepto de codesarrollo como idea central para contribuir a dicho fin. Tras la elección de Lionel Jospin como primer ministro, en junio de 1997, Naïr fue nombrado delegado interministerial para el Codesarrollo y las Migraciones Internacionales, con lo que quedó bajo su cargo la política francesa en materia de gestión de los flujos migratorios. La denominada «fórmula Naïr» sobre el codesarrollo que persigue acabar con la cuestión de la inmigración o, al menos, lograr que ésta deje de ser considerada como un problema social- ha llegado a convertirse en uno de los ejes centrales de la política europea sobre flujos migratorios. Sobre este asunto, Naïr afirmó en una ocasión: «La inmigración no es un problema político. Es un fenómeno social, como el crecimiento demográfico, el aumento de los matrimonios o de los divorcios o la distribución territorial de la población, que obedecen a tendencias de gran peso». A lo que añadía: La función de los poderes públicos no debe ser jugar con los fantasmas y los miedos que surgen inevitablemente de estas mutaciones sino explicar la situación a la población, hacer que se respeten los derechos y deberes de los recién llegados y aprovechar para ampliar el campo de acción del Estado de derecho». Lo contrario, aseguraba, sería convertir la inmigración en mercancía electoral.
La «fórmula Naïr» se ha relacionado con el comportamiento real de los inmigrantes: éstos, cuando emigran para trabajar en un país extranjero, ahorran el dinero que ganan para enviárselo a sus familias. Así pues, se trataría de favorecer la capacidad de ahorro de los inmigrantes y encauzar este dinero hacia proyectos en sus países de origen. De esta manera, el objetivo a cumplir consiste en establecer microproyectos y relaciones horizontales entre los municipios de los países de acogida y los de origen.
Además de su labor intelectual y política, Naïr ha desarrollado una intensa actividad docente, que le ha llevado a impartir cursos en distintas universidades de Estados Unidos, Latinoamérica, Europa y el Magreb. En España ha dirigido, desde comienzos de 1996, la primera cátedra de estudios mediterráneos, fundada en la Universidad de Valencia.

Fuentes