Saltar a: navegación, buscar

Zoroastro

Zoroastro o Zaratustra
Información sobre la plantilla
Zarathustra Zartosht.jpg
Religión o MitologíaMazdeísmo o zoroastrismo
País o región de origenPersia
Venerado enProfeta persa, fundador del mazdeísmo o zoroastrismo (Media o Bactriana)

Zoroastro. (628-550 a.n.e.), también conocido por su nombre en persa antiguo, Zaratustra, profeta persa, fundador del zoroastrismo. De acuerdo con las leyendas zoroanstrianas, nació de una madre virgen de quince años de edad. Su familia y su pueblo consideraron este fenómeno como un milagro de Dios.

Antecesores

El nombre parece derivar del griego y se cree que era medo. Los parsis actuales le llaman Zerdust, Zerdast o Zaradast. Se dice que no fue el primero de ese nombre, pues se habla de otros dos Zoroastros. Uno de ellos data de hace nueve mil años. Sólo se conoce al tercer Zoroastro.

Vida

Nació en el seno de una noble familia, los Spitama, en Airyana Vaejah (al este de Persia), probablemente durante el periodo precedente a la dinastía Aqueménida, aunque se han sugerido fechas anteriores. Se cree que fue sacerdote y que desde su juventud empezó a recibir las revelaciones de Ahura Mazda (‘Señor de la sabiduría’). Sus conversaciones con esta divinidad, y sus dificultades para predicar, están recogidas en los Gathas, que forman parte del Avesta, principal texto sagrado del zoroastrismo.

Al parecer, después de años de lucha con los sacerdotes de los cultos establecidos (periodo durante el cual realizó sus primeras conversiones, entre ellas las de sus propios familiares) logró el definitivo apoyo de Vishtaspa, rey de Chorasmia (en el actual Turkestán ruso). A partir de entonces, su religión se extendió. Prohibió los ritos orgiásticos que acompañaban a los sacrificios persas a los dioses, aunque mantuvo el culto al fuego. También prohibió el sacrificio a Ahriman y su séquito, antes divinidades subordinadas del panteón persa, que Zoroastro convirtió en los principios del mal de su nuevo credo.

Obra

A los 15 años Zoroastro realizó valiosas obras religiosas y llegó a ser conocido por su gran bondad hacia los pobres y hacia los animales. A los veinte años dejó su hogar y pasó siete años en la cueva de una montaña; luego regresó a su pueblo y a la edad de treinta años comenzó la revelación Divina. Que se inició con una serie de siete visiones.

Zoroastro encontró muy difícil convertir a la gente a su nueva religión. En diez años de predicación hizo solaamente un creyente: su primo. Fue perseguido y hostilizado por los sacerdotes. Los príncipes rehusaron darle apoyo o protección y lo encarcelaron porque su nuevo mensaje perturbaba la tradición y creaba zozobra en las mentes de sus súbditos.

Dos años tras la conversión de su primo, Zoroastro logró influir al Rey Vishtaspa, con lo que se hizo un ferviente seguidor. Esto fue el comienzo de la difución de esta religión y de la gran reforma que consigo trajo. Las Escrituras Sagradas de Zoroastro se llaman "Zend Avesta" que significa "comentario sobre el conocimiento". Zoroastro profetizó que en un futuro lejano, el Espíritu de Dios se manifestaría otra vez en un Mesías que aparecería en Persia. Dijo que la raza persa se levantaría, el "Shah Bahram, el Salvador del Mundo, el Gran Hacedor de Paz, que sería de ascendencia zoroastriana y que en su época el bien triunfaría sobre el mal y sobrevendría una era culminante del reino de la luz. Profetizó que este Salvador descendería de las familias reales del país de Zoroastro y se levantaría para unir a los pueblos y "renovar el mundo".

Regla de oro zoroastriana: "Actúa como deseas que se comporten contigo".

Su país

El país de Zoroastro era montañoso y sus habitantes vivían de la cría del ganado, que se consideraba sagrado. A través de su religión, quiso unir los rebaños para dificultar las actividades de los merodeadores, así como de los practicantes de ciertos cultos del sacrificio.

Influencia

La profundidad intelectual del zoroastrismo influyó en el pensamiento occidental, y Platón, Aristóteles y otros pensadores griegos se interesaron por sus doctrinas. También es probable que las ideas de Zoroastro influyeran en la demonología, la angelología y la escatología judeocristianas, pues se han apreciado influencias suyas en los manuales de disciplina incluidos en los Manuscritos del Mar Muerto.

Su principal contribución consistió en la creación de un credo monoteísta de dualismo ético que sería exacerbado por los maestros posteriores. No negó la existencia del panteón tradicional persa, pero dejó claro que sólo Ahura Mazda era digno de culto. También declaró que uno de los hijos de Ahura Mazda, Ahriman, optó por convertirse en demonio, dividiendo así el mundo en los principios enfrentados del bien y el mal. Estos dos elementos prefiguran gran parte de la posterior especulación ética y religiosa universal.

Mazdeísmo

Zoroastro predicó una nueva religión basada en la adoración de una deidad suprema llamada Aura Mazda u Ormuz («el Señor Sabio»), acompañada de los seis espíritus de la verdad, la justicia, el orden, la docilidad, la vitalidad y la inmortalidad.

Era una religión dualista, pues a este dios de la justicia y la verdad se le oponía un espíritu del mal, llamado Ahriman. Los mazdeístas suponen que los individuos son libres de elegir entre el bien y el mal, pero que existe un imperativo moral para conducirse de forma justa y que las fuerzas superiores de Aura Mazda acaban por imponerse siempre; la creencia en la vida después de la muerte traduce esta confianza en el triunfo de las fuerzas del bien.

Avesta

Zoroastro redactó unos cánticos llamados gathas, que constituyen el componente más antiguo del Avesta o libro sagrado del mazdeísmo.

Luchó contra la religión politeísta dominante en el mundo indo-iranio y consiguió convertir a un príncipe de la región periférica de Asia central llamado Vishtaspa, que le protegió y facilitó la extensión del mazdeísmo. Y cuando la región fue incorporada al imperio persa -en la época en que murió Zoroastro- su religión comenzó a extenderse por un espacio mayor, siendo adoptada por los emperadores Aqueménidas.

La expansión del mazdeísmo entre los persas hizo que se convirtiera en religión oficial bajo la dinastía Sasánida (siglos III-VIII), después del periodo helenístico, en el cual había retrocedido frente a la influencia cultural griega. Ante la islamización del Irán, algunos mazdeístas se refugiaron en la isla de Ormuz (golfo Pérsico) y en la India (los parsis), donde perviven comunidades de esta religión (además de las que han sobrevivido en el propio Irán).

El zoroastrismo ejerció un ascendiente notable sobre el judaísmo y está muy presente en la doctrina cristiana. Su idea de un mundo dominado por la lucha entre los principios del bien y el mal fue también la base del maniqueísmo desde el siglo III.

Fuentes