Saltar a: navegación, buscar

Afonía


Afonía
Información sobre la plantilla
13 Afonia.jpg

Afonía. Pérdida de voz, causada por un uso excesivo de las cuerdas bucales, por alteraciones de la laringe o por causas psicológicas, tales como la histeria.

Causas

  • Enfermedades del aparato respiratorio: Entre estas la más importante es la laringitis o inflamación de la laringe, la faringitis o inflamación de la la faringe, la amigdalitis o inflamación de las amígdalas (anginas), la tos persistente, alergias, nódulos, tumores, etc.
  • Malos usos de la voz: El forzar demasiado la voz por motivos de trabajo (maestros, cantantes, vendedores, relaciones públicas, etc.), como una manera de mostrar el enfado (grandes gritos de rabia o reprimenda), los lloros

prolongados, especialmente en los niños, pueden causar los mismos resultados.

  • Ingestión de productos tóxicos o irritantes: El hábito de fumar, el alcohol la ingestión de productos irritantes (pimienta, vinagre, productos químicos abrasivos, etc.) u objetos extraños puede originar un cambio temporal o permanente de la voz.
  • Causas nerviosas: Una voz afónica, o con un timbre o intensidad diferente puede aparecer en ciertos casos de nerviosismo. A veces surge ronca o, a

veces, aguda y chillante como un pitido.

  • Manipulaciones de la laringe: Ciertas operaciones o procedimientos médicos como una operación de pólipos, una inserción de cánulas para una revisión del aparato digestivo o respiratorio (broncoscopia) pueden producir afonías o cambios de la voz.
  • El frío excesivo: El contacto del frío con la garganta bien mediante el clima o al beber agua fría o helados puede producir un cambio en la voz.

Remedios caseros

Para aliviar la afonía pueden hacerse gárgaras con una infusión de hojas de salvia, para lo cual se pone una cucharadita de salvia (Salvia officinalis L.) en una taza de agua hirviendo, se deja reposar durante 5 minutos, se cuela y cuando esté tibia se hacen gargarismos cada 2 – 3 horas.

La sensación astringente que produce en la garganta puede resultar molesta a los niños; para evitarlo se puede preparar una infusión con salvia y manzanilla, a partes iguales.

Si tiene molestias en la garganta tome en una infusión tomillo, miel y limón, notará rápidamente una mejoría del carraspeo y de la afonía. Pon una cucharadita de tomillo (Thymus vulgaris L.) en una taza de agua hirviendo, déjelo reposar durante 10 minutos y después cuéle la infusión. Antes de tomarla añada el zumo de medio limón y una cucharada sopera de miel de romero. Beba el preparado lentamente.

Un remedio excelente para las afecciones de garganta consiste en tomar un vaso de agua caliente al que se han añadido 8 gotas de extracto de propóleo.

Remedios populares

"Afonía"

1- Hacer gárgaras con jugo de col y miel. La col es antiulcerosa y rica en compuestos azufrados y vitaminas C y D, mientras que la miel es balsámica, cicatrizante y alivia el dolor, además de conferir al jugo de col un agradable sabor. Mezcle el jugo de la col obtenido a partir de hojas frescas, con miel y realiza gargarismos, luego se puede tragar.


2- Agregar a una copita de miel pura, la mitad de un cristal de sábila (Aloe vera), tres cucharadas de ron y tres cucharadas de mantequilla derretida. Tómelo lentamente dejándola el mayor tiempo posible a nivel de garganta. Si se agrega un trozo de jengibre aumentará su capacidad de curación de la afonía.

3- Empapa un pañuelo en alcohol y una vez escurrido póngalo alrededor del cuello a la hora de ir a dormir. Duerma toda la noche con él y a la mañana siguiente estará mucho mejor de la afonía.

Remedios con aromaterapia

Los aceites esenciales de plantas medicinales están muy indicados para el tratamiento de la afonía. Realice gargarismos cada 2 – 3 horas, diluyendo 2 gotas de aceite esencial de cedro del Líbano y 2 gotas de aceite esencial de eucalipto en medio vaso de agua.

También se pueden emplear los aceites esenciales de amaro y limón para hacer gargarismos, de igual modo al explicado anteriormente.

Fuentes