Apple III

De EcuRed
Apple III
Información sobre la plantilla
TipoComputador personal
DesarrolladorApple Inc
ComercializadoMayo 1980
DescatalogadoAbril 1984
Características
ProcesadorMOS 6502
Memoria128 KB, expansible hasta 512 KB
Precio básico$3.495 - $3.815

El Apple III (frecuentemente escrito como Apple ///) fue un ordenador personal diseñado, fabricado y comercializado por Apple Computer. Fue lanzado en mayo de 1980 y descatalogado el 24 de abril de 1984, tras devenir en el primer gran fracaso comercial de Apple. Su predecesor, el célebre Apple II, fue diseñado por Steve Wozniak co-fundador de Apple. Creado como un equipo para el mercado de negocios empresariales, el equipo que diseñó el Apple III comenzó a trabajar a finales de 1978 bajo la dirección del Dr. Wendell Sander. Tuvo como nombre en código Sara, el nombre de la hija de Sander.


Contenido

La compañía antes de Apple III

Cuando Apple inicia el proyecto para dar vida al Apple III (1978), ya ha pasado algún tiempo desde que Steve Jobs y Steve Wozniak comenzaron su andadura empresarial con el Apple I, y su segundo producto, el Apple II es todo un éxito de ventas. Apple ya no es la compañía que nació en la habitación de Steve Jobs y después se trasladó al garaje de sus padres. Es una empresa con un producto que vende bien y esta a punto de sacar su primera oferta pública de acciones.

Pero la junta directiva de Apple no se fía de la durabilidad del Apple II. A pesar de que durante el año 1978 vendieron 35.000 unidades del mismo (cuatro veces más que el año anterior), creen que el producto tiene como mucho dos años más de vida (curiosamente sería el producto que mantendría a flote a la compañía durante los años 80, después del fracaso del Apple III, Lisa y las escasas ventas iniciales del Macintosh). Ante este panorama, los directivos de la compañía deciden iniciar varios proyectos para conseguir un digno sucesor a su gallina de los huevos de oro.

A finales del año 1978, la dirección de la compañía encarga a Wendell Sander crear un grupo de trabajo para iniciar el desarrollo del proyecto que daría lugar al Apple III. El proyecto es denominado internamente Sara, el nombre de la hija de Sander. Por aquellos años, Apple tenía la costumbre sexista de poner a todos sus proyectos nombre de mujer, usualmente nombres de novias, mujeres o hijas de alguno de los directivos o ingenieros del proyecto. La excepción más notable de esta costumbre fue un proyecto bajo el nombre de Macintosh.


La idea del nuevo producto

La idea de la junta directiva era que el proyecto estuviese contemplado en un único año de desarrollo (al final llevaría dos). Iba a ser el primer ordenador diseñado por Apple como compañía con una orientación hacia los negocios. A diferencia de los dos anteriores, el Apple I y Apple II, diseñados exclusivamente por Steve Wozniak siguiendo un proceso de diseño de prueba y error para crear el ordenador de sus sueños, este iba a estar diseñado por un comité y un grupo de ingenieros que implementarían los requisitos de dicho comité.

Los ingenieros no estaban muy cómodos con los requisitos que se les imponían para la máquina, creían que les quitaba libertad para hacer las cosas bien. Algunos requisitos eran muy generales, cosas como que la pantalla debía ser capaz de mostrar 80 columnas y la capacidad de distinguir textos en mayúsculas y minúsculas, cosa que por aquel momento el Apple II no era capaz de hacer. Sin embargo, el requisito de que fuese compatible hacia atrás con el Apple II supuso un gran handicap para el desarrollo del Apple III.

La idea del comité era que, siendo compatible con el Apple II, el Apple III tendría acceso a una gran cantidad de software ya desarrollado, haciendo que el producto fuese más útil y atractivo ante los ojos de los posibles compradores. Para hacer sencillo el proceso de compatibilidad, sin tener que recurrir a complejas técnicas de emulación, se decidió utilizar el mismo procesador que el Apple II, el 6502, un procesador que ya comenzaba a mostrar su edad frente a otras soluciones de la época. A parte del procesador, el sistema gráfico también sufrió para mantener la compatibilidad, Wozniak había hecho unos curiosos hacks en los años previos durante el diseño del sistema gráfico del Apple II, lo cual suponía un quebradero de cabeza para el equipo de desarrollo del Apple III.

Dan Kottke será el encargado de crear los circuitos impresos a partir de los diseños de Sander, lo cual da lugar al primer prototipo funcional durante el año 1979. En ese momento es creado el equipo que desarrollará el software para el Apple III. Para que fuese un sistema moderno, es necesario superar una de las limitaciones del procesador 6502, este solamente permite direccionar 64Kbytes de memoria RAM. Gracias a una inteligente idea de Sander el problema es resuelto. Sander crea la técnica de Bank Switching, el ordenador tendría varios bancos de 64Kbytes de memoria RAM y era misión del sistema operativo saber en cada momento a que banco debía indicarle al procesador que accediese para leer los datos que necesitaba. De esta forma se consegue crear máquinas con 128 o 256 KBytes de memoria (más adelante, en las últimas encarnaciones del Apple III, esa cantidad es incrementada hasta 512 KBytes).


Salida al mercado

Apple III lista para salir a la venta
Apple III lista para salir a la venta
El 19 de Mayo de 1980 Apple decide anunciar públicamente el Apple III. La compañía se gasta 42.000 dólares en alquilar Disneyland y convoca a la prensa. Se anuncia que la máquina estará disponible próximamente en dos configuraciones, una por 4.340 dólares y la otra por 7.800 dólares, mucho más caro que los ordenadores CP/M de la época, pero más o menos un precio similar a un Apple II con todos los accesorios que la gente compraba a parte y que venían de serie con el Apple III.


Características

La nueva maquina poseía un procesador Synetek de 8 bits modelo 6502A a 2 MHz (el doble de rápido que la versión del procesador que montaba el Apple II), 128 KBytes de RAM, una unidad de disco de 5,25 pulgadas y de una capacidad de 143 KBytes, teclado incorporado y una disquetera interna fabricada por Shugart. Contaba con cuatro ranuras internas que aceptaban tarjetas para Apple II y era posible además conectarle periféricos adicionales a través de los dos puertos serie incorporados en la parte posterior. Era capaz de mostrar 24 líneas de texto en 80 columnas o gráficos bitmap de una resolución máxima de 560×192 píxeles con un máximo de 16 colores diferentes. Tenía una tarjeta de sonido de 6 bits y un teclado numérico. Apple comenta que cada máquina vendrá con el Sophisticated Operating System (SOS), un procesador de textos, una hoja de cálculo y una versión mejorada de BASIC. A parte, Apple III tiene integrado un chip de reloj interno desarrollada por National Semiconductor que le permite usar aplicaciones de tipo agenda y reloj.


La salida apresurada

Pero al contrario que la dirección de la compañía y los responsables de marketing, el equipo de ingenieros no estaba muy conforme con el anuncio del producto, creen que todavía no estaba listo para su lanzamiento. Sander da el visto bueno para el anuncio pensando que, al tener listos varios prototipos y que el desarrollo del software marchando a buen ritmo, podrían conseguir alcanzar la fecha de entrega de la máquina. Por el contrario, la prensa recibe encantada el anuncio, estiman que Apple volverá a repetir su éxito del Apple II.

Unos meses después Apple sale públicamente a bolsa, según los directivos de la compañía, el anuncio de una nueva máquina tan bien recibido hará que las acciones se vendiesen mejor. Mucha gente en Apple se hizo multimillonaria de la noche a la mañana ese día.


El primer gran fracaso de Apple

Hardware de una Apple III
Hardware de una Apple III
Pero la realidad será completamente distinta a lo que todo el mundo pronosticaba. Nada más salir el Apple III al mercado (la salida se retrasó a finales de año por problemas en el proceso de producción), los compradores devolvían las máquinas a los distribuidores quejándose de que fallaban misteriosamente. Los distribuidores obviamente llamaban a Apple para pedir explicaciones. Empezaba a finales del año 1980 la primera pesadilla para la compañía de la manzana.

Con tantas devoluciones de lo que iba a ser un equipo revolucionario, el equipo de ingenieros que lo desarrolló decide comenzar hacer análisis y tests para determinar donde esta el origen de los problemas. Análisis y tests que debían haber hecho antes de sacar el producto, pero que no realizaron por falta de tiempo (según declaraciones posteriores de Sander, el fallo del Apple III fue que no se le dio unos nueves meses para completar su desarrollo de forma correcta). Siendo estos problemas públicos, Apple decide reducir la promoción del ordenador así como su producción (incluso llegan a paralizarla temporalmente).

El principal problema del ordenador fue la actitud de Steve Jobs ante su diseño. Jobs no quería ningún ventilador en el ordenador, decía que quedaban antiestéticos, eran ruidosos y además incrementaban la interferencia electromagnética (uno de los grandes problemas del Apple II). Pensaba que el chasis del Apple III, diseñado completamente en aluminio ayudaría a refrigerar todos los circuitos electrónicos de su interior. Al mismo tiempo, con el punto de vista fijado en el diseño, forzó a los ingenieros a meter todos los componentes electrónicos en espacios pequeños sin ningún tipo de ventilación posible. De todas formas, en defensa de Steve Jobs, cabe decir que fue este tipo de espíritu y énfasis en el diseño del producto lo que llevaría a la creación y éxito del Macintosh.

El calor producido por los chips y su falta de un sistema efectivo de refrigeración hacía que estos comenzasen a dilatarse por el calor. Esto provocaba que algunos de ellos se saliesen de sus sockets, haciendo que el ordenador dejase de funcionar repentinamente. Apple incluso llegó a recomendar a los dueños de los equipos una posible solución: levantar el ordenador unos 15 cm por su parte frontal y que lo soltasen dejándolo caer por su propio peso. Se esperaba que de esta forma los chips volviesen a su posición correcta dentro del socket gracias al golpe recibido contra la mesa.

La leyenda dice que Dan Kottke era conocedor de algún problema de este tipo en el Apple III antes de que saliese al mercado. Mientras trabaja en un prototipo que dejó de funcionar repentinamente, en un momento de frustración, lo golpeó y este volvió a la vida repentinamente. Kottke sospechaba de algún tipo de mala conexión. Decidió que él, como uno de los low-enginers de la empresa (denominación que daba Steve Jobs al personal poco importante que no merecía participación en las acciones de la empresa que hicieron millonarios a muchos, a pesar de ser uno de los primeros empleados de la misma), no era quién de indicarle a las autoridades superiores un fallo de diseño de ese estilo.

Pero para desgracia de Apple, la falta de ventilación no era el único problema del Apple III. Algunos cables producían cortocircuitos, al no usar oro para los conexiones estas no eran fiables y el diseño de las placas base tenía fallos graves. Para su diseño se utilizó un programa de CAD-CAM para facilitar el trabajo, pero creó unas placas de circuito impreso con líneas muy juntas, haciendo que durante el proceso de fabricación muchas de las soldaduras provocasen cortocircuitos. Se tuvo que rehacer el diseño de los circuitos impresos a mano para poder solventar esos problemas.

Por si todo lo anterior no fuera poco, el chip de reloj de National Semiconductor funcionaba mal, haciendo las funciones de calendario y agenda completamente inútiles. El 10 de febrero de 1981 Apple decide hacer público que desactiva la funcionalidad de reloj de los Apple III (el chip estaba soldado en placa y no se podía cambiar) y que baja el precio de los ordenadores a 4.190 dólares, devolviendo 50 dólares a la gente que lo compró anteriormente dado que el equipo no cumplía con las características anunciadas.

En marzo de ese año, el Apple III empieza a ser distribuido en grandes volúmenes. Se estima que el 20% de las máquinas salían de fábrica completamente inservibles, el resto de las que funcionaban fallaban al poco tiempo.


Intentos de salvar el producto

Ante dicha situación, Apple decide actualizar el modelo el 9 de noviembre del 1981. Se incremente la memoria RAM a 256 KBytes de RAM y el precio baja a 3.495 dólares. Se añade una opción de un disco duro externo de 5 MB (algo realmente interesante, dado que IBM acaba de sacar al mercado su PC y se vendía sin disco duro, eso sí, considerablemente más barato y sin problemas).

Tal y como estaba el panorama Apple comienza a cambiar Apple III defectuosos por modelos nuevos. Esto se hace bajo la política de no hacer preguntas, traías tu Apple III estropeado y se te daba un modelo nuevo de los anunciados el 9 de noviembre. Se estima de que los 7.200 Apple III iniciales vendidos, Apple cambió de esta forma unos 2.000. Al final de toda la vida del Apple III, Apple cambió más de 14.000 ordenadores.

A pesar de todos los intentos por Apple de salvar su nueva máquina, las cosas no iban bien. Apple III solamente había vendido 75.000 unidades, una cifra ridícula si comparamos con los 1,3 millones de Apple II vendidos (el Apple II seguía siendo el éxito de ventas de la compañía). La fama adquirida con las primeras unidades, junto con el escaso conjunto de aplicaciones nativas para la máquina y el bajo rendimiento cuando ejecutaba aplicaciones para el Apple II, hicieron que la máquina no fuese vista con buenos ojos por mucha gente.


Apple III Plus

Apple III Plus
Apple III Plus
En un último intento de salvar las cosas, Apple lanza al mercado el Apple III Plus el 9 de noviembre de 1983. Una máquina con 256 KB de RAM, un reloj interno que funcionaba, nueva placa base, SOS 1.3, vídeo intelacing, presentaba un teclado al estilo de la Apple IIe y mayores posibilidades para conectar más periféricos a un precio de 2.995 dólares, pero para entonces, ya la Apple III había adquirido una reputación negativa y el mercado empresarial estaba moviéndose rápidamente hacia la IBM PC.

El Apple III Plus llegaría demasiado tarde. El 24 de abril de 1984 Apple decide dejar de fabricar y vender el Apple III para centrarse en sus dos nuevos productos: Lisa y Macintosh (Lisa sería se segundo mayor fracaso de Apple y al Macintosh le costó pillar vuelo hasta convertirse en un producto clave de la compañía, mientras tanto el Apple II mantenía las cuentas saludables).


Opiniones


Véase también


Fuentes