Saltar a: navegación, buscar

Borneo

Isla de Borneo
Información sobre la plantilla
Isla de Indonesia
Borneomap1.jpg
EntidadIsla
 • PaísBandera de Indonesia Indonesia
Superficie 
 • Total743 330 km² km²
Población 
 • Total17 7 millones hab.
 • Densidad22 hab./km² hab/km²

Isla de Borneo. El nombre (o sí) de una isla situada en el sudeste de Asia llamada Borneo. [1]. Se puede considerar que está bastante poblada, teniendo en cuenta que la gran parte de ésta isla está situada en el Océano Índico y es una selva virgen e inexplorada. La población es de 17,7 millones de personas y unos 2 millones son indígenas Dayak.

Historia

La isla de Borneo, la tercera más grande del mundo, alguna vez fue hogar de uno de los bosques más majestuosos e inexplorados del mundo. Con sus costas pantanosas bordeadas por bosques de manglar y su interior montañoso, gran parte del terreno era prácticamente impenetrable. Hasta hace un siglo, los cazadores de cabezas dominaban las partes remotas de la isla. Durante los 80s y 90s, Borneo experimentó una profunda transformación. Sus bosques fueron derribados a una velocidad sin precedente en la historia humana. Sus bosques lluviosos terminaron en países industrializados como Japón y Estados Unidos en forma de muebles de jardín, pulpa de papel y palillos. Inicialmente la mayor parte de la madera era extraída de la porción malaya de la isla, en los estados norteños de Sabah y Sarawak. ¨Después, los bosques del sur de Borneo, que pertenece a Indonesia y que se conoce como Kalimantan, se convirtieron en la principal fuente de maderas tropicales. Hoy en día los bosques de Borneo son sólo una sombra de lo que fueron alguna vez y los que aún quedan se encuentra amenazados por el nuevo mercado de biocombustibles, especialmente el aceite de palma.

La palma de aceite tiene la semilla oleaginosa más productiva del mundo. Una sola hectárea de palma puede producir 5,000 kilogramos de aceite crudo, o casi 6,000 litros de crudo, lo que hace la cosecha muy rentable, si se cultiva en grandes plantaciones, un estudio que analizó 10.000 hectáreas de plantaciones estimó que la tasa interna de retorno es del 26%. Como resultado, grandes extensiones de tierra están siendo transformadas a plantaciones de palma de aceite. El cultivo de este producto ha aumentado en Indonesia de 600,000 hectáreas en 1985 a más de 6 millones de hectáreas a principios de 2007, y se espera que alcance los 10 millones de hectáreas para el 2010. A pesar de este panorama, recientemente han habido noticias positivas para la conservación de Borneo. En febrero de 2007, los gobiernos de Brunei,Malasia e Indonesia acordaron proteger un área de aproximadamente 220.000 kilómetros cuadrados (85,000 millas cuadradas) de bosque tropical. El grupo ambientalista WWF se mostró particularmente activo durante la creación de esta área protegida.

Educación

Los esfuerzos en otras dos áreas son clave para mejorar el nivel de vida en Borneo, especialmente en Kalimantan: la educación y la atención médica. La educación básica tiene un largo camino recorrer en un lugar donde muchos niños dejan de asistir a la escuela a la edad de 13 años. Los planes de estudio deben incluir información fundamental acerca del medio ambiente, haciendo hincapié en la importancia de los servicios forestales ecosistemicos que ofrecen los bosques intactos. La educación también es importante en la población en general. Entender el costo total de la degradación ambiental, junto con el aprendizaje de nuevas técnicas de cultivo y las oportunidades económicas ofrecidas por algunos cultivos pueden ser sumamente benéficas para las poblaciones rurales.

Sanidad

En zonas remotas de Kalimantan, la situación de la atención medica es desastrosa. La gente no puede ser productiva, hacer planes a largo plazo o incluso alimentar a sus familias sino cuenta con un servicio adecuado de salud. Una organización innovadora que trabaja para atender cuestiones relacionadas con la salud en Kalimantan es Health in Harmony (Salud en Armonía). Este programa trabaja en conjunto con el gobierno local y las comunidades para desarrollar instalaciones médicas que proporcionan atención de alta calidad a un bajo costo para las comunidades pobres; lleva a cabo programas de entrenamiento ambiental y médica para la población local con el objetivo de ayudar a promover la autosuficiencia y la sustentabilidad y programas de desarrollo comunitario ambientalmente amigables.

Geografía

Geográficamente, la isla está dividida por las tierras altas centrales que corren en diagonal desde el estado de Sabah (Malasia), en el noreste hacia el suroeste de Borneo, formando la frontera entre Kalimantan Occidental y Central (Indonesia). La zona no es volcánica; en Borneo sólo existe un volcán extinto, que es la montaña más alta del sudeste de Asia: el monte Kinabalu en Sabah, que alcanza los 4,095 metros de altura.

Fauna

Entre las diferentes especies que se encuentran en la isla, podemos citar: 15.000 plantas, 222 mamíferos, 13 primates, 100 anfibios, 394 peces y 420 especies de aves residentes. Se encontró que una zona de 6,5 hectáreas de bosque en Borneo contenía más de 700 especies de árboles, cuando en un área forestal similar en el norte de Europa podrían encontrarse aproximadamente 50, y 171 en el este de América del Norte. Aproximadamente 1.000 especies de insectos pueden vivir en un solo árbol dipterocarpea. Muchas especies, como por ejemplo el gibón de Borneo y el gato rojo de Borneo, no se encuentran en ninguna otra parte. Entre los distintos animales que se encuentran en las islas cabe mencionar el orangután, la pantera nebulosa, el elefante de Borneo, el más pequeño del mundo, y el rinoceronte de Sumatra, también el más pequeño del mundo. Constantemente se encuentran especies nuevas. Más de 360 fueron descubiertas en la isla en apenas una década entre 1994 y 2004: 260 insectos, 50 plantas, 30 peces de agua dulce, siete ranas, seis lagartos, cinco cangrejos, dos serpientes y un sapo.

Flora

En el último cuarto de siglo, 422 especies de plantas de los bosques fueron clasificadas y nombradas por los científicos. Y se cree que muchas especies más aún quedan por descubrir. Sin embargo, la tala insostenible, especialmente para la industria de la madera de contrachapado y para limpiar tierra para agricultura, está amenazando toda esta riqueza. Los modelos convencionales de conservación proporcionan poca esperanza. Designar grandes áreas como parques o reservas, lo cual es una práctica común en Estados Unidos y otros países, ha sido poco eficiente, al menos en la parte indonesia de la isla, ya además de la corrupción gubernamental existente, se carece de fondos adecuados y del apoyo de los residentes locales. Muchos conservacionistas opinan que la tala, vista muchas veces como el anatema de la vida silvestre, podría, si se practica de forma sustentable, ayudar a proteger una porción significativa de la biodiversidad de la isla.

Bosques

Los bosques de Borneo son de los más biodiversos del planeta. La WWF estima que la isla tiene al menos 222 especies de mamíferos (44 de las cuales son endémicas), 420 especies de aves residentes (37 endémicas), 100 de anfibios, 394 de peces (19 endémicos) y 15,000 de plantas (6,000 endémicas), de las cuales más de 400 se han descubierto desde 1994. Algunos estudios han encontrado más de 700 especies de árboles en parcelas de 10 hectáreas, un número igual al total de árboles en Canadá y Estados Unidos juntos.

Manglares Los manglares se encuentran en las regiones costeras y estuarios. La WWF estima que los manglares cubren en Borneo cerca de 1.2 millones de hectáreas, una pequeña fracción -quizás menos del 20%- de su extensión original. En Kalimantan grandes extensiones de manglares fueron deforestadas por los madereros y para destinarlas a zonas agrícolas.

Turberas Los bosques pantanosos de turba son el tipo de bosques remanentes que predominan en las tierras bajas de Borneo. Estos bosques pantanosos se crean en zonas donde la vegetación muerta se satura de agua y, debido a que el exceso de agua impide su descomposición, se acumula como turba. Estas turberas tropicales, que se formaron durante cientos de años, son almacenes gigantes de carbono. El drenaje y/o la quema de estas tierras, libera enormes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera. Estas zonas también son altamente susceptibles a la combustión. Bajo las condiciones secas de El Niño de 1997-98, miles de incendios arrasaron con las turberas de Indonesia. Los incendios de las turberas son extremadamente difíciles de extinguir, ya que pueden permanecer encendidos durante meses y pasar prácticamente desapercibidos en las capas más profundas de turba. En el 2002 las turberas cubrían alrededor de diez millones de hectáreas en Borneo, según Langner y Siegert (2005).

Bosques Montanos Los Bosques montanos de Borneo se encuentran generalmente a elevaciones que van de los 900 a los 3300 metros de altura. Los árboles en estos bosques son generalmente menos altos que los de los bosques de tierras bajas, lo que trae como consecuencia un dosel menos desarrollado. Langner y Siegert (2005) estiman que en el 2002, tan sólo quedaba alrededor del 70 por ciento (1.6 millones de ha) de los bosques montanos originales (2.27 millones de hectáreas) de Borneo.

Brezales Los brezales o kerangas se encuentran en suelos arenosos y muy bien drenados, que son extremadamente pobres en nutrientes ("kerangas" es una palabra indígena que significa "la tierra en donde no crece el arroz"). Estos bosques se caracterizan por tener determinadas especies de árboles tolerantes a las condiciones pobres y ácidas del suelo, y son bosques "raquíticos" en comparación con los típicos bosques tropicales. Los brezales son menos diversos que otras comunidades vegetales tropicales. MacKinnon et al. (1997) estiman que Borneo, estuvo alguna vez cubierto por 6,688,200 hectáreas de este tipo de bosque. Hoy en día esta área se ha reducido tanto, que el Banco Mundial estima que casi todos los brezales desaparecerán para el año 2010.

Bosques Dipterocarpos Los bosques dipterocarpos de tierras bajas son las más diversos, aunque los más amenazados de Borneo (el 68% de las tierras bajas de Kalimantan han sido taladas y el 56% de Malasia). Estos árboles gigantes, a menudo con alturas superiores a los 45 metros, son la fuente más valiosa de madera en Borneo, y han sido taladas excesivamente durante los últimos tres decenios. Langner y Siegert (2005) estimaron que en el 2002 existían poco menos de 30 millones de hectáreas de bosques dipterocarpos en Borneo.

La prevalencia de los bosques dipterocarpos le da a Borneo una dinámica inusual que está estrechamente relacionada con el fenómeno océano-atmosférico llamado Oscilación del Sur-El Niño (también conocido como ENSO o "El Niño"). Según Lisa Curran, una bióloga que ha estado en Borneo desde hace más de 20 años, y que ahora es una líder experta en la historia natural de la isla, la reproducción de los dipterocarpos está inextricablemente ligada a la llegada de El Niño, ya que el 80-93% de las especies sincroniza su floración con la sequía, que ocurre normalmente cada 4 años. Durante un "año dipterocarpo", en Kalimantan, todo el bosque se llena de color, cuando un sinnúmero de árboles -cada uno con cerca de 4 millones de flores- florece durante un período de seis semanas, una estrategia de abundancia y escasez intermitente que asegura que por lo menos algunas semillas sobrevivirán a los depredadores de semillas y germinarán.

La floración masiva y la subsecuente fructificación -que se ha demostrado esta sincronizada en una zona de 150 millones de hectáreas y que involucra a 1870 especies- es una ventaja para los depredadores de semillas, incluyendo al jabalí, una especie clave en la depredación de semillas dentro del ecosistema. Las semillas y los jabalíes son tan abundantes durante estos intervalos que las poblaciones locales consideran al fenómeno de El Niño como una época de abundancia, ya que colectan semillas Illipe para su exportación y se atiborran de carne de jabalí. Esta relación ha existido desde que los seres humanos habitan borneo, y está arraigada desde las tribus del interior del bosque hasta los comerciantes de la costa.

Sin embargo en los últimos años, el sistema parece estar decayendo debido al cambio de uso de suelo. La Dr. Curran, galardonada con el Premio MacArthur en 2006 por su trabajo en esta área, afirma que la tala intensiva ha tenido un costo muy alto en este ciclo reproductivo. Curran encontró que la producción de semillas se redujo de 175 libras por acre en 1991 a 16.5 libras por acre en 1998, a pesar de que fue uno de los años de El Niño más fuertes que se han registrado. Parece que la tala ha reducido la densidad y biomasa de los árboles maduros por debajo del umbral crítico que limita la floración masiva.

Además, la introducción de incendios a una región que anteriormente no tenía regímenes de fuego, ha exacerbado el estrés por sequía y ha causado una transformación radical en la ecología forestal. Hoy en día, los años de El Niño ya no representan épocas de abundancia. Como Curran afirmó durante una visita a California, "el Niño se ha convertido en un gran destructor, en lugar de un gran proveedor". El cambio de uso de suelo rompió el vínculo estrecho que existía en el ecosistema.

El impacto se extiende mucho más allá de Borneo, con incendios anuales que producen contaminación (a menudo llamada "neblina") que puede propagarse hasta Australia, China y la India. Los incendios liberan grandes cantidades de dióxido de carbono, especialmente cuando se quema la turba de Borneo. Con 518 toneladas de carbono por hectárea -uno de los niveles más altos de biomasa en el planeta- estos ecosistemas pueden liberar hasta 2 mil millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera en algunos años, convirtiendo a Indonesia en el tercer emisor de gases invernadero más importante de gases, a pesar de tener tan sólo la 22a economía mas grande del mundo. A algunos científicos les preocupa que los incendios y el cambio climático puedan propiciar una retroalimentación positiva que sólo empeore las condiciones, produciendo climas cada vez más secos, incrementando el número de incendios y produciendo mayores emisiones de carbono.

Deforestación

La tala en Borneo ha sido históricamente baja debido a sus suelos infértiles (en comparación con las islas circundantes), al clima desfavorable y a las enfermedades. La deforestación comenzó a mediados del siglo XX con el establecimiento de plantaciones de caucho, aunque su impacto fue limitado. El comercio industrial de la madera aumentó en la década de 1970, mientras que Malasia agotó sus bosques peninsulares y el ex-presidente de Indonesia Suharto repartió grandes extensiones de bosque para consolidar sus relaciones políticas con los generales del ejército. La deforestación se incrementó significativamente en la década de 1980, con la creación de caminos para el acceso de los colonos y los desarrolladores a áreas remotas. Al mismo tiempo, el programa gubernamental de trasmigración en Indonesia tuvo su apogeo y envió a más de 18,000 personas al año durante una década para que se establecieran en Kalimantan. Estos migrantes, en su mayoría jóvenes pobres que carecían de tierras en las apiñadas islas centrales de Java y Bali, fueron colocados por el gobierno en tierras que a menudo eran inadecuadas para la agricultura tradicional. Al no poderse mantener de la agricultura, muchas de estas personas ingresaron a trabajar a las empresas madereras.

Tala y migración

La explotación forestal de Borneo en la década de 1980 y 1990 fue una de las más intensas jamás vistas en el mundo, con 60-240 metros cúbicos de madera talada por hectárea en comparación con los 23 metros cúbicos por hectárea del Amazonas. Según Curran, durante ese tiempo se exportó más madera de Borneo que de América Latina y África juntas. En Kalimantan, el 80% de las tierras bajas terminó como concesiones madereras, incluyendo prácticamente todos los bosques de manglar. A fines del decenio de 1980, quedó claro que Indonesia y Malasia pronto se enfrentarían a una crisis maderera debido a la sobre-explotación forestal. La demanda de los aserraderos estaba muy por encima de la producción de Malasia e Indonesia.

Según la WWF, el gobierno de Indonesia reaccionó ante el agotamiento de los recursos, con el establecimiento de un sistema de tres tipos de plantaciones industriales de madera: Hutan Tanaman Industri (HTI) pertukangan para madera dura, HTI kayu energy para leña y carbón vegetal, y HTI kayu serat para pulpa y papel. El abastecimiento de la industria de pulpa y papel que se expandía rápidamente era rentable, de modo que las plantaciones de rápido crecimiento se establecieron en las zonas taladas y en bosques vírgenes. Los propietarios de las plantaciones se beneficiaron de las subvenciones a la madera que incluían carreteras, aserraderos y préstamos con bajos intereses, concedidos por el fondo nacional de reforestación.

Además, la falta de supervisión significaba que rara vez se verificaba que los bosques se reforestaran -un esfuerzo costoso en tierras degradadas– lo que aumentaría la presión en bosques aislados. El Estado de los Bosques* reportó que de 3.3 millones de hectáreas asignadas a HTIs, sólo 829,000 hectáreas -o 25 por ciento- habían sido reforestadas en el año 2000 (*publicado por Global Forest Watch, Global Forest Watch Indonesia y World Resources Institute en 2002). La mayor parte de la tala para las plantaciones forestales en Kalimantan fue realizada por grandes terratenientes. Entre 1985 y 1997 los grandes terratenientes despejaron cerca de 1.7 millones de hectáreas de bosque, mientras que los pequeños terratenientes talaron alrededor de 467,000 hectáreas. En total, las plantaciones de árboles representaban 2.1 millones de hectáreas (25 por ciento) de los 8.5 millones de hectáreas de bosques que se despejaron durante este período.

Incendios

Los incendios forestales en Borneo son por lo general poco frecuentes, pero como se mencionó anteriormente, Borneo es hoy en día casi tan famoso por sus incendios forestales como por sus bosques húmedos tropicales. La mayoría de los incendios en Borneo han sido provocados con el fin de limpiar los terrenos. Si bien el gobierno ha culpado históricamente a los pequeños agricultores por los incendios, la WWF señala que la cartografía satelital ha revelado que el desarrollo comercial del cambio de uso de suelo a gran escala -especialmente en las plantaciones de palma de aceite- fue la principal causa de los incendios ocurridos durante 1997-98.

Los incendios de 1997-98 fueron de los más devastadores que se recuerden. Éstos quemaron unas 9.7 millones de hectáreas de bosques y de terrenos no forestales, causaron daños económicos estimados en más de 9 mil millones de dólares, y liberaron cerca de 0.8-2.5 mil millones de toneladas de carbono a la atmósfera. En Kalimantan, más de 6.5 millones de hectáreas fueron quemadas y el humo cubrió "una superficie de 2,000 por 4,000 kilómetros", de acuerdo con la WWF.

Aunque los incendios tienen un papel importante en muchas area del mundo, éstos no eran necesarios, ni se presentaban en los bosques tropicales antes del avance de las prácticas y actividades de manejo no sustentables. Normalmente, los bosques tropicales no son susceptibles a los incendios, debido a que son extremadamente húmedos. El denso dosel generalmente mantiene todo lo que se encuentra por debajo de él en condiciones de alta humedad, incluso en tiempos de sequía. Además, la materia orgánica se descompone muy rápidamente en el clima húmedo. Como resultado, muy poco material inflamable cubre el terreno. Los árboles de las zonas húmedo-tropicales no están adaptados a los incendios forestales. Éstos poseen una corteza delgada, en comparación con la corteza de los árboles adaptados al fuego que son mucho más gruesas en climas mas templados o monzónicos.

Caza ilegal

La caza furtiva es un problema que ha ido en aumento en Borneo, como consecuencia de la reducción de la cubierta forestal y del aumento en la demanda de proteínas, que se extiende a lugares lejanos como China, en donde se demandan productos de animales silvestres (especialmente de la pantera nebulosa y el oso malayo). El Jakarta Post estima que el comercio ilícito de animales protegidos generó ganancias de $ 1.3 millones en el 2003.

El orangután se encuentra particularmente en riesgo debido a su valor en la industria de mascotas y al mercado del entretenimiento. La WWF señala que la mayoría de los orangutanes cautivos son simios jóvenes que han sido capturados después de que su madre ha sido asesinada. El grupo ambiental estima que por cada orangután infantil, entre uno y seis orangutanes mueren. La WWF afirma que 1.000 orangutanes son asesinados o capturados cada año. Frenar estas actividades es difícil debido al elevado valor de los animales y a los bajos ingresos de los aldeanos. Los orangutanes son considerados plaga ya que se sabe que se alimentan de los frutos de palma.

Áreas protegidas

Oficialmente el 9 por ciento de Kalimantan, el 8 por ciento de Sarawak y el 14 por ciento de Sabah se encuentran bajo algún tipo de protección, tomando en cuenta que algunas zonas designadas como protegidas no se encuentran realmente a salvo de la deforestación. Por ejemplo, en Kalimantan sólo el 82 por ciento de "los bosque protegidos" tienen áreas forestadas. Además, entre 1985 y 2001, las áreas protegidas de Kalimantan se redujeron en aproximadamente el 56 por ciento, de acuerdo a Lisa Curran.

Los informes de la WWF citan al Parque Nacional de Kutai como un ejemplo de ello. Kutai se estableció en 1936 como una reserva de 306,000 hectáreas, sin embargo, debido a las concesiones madereras y para la exploración petrolera que se han otorgado a través de los años, el parque se ha reducido a un área de 198,629 hectáreas. En los años 1980 y 1990 la tala ilegal dejo a la selva en un estado muy degradado. Los incendios de 1997-1998 quemaron el 92 por ciento de la superficie del parque.

El Parque Nacional Gunung Palung en el oeste de Kalimantan es otro ejemplo. Desde 1998-2002, el 70 por ciento de las tierras bajas de la zona de amortiguamiento fueron deforestadas y actualmente, menos del 9 por ciento de la zona de amortiguamiento es de bosques de tierras bajas. Dentro del parque, el 38 por ciento de los bosques han sido deforestadas por los madereros.

Actualidad

Hoy en día, se llevan a cabo incendios anuales para eliminar árboles en zonas agrícolas y bosques degradados. Cuando hay condiciones de sequía, estos incendios se pueden extender fácilmente a los bosques adyacentes y salirse de control. Como explica la WWF, los bosques de Borneo no están bien adaptados a los incendios forestales.

En la actualidad, ocurren anualmente grandes incendios forestales no controlados en Borneo. La frecuencia y la intensidad de los incendios está provocando cada vez más tensiones políticas en la región. Los países vecinos, especialmente Malasia ySingapur, culpan a Indonesia por ser incapaz de controlar los incendios. Por su parte, Indonesia acusa a las empresas malayas por haber iniciado muchos de los incendios con el propósito de eliminar la vegetación. Hasta Febrero del 2007, Indonesia todavía no había firmado el Acuerdo de ASEAN sobre Contaminación Transfronteriza, un acuerdo ambiental firmado por siete naciones del sudeste asiático, en el que se comprometen a controlar la contaminación brumosa de la región.

Referencias

  1. Políticamente pertenece a tres países: Indonesia, Malasia y Brunei

Fuentes