Buspirona

De EcuRed
Buspirona
Información sobre la plantilla
Presentación farmacéuticaTabletas, ampolletas y gragea

La buspirona es un fármaco ansiolítico activo por vía oral que es farmacológica y estructuralmente diferente de otros ansiolíticos como las benzodiazepinas y los barbitúricos. La buspirona también se diferencia de otros ansiolíticos por el hecho de que no posee actividad relajante muscular ni anticonvulsivante ni ocasiona dependencia o sedación. De esta forma, la buspirona presenta la gran ventaja de no deteriorar es estado de vigilia y la atención. La buspirona no se utiliza para el alivio inmediato de la ansiedad ya que sus efectos tardan dos semanas en hacerse patentes. Recientemente se han descubierto propiedades inmunosupresoras de la buspirona y se están llevando a cabo estudios clínicos para determinar su eficacia en la dermatitis atópica.

Contenido

Nombres comercial

Ansial®; Ansiced®; Anxiron®; Axoren®; Bespar®; Buspar®; Buspimen®; Buspinol®; Buspisal®; Narol®

Mecanismo de acción

En general, la buspirona suprime la actividad serotoninérgica mientras que incrementa las actividad adrenérgicas y dopaminérgicas de las células. La buspirona no inhibe la monoamina oxidasa, ni tiene una actividad significativa sobre los receptores benzodiazepínicos ni GABAérrgicos. Sin embargo, la buspirina muestra un cierto efecto inhibitorio sobre las vías neuronales mediads por el GABA .

In vitro, la buspirona muestra una mayor afinidad hacia los receptores para serotonina tipo 1A, una afinidad moderada hacia los receptores para dopamina tipo 2 y una débil afinidad hacia los receptores para serotonina tipo 2. Los receptores para serotonina tipo 1A se encuentran en grandes cantidades en la rafe dorsal y en el hipocampo. La buspirona se fija a los receptores 1A en estos lugares, en las neuronas presinapticas del rafe dorsal y en las neuronas postsinápticas del hipocampo. Los estudios en animales muestran que la buspirona inhibe la velocidad de excitación de las neuronas que contienene 5-HT en el rafe dorsal.

La acción predominante de la buspirona es un agonismo parcial o un antagonismo/agonismo mixto en los receptores 5-HT1A. La buspirona también se une a los receptores para dopamina tipo 2 (DA2), mostrando los efectos de un antagonista y un agonista dopaminérgico. La buspirona bloquea los receptores presinápticos, mientras que sus efectos postsinápticos son conflictivos. La buspirona se diferencia de la gepirona, un producto de estructura parecida en fase de investigación que no se fija a los receptores dopaminérgicos. La buspirona aumenta la excitabilidad de las neuronas en el locus ceruleus, un área del cerebro donde se se encuentra norepinefrina en grandes concentraciones, a diferencia de las benzodiazepinas que deprimen la excitabilidad en esta zona. Esta diferencia explicaría porque las benzodiazepinas causan somnolencia mientras que la buspirona no lo hace. El resultado neto de todos estos efectos es la inhibición de la síntesis y liberación de segundos mensajeros. Sin embargo, como la ansiedad se cree que se ocasiona por varios procesos nerviosos, esta inhibición de la síntesis y liberación de serotonina no explica por complejo el efecto ansiolítico de la buspirona. Clínicamente, la buspirona alivia los síntomas asociados a un desórden de ansiedad generalizada tales como tensión motora (inquietud, crispación y tensión muscular) hiperactividad autonómica (sudoración, palpitaciones y taquicardia) y vigilancia.

Los efectos inmunosupresores de la buspirona no están relacionados con su acción ansiolótica. La buspirona no tiene actividad relajante muscular, anticonsulsivante y no produce dependencia cuando se administra crónicamente.


Farmacocinética

Después de su administración oral, la buspirona se absorbe casi en su totalidad aunque sólo el 4% alcanza la circulación sistémica debido a un importante metabolismo de primer paso. El comienzo de los efectos ansiolíticos se observan a las 3-6 semanas. La distribución de la buspirona en el organismo no ha sido dilucidada por completo. Los estudios in vitro muestran que la buspirona se une en un 86% a las proteínas del plasma. La buspirona y sus metabolitos se excretan en la leche. El metabolismo del fármaco se verifica sobre todo en el hígado donde es oxidado y sus metabolitos conjugados. El principal metabolito de las buspirona, no posee actividad ansiolítica. La mayor parte del fármaco y de sus metabolitos es eliminada por vía renal y, en menor grado, por vía biliar. En los voluntarios sanos, la semivida de eliminación de la buspirona es de 2-4 horas y mas larga en los pacientes son insuficiencias renal o hepática. Después de dosis múltiples a pacientes con insuficiencia renal o hepática, la AUC en el equilibrio de 13 y 4 veces mayor que en los sujetos normales.

Contraindicaciones y Advertencias

La buspirona está absolutamente contraindicada en los pacientes con hipersensibilidad conocida al fármaco.

La buspirona no muestra tolerancia cruzada con benzodiazepinas y otros sedantes o hipnóticos usuales. La buspirona no bloquea el síndrome de abstinencia que se observa a menudo cuando se interrumpe el tratamiento con benzodiazepinas. Por lo tanto, antes de iniciar el tratamiento con buspirona, se irán reduciendo las dosis de benzodiazepina o o de otros fármacos activos sobre el SNC. En el caso de las benzodiazepinas se pueden superponer las fases de retirada de estas con la del inicio de la buspirona, teniendo en cuenta que los efectos ansiolíticos de esta tardan en manifestarse un mínimo de dos semanas.

No se recomienda la administración concominante de buspirona y de inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAOs).

La administración de buspirona se deberá hacer con precaución en sujetos con insuficiencia renal debido a que el fármaco o sus metabolitos pueden acumularse. También se deberán tomar precauciones en los pacientes con insuficiencia hepática ya que la buspirona se metaboliza extensamente en el hígado. No se recomienda la administración de este fármaco en casos de insuficiencia hepática grave

Aunque los estudios clínicos indican que la buspirona ocasiona menos sedación que otros ansiolíticos y que no produce un deterioro funcional, sus efectos sobre un individuo en particular no son predecibles. Por lo tanto, los pacientes deberán ser advertidos si manejan maquinaria o si conducen. Aunque en los estudios clínicos no se han observado interferencias de las buspirona con el alcohol, parece prudente abstenerse de consumir bebidas alcohólicas. Como la buspirona se une a los receptores para dopamina del sistema nervioso central, se ha cuestionado su potencial para ocasionar cambios agudos y crónicos en la función neurológica dependiente de la dopamina (por ejemplo, distonía, suedoparkisonismo, acatisia y disquinesia tardía). Los resultados de los los ensayos clínicos no han permitido identificar ninguna actividad neuroléptica significativa; sin embargo, un síndrome de nerviosismo que aparece al poco tiempo de iniciarse el tratamiento, ha sido reportado en un pequeño número de pacientes tratadso con buspirona.

La buspirone está clasificada dentro de la categoría B de riesgo en el embarazo. No se han observado alteraciones en la fertilidad ni daños fetales en los estudios de reproducción realizados en ratas y conejos con dosis hasta 30 veces mayores que las humanas. Sin embargo, no existen estudios clínicos controlados en el hombre y como los estudios en animales no siempre son predictivos de lo que puede ocurrir en el ser humano, no se recomienda el uso de buspirona en el embarzao menos de que exista una clara ncesidad. No se conoce la extensión en la que la buspirona se excreta en la leche humano, por lo que no se recomienda la administración de este fármaco durante la lactancia.


Interacciones medicamentosas

La utilización simultánea de buspirona con inhibidores de la monoaminaoxidasa (IMAOs) puede aumentar la presión arterial, por lo que no se recomienda el uso de esta combinación. Si el paciente está tratado con IMAOs se recomienda un período de lavado de 14 días antes de iniciar el tratamiento con buspirona

La buspirona puede desplazar a la digoxina de las proteínas del plasma, pero se desconoce la significancia clínica de este efecto. Estudios in vitro han mostrado qeu la aspirina puede aumentar en un 23% las concentraciones plasmáticas de buspirona y que el flurazepam las disminuye en un 20%, pero no han realizado estudios in vivo sobre esta interacción. Otros estudios in vivo han puesto de manifiesto que la buspirona no desplaza de las proteínas a otros fármacos como la fenitoína, warfarina o propranolol.

La combinación de buspirona con otros sedantes o depresores del sistema nervioso central puede ocasionar efectos aditivos. Entre los depresores del SNC se incluyen ansiolíticos, sedantes e hipnóticos; benzodiazepinas, barbitúricos, butorfanol, nalbufina, pentazocina, antidepresivos tricíclicos, antipsicóticos, agonistas opiáceos, tramadol, entacapona y algunos boqueantes H1 (por ejemplo, bromfeniramina, carbinoxamina, clorfenamina, clemastina, dimenhidrinato, difenhidramina, doxilamina, metdilazina, prometazina, trimeprazina).

El uso concomitante de la buspirona y el haloperidol resulta en un aumento de las concentraciones plasmáticas del haloperidol, debido posiblemente a una competición entre la desalquilación oxidativa. No se conoce la significancia clínica de esta interacción.

La utilización conjunta de buspirona y fluoxetina ha generado resultados variables. Desde el punto de vista farmacológico,. estos dos fármacos tienen acciones opuestas: la buspirona reduce la síntesis y liberación de serotonina a través de los receptores serotoninérgicos mientras que la fluoxetina potencia la serotonina al bloquear su recaptación. La adición de fluoxetina a un régimen consistente en buspirona y trazadona ocasionó un aumento de la ansiedad en un sujeto tratado por su desórden de ansikedad generalizada y pánico. Sin embargo, en pacientes con desórdenes obsesivos compulsivos se ha informado de que la combinación de buspirona y fluoxetina producía mejores resultados.

La coadministración de buspirona con verapamil o diltiazem aumenta de forma sustancial las concentraciones plasmáticas de buspirona (unas 3 veces).

Debido al riesgo potencial de un síndrome serotoninérgico, se deben tomar precauciones cuando se administran fármacos que actúan selectivamente sobre la recaptación de la serotonina (como la venlafaxina, por ejemplo) y otros fármacos que pueden tener efectos serotoniérgicos sobre el SNC.

El linezolid posee propiedades de inhibidor reversible, no-selectivo de la monoamina oxidasa. No se recomienda en uso simultáneo de linezolid y de buspirona. Se debe proceder a un período de lavado de 10 días de linezolid antes de instaurar un tratamiento con buspirona

Aunque los alimentos mejoran ligeramento la absorción gastrointestinal de la buspirona, desde el punto de vista práctico es indiferente que el fármaco se tome con o sin alimentos

El zumo de pomelo ha mostrado aumentar ligeramente las concentraciones plasmáticas de buspirona, debido probablemente a su efecto inhibidor sobre las isoenzimas CYP3A4 de las pareces del tracto digestivo. Pueden por lo tanto aumentar la somnolencia y otros efectos secundarios subjetivos de la buspirona, por lo que se advertirá alos pacientes que no consuman este zumo durante el tratamiento con buspirona

Reacciones Adversas

Las reacciones adversas más frecuetes que se observan durante el tratamiento con buspirona son los efectos sobre el sistema nervioso central tales como el mareo (que ocurre en el 12% de los casos), la somnolencia (en un 10% de los casos, cefaleas (6%) y nauseas/vómitos (6-8%). Algunos pacientes muestran un síndrome de inquietud con nerviosismo y excitacion (entre el 2 y 5%).

Otros efectos secundarios que se han observado en pacientes tratados con buspirona, menos frecuentes son: hostilidad, enfado, confusión. visión borrosa, mialgia, tumefacción, parestesias, temblores, debilidad y diaforesis.

En los estudios clínicos realizados en más 3.500 pacientes se observaron otros efectos secundarios en menos de 1% de los casos incluyendo dolor torácido, pesadillas, tinnitus, sequedad de boca y congestión nasal, algunas (muy raras) reacciones elérgicas, angioedema, ataxia, diskinesia, equimosis, síndromes extrapiramidales, retención urinaria y reacciones distónicas. Sin embargo, está muy claro que exista una relación causal entre estos efectos y el tratamiento con buspirona


Presentación

  • BUSPAR, comp 10 mg. BRISTROL-MYERS
  • EFFIPLEN, comp 5 y 10 mg. EFFIK
  • NAROL, comp 5 y 10 mg. ALMIRALL-PRODESFARMA


Fuentes.