Saltar a: navegación, buscar

Carnotaurus

Carnotaurus
Información sobre la plantilla
1255.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Sauropsida
Orden:Saurischia
Familia:Abelisauridae

Carnotaurus. Significa toro carnívoro. Es un miembro del grupo de dinosaurios conocido impropiamente como carnosaurios. Este grupo incluye algunos de los dinosaurios más conocidos y temidos, como el gran Tyrannosaurus rex y el Allosaurus.

Fósiles

Se encontró en una extensa área de pradera y semidesierto llamada Patagonia, en la Argentina, en 1985. Fue un hallazgo muy interesante porque estos restos proporcionaron a los científicos una pista de cómo era la piel de los dinosaurios. Medía 7,5 metros de largo y 3,5 metros de altura. Pesaba alrededor de 1 tonelada. Vivió desde 100 hasta 90 millones de años atrás, en el Cretácico superior.

Características

Este dinosaurio, un descubrimiento relativamente nuevo, tenía el cráneo más corto, ancho y voluminoso que otros carnosaurios, y unos pequeños cuernos sobre los ojos. Comparadas con el cuerpo, tan largo como tres coches pequeños, y alto como un elefante, sus brazos eran diminutos. Sus largas y musculosas patas traseras le daban mucha agilidad en comparación con otros de sus parientes. Debe su nombre a sus dos cuernos, que no eran como los de un toro actual, sino planos, y se proyectaban hacia delante sobre sus ojos, como pequeñas alas puntiagudas.

Estas afiladas y peligrosas armas servían para perforar la dura piel de sus víctimas. A diferencia de otros dinosaurios con cuernos, los de este dinosaurio eran pequeños, estaban poco desarrollados y no le servían de defensa. Quizá estaban recubiertos por varias capas córneas, por lo que probablemente aumentaría su tamaño. Algunos científicos creen que los machos combatían en duelos por las hembras durante la estación de apareamiento. Como ocurre con los ciervos, es posible que los machos de especie tuvieran los cuernos más grandes que las hembras. La cabeza, de 57 centímetros de longitud, tenía huecos vacíos a los lados que aligeraban su peso, para poder moverla mejor.

Pero los huesos de su cráneo eran macizos, lo que le permitía a la cabeza absorber el impacto cuando el dinosaurio embestía contra sus víctimas. Sus ojos eran muy pequeños comparados con el tamaño de su cabeza, y estaban situados bajo sus cuernos, que así los protegían cuando usaba la cabeza como ariete. Las fosas nasales también eran pequeñas y no estaban situadas en la parte delantera de la cara. Detrás de las fosas nasales, en el interior de la cabeza, había un gran espacio hueco, que quizá le permitía emitir gruñidos y gritos de aviso que se oían a gran distancia.

La cabeza poseía grandes escamas verticales, que formaban un dibujo alrededor de los ojos y en la parte superior del hocico. Los expertos en dinosaurios están desconcertados por la mandíbula y sus dientes. La mandíbula inferior era más fina y no resultaría difícil rompérsela. Los dientes medían 4 centímetros de longitud, y se curvaban un poco hacia atrás. Eran afilados como navajas de afeitar, pero bastante estrechos, y el animal podía perderlos fácilmente en un combate. Los de la mandíbula superior le ayudaban a desgarrar la carne y los de la inferior a sujetar la presa. Este temible carnívoro tenía el cuerpo robusto, pero delgado.

Las costillas eran muy grandes y se ensanchaban en la parte inferior del cuerpo para protegerlo de los golpes de otros dinosaurios. Su columna vertebral era como una viga que aguantaba el peso. Su piel estaba cubierta por hileras de protuberancias y escamas cónicas que la hacían muy dura, desde la cabeza a la cola. Tenía fuertes músculos en el cuello, que le permitían golpear violentamente con los cuernos los costados de otros dinosaurios. Hubiera tenido poca estabilidad para moverse a gran velocidad su no fuera por su cola.

Ésta, larga y musculosa, le ayudaba a mantener el equilibrio. Gracias a ella podía echar la cabeza delante para agarrar a la presa que intentaba escapar. Tenía las patas delanteras diminutas, como si pertenecieran a un dinosaurio mucho más pequeño. Los huesos de estas patas también eran poco corrientes. Los del antebrazo, desde el codo hasta la muñeca, eran del mismo tamaño que los diminutos huesos de la muñeca. Esto significa que sus patas delanteras eran muy fuertes y que podía usarlas para sujetar a su presa. Era un veloz corredor que podía superar a la mayoría de sus víctimas.

Sus patas traseras eran largas, delgadas y lo bastante fuertes como para sostener más de una tonelada de músculos y huesos. Ideales para correr, también eran buenas armas para cazar. En cada pata tenía cuatro largos dedos, que terminaban en mortíferas garras puntiagudas, para poder rasgar y sujetar las víctimas mientras las despedazaba con sus mandíbulas, echando la cabeza atrás, después de haberse abalanzado sobre ella y tomarla por sorpresa.

Fuentes

  • Artículo Carnotaurus. Consultado: 30 de octubre del 2011.
  • Artículo Carnotaurus. Disponible en "www.laprehistoria.com". Consultado: 30 de octubre del 2011.
  • Artículo Carnotaurus. Consultado: 30 de octubre del 2011.
  • Artículo Carnotaurus. Consultado: 30 de octubre del 2011.