Cefalea

De EcuRed
Dolor de cabeza
Información sobre la plantilla

Es toda sensación dolorosa que tiene lugar en la parte superior de la cabeza, desde el reborde orbitario hasta la nuca.


Cefalea. Es toda sensación dolorosa que tiene lugar en la parte superior de la cabeza, desde el reborde orbitario hasta la nuca.

Contenido


Estructuras que duelen en la cabeza:

Desde los trabajos de Ray y Wolf (1970), quedó demostrado que en la cabeza pueden doler las estructuras siguientes:

1. Piel y tejido celular subcutáneo de toda la cabeza.

2. Músculos del cuero cabelludo y la nuca.

3. Arborizaciones de las arterias y venas extra craneales, especialmente de la arteria temporal.
4. Periostio extra craneal.

5. Arteria meníngea media en su recorrido dural.

6. Dura Madre en:

a) Porción vecina a los senos venosos longitudinal, occipital y transverso.
b) Suelo de la fosa nasal.
c) Suelo de la fosa posterior.

7. Cara superior o inferior de la tienda del cerebelo.

8. Principales senos venosos.

a) Seno longitudinal superior.
b) Seno transverso
c) Prensa de herófilo
d) Vena de habbé.

9. Recubrimiento proaracnoideo de las arterias de la base.

10. Polígono de Willis y grandes arterias cerebrales.

a) Cerebral anterior
b) Cerebral media
c) Cerebral posterior
d) Tronco basilar y sus ramas.

11. Troncos nerviosos craneales con función sensitiva.


Patogenia general de la cefalea.

El Cráneo, el parénquima y la mayor parte de la duramadre, piamadre y aracnoides, así como el revestimiento ependimario de los ventrículos y los plexos coroideos, son insensibles a los estímulos dolorosos. Cuando las lesiones encefálicas causan cefalea, es debido a que involucran alguna estructura intracraneal de las mencionadas anteriormente como capaces de producir dolor.

Si existe una lesión intracraneal, el dolor suele tener una localización muy imprecisa, a veces alejada de la afección; es así como un tumor en la fosa media, es capaz de producir una cefalea de localización frontal, pues tanto la fosa anterior como la media tienen inervación sensitiva proveniente del v par a través de la rama oftálmica.

Cefalea vascular o migraña:

No es una entidad clínica, sino un grupo de desordenes que tienen en común las siguientes características:


Manifestaciones clínicas.

La cefalea vascular o migraña puede ser de dos tipos: Migraña sin aura y Migraña con aura.

1) Migraña sin aura: Es la antiguamente llamada migraña común y la forma más frecuente. Consiste en ataques múltiples de cefalea que duran, sin tratamiento, desde algunas horas hasta varios días y que presentan, además, por lo menos dos de los siguientes caracteres:

2) Migraña con aura: Mucho menos frecuente que la anterior, llamada antiguamente migraña clásica; se caracteriza por la aparición de un aura neurológica antes del inicio del ataque, lo cual le otorga criterio diagnóstico. De forma típica el aura consiste en la visión de luces resplandecientes o de figuras bien formadas, que comienzan en una parte del campo visual y se extienden de forma lenta al resto de éste. Otras variedades de auras visuales comprenden: escotomas centelleantes, visión de llamaradas y , con menor frecuencia, hemianopsia.

En ocasiones, los síntomas están precedidos de Parestesias de la cara, boca o labio superior, que duran de 15 a 30 min y son sustituidos por una cefalea pulsátil que con frecuencia se acompaña de nauseas y vómitos.

Algunas personas, horas o días antes del ataque, experimentan cambios en la conducta, como depresión, hiperactividad, júbilo o apetito exagerado para algunos alimentos. Estos síntomas prodómicos sugieren participación talámica o límbica en la patogenia de la migraña.

Muchos ataques mi granosos se ven precipitados por el Stress, iluminación brillante, menstruación, alcohol, o comidas como el chocolate o el queso. Los contraceptivos orales pueden incrementar el riesgo de alteraciones neurológicas permanentes, como hemianopsia o hemiparesia que ocurren durante el ataque de migraña con aura.


Fuente.

1. Barroso, E.. Neuroimagen en la enfermedad cerebro vascular, selecciones de temas del Hospital “Calixto García”, 1999: 108-12.