Scleractinia

De EcuRed
(Redirigido desde Corales pétreos)
Corales duros
corales pétreos
Información sobre la plantilla
Otros nombresEscleractinios
corales hermatípicos
Clasificación Científica
Nombre científicoScleractinia Bourne, 1900
Reino:Animalia
Filo:Cnidaria
Clase:Anthozoa
Subclase:Hexacorallia
Orden:Scleractinia

Scleractinia es un orden de corales de la clase Anthozoa, también conocidos como escleractinios, corales pétreos o corales duros. Son todos aquellos corales que forman los arrecifes con sus esqueletos calcáreos cuando fallecen. Se les puede distinguir gracias a su clasificación dentro del orden Scleractina que agrupa aquellos animales con más de 8 tentáculos por pólipo. Nuevas colonias comienzan entonces a expandirse sobre estos restos formando verdaderos ecosistemas para múltiples tipos de fauna.

Contenido

Clasificación

Los corales duros se clasifican dentro del orden Scleractina en el que podemos encontrar 17 familias principales con más de 65 géneros e innumerables especies.

Los pólipos de los corales duros nacen de un esqueleto calcáreo que permite por lo general un desarrollo mucho mayor al de los corales blandos y un sin fin de variedades morfológicas.

Estos corales pueden ser reclasificados atendiendo al tamaño de sus pólipos pudiendo diferenciar entre SPS (corales de pólipo corto) y LPS (corales de pólipo largo). Por esta particularidad los corales LPS se distinguen entre los aficionados y profesionales por ser más sencillo su mantenimiento al ser menos exigentes con su alimentación y medio.

Los principales requisitos para su correcto mantenimiento y enumeración de las especies más importantes por su interés comercial diferenciamos a los corales duros en salvajes y cultivados.

Corales duros de cultivo. Estos ejemplares proceden de granjas marinas donde son criados. Su selección obedece a criterios de proporcionalidad en sus formas y a una llamativa coloración. Estas granjas suelen localizarse en zonas del litoral tropical de poca profundidad por lo que la resistencia de los animales a variaciones en las condiciones acuáticas es infinitamente superior. Nacen del esquejado de piezas grandes. Esta razón puede ser una contra para la repoblación de arrecifes arruinados por el pobre valor genético de los animales repoblados. Sin embargo para su mantenimiento en acuario estos especimenes son ideales ya que además de su mayor resistencia con su adquisición generamos un beneficio que garantiza a los arrecifes un mayor interés de continuidad.

Condiciones de mantenimiento

Todos los corales duros están regulados por el convenio CITES que normaliza su extracción y comercialización. Esto no significa que estén en vías de extinción, nos indica que su comercio está controlado para evitar su sobreexplotación y hace una llamada a la responsabilidad de no mantener estas especies si no estamos seguros de poderlo hacer con éxito. La regulación de su explotación y comercio no sólo incluye la extracción de animales vivos sino también a los animales muertos.

Los parámetros medios para el mantenimiento de corales duros podríamos enumerarlos de la siguiente manera:

Amoniaco: Lo más bajo posible. El amoniaco es más tóxico cuanto más alto sea el Ph. Recordaremos que el acuario marino suele presentar unos niveles de Ph comprendidos entre 8,1 y 8,4

Calcio: El calcio forma parte de la reserva de alcalinidad o Kh. En el mantenimiento de corales duros además juega un papel crucial para el desarrollo. Niveles óptimos entre 420 y 450 mg/litro.

Densidad: A diferencia de los peces que con densidades superiores presentan problemas de agotamiento debido a una presión osmótica excesiva los corales se sienten más cómodos con densidades entre 1024 y 1026.

Reserva de alcalinidad: Formada por los carbonatos, boratos, magnesio y calcio. Su punto óptimo se comprende entre 8 y 12º alemanes. Nuestra recomendación es que cuanto más alto mejor.

Magnesio: Al igual que el calcio forma parte de la reserva de alcalinidad o Kh. se debe mantener entre 1200 y 1400 mg/litro. Cuotas inferiores impedirán la presencia del calcio provocando su precipitación.

Fosfatos: Es un gran enemigo de los corales ya que beneficia el desarrollo de las algas. Su nivel óptimo es entre 0,1 y 0,2 pero nosotros recomendamos incluso niveles por debajo de 0,1.

Nitrito: Por supuesto 0.

Nitrato: Cuanto más bajo mejor. Por debajo e 20 mg/litro. Interesa tener en cuenta que un grupo grande de peces puede ser incompatible con el control de este parámetro. No solo por sus heces sino por los restos de alimentación y el CO2 provocado.

Ph: Lo comentado: Entre 8,1 y 8,4. Niveles superiores de Ph hata 8,55 no son peligrosos, sobre todo aditando agua de calcio. Para todos aquellos con problemas de Ph elevado os proponemos revisar el siguiente artículo: Problemas de Ph alto.

Silicato: Lo más bajo posible. Es decir; los más cerca de 0. Su presencia en el agua precipitará la presencia de algas diatoméas.

Temperatura: Entre 24 y 26. Mejor 24.

Iluminación: En esto existe mucha controversia... 0,8 w litro, 1 w litro, 1,5 w litro. Nosotros mantenemos corales con 0,5 watios litro y los corales crecen. El mayor problema de una iluminación excesiva es un exceso de macroalgas y pérdida relacionada de color.

Movimiento de agua: Entre 12 y 20 veces el volumen del acuario dependiendo de especies.

Alimentación

Estos corales se alimentan con fitoplancton líquido o liofilizado dos veces por semana. Una alimentación más regular puede generar importantes problemas de fosfatos y nitratos.

Principales especies de corales duros

Familia Acroporidae, Géneros Acropora, Anacropora, Astreopora y Montipora

Este grupo de corales SPS requieren para un mantenimiento óptimo de fuerte iluminación y gran corriente de agua que impida la sedimentación de desechos sobre su superficie. Su mantenimiento en cautividad no es de los más sencillos. Son exigentes con las condiciones del medio y ante la presencia de nitratos y fosfatos. Las variedades en los flujos de las bombas les serán de mucha importancia para presentar un aspecto sano. Se colocan en la parte media superior del acuario. Su toxicidad respecto a otros individuos es alta en caso de contacto entre pólipos.

Familia Dendrophyllidae, Géneros Balanophyllia, Dendrophyllia, Ducanopsammia, Heteropsamia, Tubastrea y Turbinaria

Dentro de esta familia encontramos a los corales sol, portadores de una gran coloración pero con una mayor dificultad de mantenimiento al no ser fotosintéticos. De entre los distintos géneros las Turbinarias serían las de más sencillo mantenimiento, dentro de la dificultad, en zonas de corriente moderada y fuerte iluminación. Las Tubastreas se pueden definir como especies clásicas en los acuario de arrecife y son muy apreciadas por su intensa coloración amarilla. Estas especies sin embargo requieren de iluminación moderada para poder expandir al completo sus pólipos.

Familia Euphyllidae, Géneros Euphyllia, Catalphyllia, Physogyra y Plerogyra

Esta familia será seguramente la más comercial entre los corales duros debido a sus largos pólipos que de asemejan en muchas ocasiones con las anémonas. Sus requisitos de mantenimiento son moderados siempre teniendo en cuenta que se trata de corales duros. Su principal necesidad es la corriente de agua de forma moderada y la iluminación. De los distintos géneros de la familia sólo el Euphyllia y el Plerogyra pueden ser comercializados. Los otros dos están prohibidos por el convenio Cites. Son altamente tóxicos por contacto incluso para las personas en zonas más delicadas como los antebrazos. Especies de payasos tratarán de hacer simbiosis con estas especie pudiéndose causar daño mutuamente por contacto.

Familia Faviidae, Géneros Caulastrea, Cyphastrea, Echinopora, Diploastrea, Favia, Favites, Goniastrea, Leptoria, Montastrea, Moseleya, Oulophyllia y Platygyra

Se trata de otra familia muy recomendable para iniciarse en el mantenimiento de corales duros. Sus bajos requerimientos en cuanto a alimentación y parámetros, dentro de cierto margen, los convierten en muy populares por los aficionados. Las diferencias de formas y coloración, la cual no son propensos a perder permiten seleccionar un buen número de especies y lograr una bella instalación sin tener que recurrir a otros ejemplares en teoría más llamativos.

Familia Funguiidae, Géneros Ctenactis, Fungia, Heliofungia, Halomitra, herpolitha, Podabacia, Polyphyllia, Sandalolitha

Dentro de esta familia se puede encontrar otro grupo de corales de mucho interés para el aficionado, ya sea por su forma o coloración. Además presentan la particularidad de poder desplazarse a su antojo por medio de unos pies diminutos por lo que son seleccionados para ocupar las zonas libres de sustrato. Algunas especies como la Heliofungia presentan tentáculos de relativo tamaño lo que causa en ocasiones el equivoco de confundirlas con anémonas. No todas las especies son sencillas de mantener pero con parámetros bajo control, circulación media, suficiente iluminación y alimentación con fitoplancton dos veces por semana se mantienen sin dificultad muchos años.

Familia Merulinidae, Géneros Hydnophora y Merulina

Los géneros de esta familia son mayoritariamente resistentes al mantenimiento en cautividad, incluso con algún parámetro erróneo. Su mayor problema de mantenimiento reside en su alta toxicidad respecto de otros individuos del arrecife, incluso sin llegar a contactar.

Familia Mussidae, Géneros Blastomussa, Cyarina, Lobophyllia, Scolymina, Symphyllia

Nos encontramos ante otra familia relativamente sencilla de mantener, quizás menos espectacular debido a sus pólipos cortos pero muy popular por lo intenso de su coloración. Son activas mayoritariamente durante la noche y requieren de ser alimentadas varias veces a la semana. Debido a sus grandes estructuras requieren de un aporte extra de calcio y no presentan grandes problemas de tolerancia con otros invertebrados. Presentan una gran tolerancia a diversas condiciones de corriente e iluminación.

Familia Oculinadea, Géneros Cyathelia y Galaxea

Dotadas de gran capacidad para la adaptación a la cautividad son especies mayoritariamente nocturnas en donde despliegan sus pólipos de relativo tamaño. Por esta razón conviene dejar espacio libre entre ellas y otras especies. No requieren movimientos grandes de agua pero si una correcta iluminación para no perder su coloración fluorescente. Alimentar a estos animales entre dos y tres veces semanales con fitoplancton líquido o liofilizado será suficiente para un correcto desarrollo.

Familia Pocilloporidae, Géneros Pocillopora, Seriatopora y Stylophora

Se trata de un grupo de especies de gran interés para el aficionado debido a su gran coloración y rápido desarrollo. Sus requerimientos de mantenimiento son exigentes estando obligados a ofrecerles una iluminación alta y una gran circulación. En caso contrario se observa una pérdida progresiva en su coloración fluorescente muy compleja de recuperar. No son excesivamente tóxicos por contacto con otros individuos.

Familia Poritidae, Géneros Alveopora, Goniopora y Porites

Las especies de esta familia presentan un dimorfismo muy acentuado entre ellas siendo realmente complicado entender el parentesco entre ellas. Mientras los Porites son individuos dotados de pólios cortos (SPS) y en muchas ocasiones se acompañan de plumeros las Gonioporas presentan pólipos que pueden llegar a alcanzar según la especie los 10 o 12 cm de tamaño. Sin ser las especies más sencillas de mantener su mantenimiento es viable con un exigente control de parámetros y alimentación dos veces por semana. El género porites es sin duda el de más sencillo mantenimiento.

Fuente