Saltar a: navegación, buscar

Edgardo Martín Cantero

Edgardo Martín Cantero
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo

Destacado compositor
NombreEdgardo Martín Cantero
Nacimiento6 de octubre de 1915
Cienfuegos, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento16 de mayo de 2004
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Obras destacadasArpa: Variaciones en rondó, BalletCuatro fugas, La quimbumbia, El caballo de coral, texto: Onelio Jorge Cardoso

Edgardo Martín Cantero. Destacado compositor, discípulo de piano del pianista ruso Jascha Fischermann, de pedagogía del piano con César Pérez Sentenat y de composición en el Conservatorio Municipal con José Ardévol.

Síntesis biográfica

Nace en Cienfuegos antigua provincia de Las Villas, Cuba el 6 de octubre de 1915. Inició sus estudios en su ciudad natal con Áurea Suárez.

En 1935 se trasladó para La Habana. Fue miembro de la Coral de La Habana, dirigida por María Muñoz de Quevedo, profesor de historia de la música y estética musical en el Conservatorio Munich pal, y en la Escuela Nacional de Música (Cubanacán), de análisis musical integral.

Trayectoria artística

Fue crítico musical de las publicaciones periódicas Información, Conservatorio, La Música, Nuestro Tiempo, Revista de Música de la Biblioteca Nacional José Martí, Boletín de Música de la Unión Panamericana y Granma, y durante varios años escribió las notas al Programa de la Sociedad de Música de Cámara, Sociedad de Conciertos, Instituto Nacional de Música, Orquesta Sinfónica Nacional y la Orquesta de Cámara.

Integró, junto a Harold Gramatges, Hilario González, Argeliers León, Julián Orbón y otros, el Grupo de Renovación Musical, liderado por José Ardévol.

En 1945 Alejo Carpentier planteó: «Por la austeridad de sus principios estéticos —a veces discutibles, pero siempre respetables— Edgardo Martín es un perfecto representante de la nueva generación cubana que aspira a llegar a las grandes verdades del arte pasando por la “puerta estrecha” del Evangelista.

En Cuba el instinto, la mera intuición, se ha extraviado siempre en intentos situados por debajo de sus propias posibilidades; el raciocinio, en cambio, nos ha valido altas creaciones en todos los órdenes de la actividad inteligente, sin que su acción excluyera la presencia vivificante de impulsos atávicos, controlados por un exacto sentido de sus funciones útiles.

A pesar de la rigidez de algunos de sus conceptos —opuestos, casi siempre, al “sturm und drang” romántico— Edgardo Martín no se veda las posibilidades expresivas que suelen solicitar a un hombre de su edad. El pudor de sentimientos no significa, en él, ausencia de lirismo. Su amor a la disciplina no equivale a inseguridad.

Años después Martín expresó:

...No soy un compositor muy intelectual y procuro que la música me surja espontánea, expresiva, más bien concebida para que mucha gente pueda entenderla y gustarla. No refreno una natural tendencia lírica. No me interesa una técnica en sí como tal, sino en cuanto sea un recurso para la creación musical que devenga en resultado que yo mismo pueda considerar como arte.

Tampoco me afano por la experimentación, porque considero que, siendo importante a través de la historia humana, en definitiva la finalidad del arte es la creación y no la invención de nuevos medios. En todo caso, soy de aquellos que aprovechan los descubrimientos de otros, hasta donde a uno mismo le convenga o le plazca.

Comparto las críticas de Schönberg dirigidas contra los simuladores de cualquier tipo de modernidad y contra quienes no hacen sino alardear de los medios que emplean o de los recursos de que se sienten descubridores. Considero deshonesto tratar de engañar al pueblo, en cualquier medida y cualquier sentido, y de subyugar al oyente sin dejarle que su propia sensibilidad discurra con plena libertad.

Muerte

Fallece en La Habana el 16 de mayo de 2004.

Obras

Arpa

  • Variaciones en rondó, 1944.

Ballet

Cine

  • Ismaelillo, 1962, dieciséis instrumentos.

Coro

  • Romance de cazadores, texto: Justo Rodríguez Santos y ¡Ay, rostro y vista!, 1942, texto: Soneto de Petrarca.
  • El son de Santiago, 1946, texto: Federico García Lorca, soprano, tenor y doble coro mixto.
  • En la palma una luna, 1947, texto: Samuel Feijóo, doble fuga coral.
  • Seis villancicos cubanos, 1953, texto: Dora Carvajal.
  • Cantar cuentos, 1977-1978, texto: Rolando López del Amo, coro infantil o femenino.

Coro y orquesta

  • Los dos abuelos, texto: Nicolás Guillén, 1949, cantata para coro mixto y orquesta.
  • La carta del soldado, texto: Un cable de Prensa Latina, 1970, cantata para recitador, coro hablado, coro cantado y orquesta.
  • Canto de septiembre, 1975, texto: Editorial del periódico Granma sobre la sublevación popular del 5 de septiembre en Cienfuegos
  • Cantata para coro hablado, coro mixto cantado cantado y orquesta.
  • Granma, 1976, cantata para coro mixto y orquesta.

Guitarra

  • Variaciones.

Música de cámara

  • Concierto, para nueve instrumentos de viento: flauta, oboe, clarinete, fagot, dos trompetas, dos trompas y trombón.
  • La muerte de la bacante, texto: Joaquín Lorenzo Luaces, 1944, voz, flauta, corno inglés y fagot.
  • Obertura general, clarinete, trompeta, violín, viola, cello y piano .
  • Prólogo para Guiñol, 1951, voz recitante, violín, viola, cello y piano.
  • Trío jagüense, 1963, oboe, clarinete y fagot.
  • Cuarteto núm. 4, 1967, dos violines, viola y cello.
  • Cuarteto núm. 2, 1968, dos violines, viola y cello.
  • Cinco cantos de Ho, 1969, texto: Ho Chi-Minh, voz, flauta, viola y piano.
  • Tres sonetos por Marinello, 1977-1978, textos: Juan R. Cabrera, Juan Marinello Nicolás Guillén, voz, flauta, clarinete, viola y cello.
  • Recitativo y aria, 1979, viola y piano.

Orquesta sinfónica

  • Fugas, orquesta de cuerdas y Primera sinfonía, 1947.
  • Segunda sinfonía, 1948.
  • Concertante, arpa y pequeña orquesta, 1949.
  • Soneras núm. 1, 1951.
  • Danzón núm. 1, 1954.
  • Cuadros de Ismaelillo, 1970.
  • Soneras núm. 2, 1973.
  • Soneras núm. 3, 1973.
  • Danzón núm. 2, 1979.
  • Piano Sonata, 1942, a cuatro manos.
  • Sonata, 1943.
  • La conga de Jagua, 1944, dos pianos.
  • Seis preludios, 1949.
  • Dos preludios, 1950.
  • Soneras núm. 1, 1950-1975.
  • Soneras núm. 2, 1971.
  • Soneras núm. 3, 1975.

Voz y orquesta

  • Canto de héroe, 1968, cantata para soprano, barítono y orquesta.

Voz y piano

  • Tú eres la fuente, 1937, texto: Anónimo.
  • Romance de la hija del rey de Francia, 1943, texto: Romance antiguo Anónimo.
  • Moza tan fermosa, 1944, texto: Marqués de Santillana.
  • Entre las palmas, 1946, texto: Edgardo Martín.
  • Viejo romance criollo, 1955, texto: Edgardo Martín.
  • Siete cantos del amor imposible, 1964, texto: Edgardo Martín.
  • Así Guevara, texto: Nicolás Guillén y Oda para Giraldo Piloto, 1967 texto: Edgardo Martín.
  • Tres cantos líricos, 1971, texto: Sidroc Ramos.
  • Antiguas comuniones, 1972, texto: Rolando López del Amo.
  • Canto por Camilo, 1974, texto: Nicolás Guillén.
  • Cantos de Martí, 1976, texto: José Martí.

Bibliografía Pasiva

  • Gerard Béhague. La música en América Latina. Caracas, Monte Ávila Editores, C.A., 1983.
  • Alejo Carpentier «El grupo musical cubano-norteamericano». Conservatorio de La Habana (5): 12-13. octubre - diciembre de 1945.
  • La música en Cuba. México, Fondo de Cultura Económica, 1972.
  • Ela Galvani (compiladora). Catálogo de obras musicales de Edgardo Martín. La Habana, Cenda, 1981.
  • Tamara Martín. «Nuestros compositores: Edgardo Martín». La Nueva Gaceta (La Habana) (4): 10-11; 1981.
  • Elena Pérez Sanjurjo. Historia de la música cubana. Miami, La Moderna Poesía, INC, 1986.

Fuentes