Saltar a: navegación, buscar

Alcoholismo

Alcoholismo
Información sobre la plantilla
Alcoholismo.jpeg
Concepto:La Organización Mundial de la Salud (OMS), lo define como un trastorno conductual crónico manifestado por repetidas ingestas de alcohol respecto a las normas dietéticas y de la sociedad, que acaban interfiriendo con la salud o las funciones socioeconómicas del bebedor.
Alcoholismo. En todo el mundo se ha incrementado la producción de bebidas alcohólicas y el alza del consumo en nuevos grupos poblacionales. Lo que unidos a actitudes permisivas de la comunidad ante su consumo, favorecen los problemas de salud, los conflictos familiares y los desordenes sociales.


Evolución histórica

Como bebida comenzó siendo parte de ritos religiosos en comunidades primitivas, puesto que luego de su ingestión sentían que podían acercarse y hablar con los dioses. El origen de las relaciones entre el alcohol, el hombre y la sociedad, se pierde a lo largo del tiempo, para darle paso a un problema actual que no respeta cultura, economía ni credo religioso. Las primeras referencias escritas sobre las consecuencias negativas del alcoholismo se remiten a la Biblia, donde se consideraba la primera enfermedad y el segundo problema social. También Hipócrates se refirió a esta problemática al hablar de la locura alcohólica. En el año 800 se produjo el descubrimiento del proceso de destilación, lo que permitió aumentar la concentración de los productos alcohólicos y su a vez el poder de daño a las personas. Surgen así, las bebidas destiladas entre las que se encuentran el ron y el coñac.

Existen reportes escritos del uso de cerveza, vinos y otras bebidas alcohólicas que datan desde 3000 años antes de Cristo. Los antiguos griegos empleaban el vino como parte indisoluble de su alimentación y efectuaban celebraciones religiosas donde agradecían al Dios del Vino por la creación de esta sustancia. En la cultura romana se dio continuidad a estas costumbres y tradiciones. Durante la edad media el alcohol se utilizó como remedio para muchas enfermedades. Era utilizado también para mantener en un estado de semiinconsciencia a las personas que debían ser operadas. Estas evidencias muestran como el consumo de alcohol era un comportamiento normal dentro de las sociedades medievales.

Definición

Persona consumiendo alcohol

El término alcohol proviene del árabe alkuhl que significa esencia o espíritu. Esta sustancia se obtiene a partir de la fermentación de productos vegetales. Se considera que fue utilizado por el hombre desde los albores de la humanidad. El alcoholismo, se define como intoxicación por el alcohol, en que se distingue la embriaguez ocasional o el trastorno temporal causado por el consumo abusivo de bebidas alcohólicas. Se define además como una enfermedad crónica, progresiva y fatal caracterizada por tolerancia y dependencia física, o cambios orgánicos patológicos, o ambos; toda consecuencia directa o indirecta del alcohol ingerido. Es también considerado como el hábito de tomar bebidas alcohólicas en cantidades tales y con tal frecuencia, que conduce a la pérdida de eficacia para el trabajo, a trastornos de la vida en familia.

Incidencias del alcoholismo en Cuba

Jóvenes alcohólicos.

El consumo de sustancias adictivas genera serios problemas de salud en las personas consumidoras; así como problemas sociales que se manifiestan en el aumento de los gastos de los sistemas de salud en la atención de los adictos y sus familiares, en el aumento de conflictos y violencia en la familia, en el incremento de la pobreza, generación de mayores niveles de violencia social, entre otros efectos negativos.

En Cuba, se considera que el 45,2 de la población mayor de 15 años consume bebidas alcohólicas, fundamentalmente en los rangos de edades comprendidos entre 15 y 44 años de edad y la mayoría de los dependientes alcohólicos tienen edades comprendidas entre 25 y 42 años. Lo que evidencia en la actualidad una contradicción que implica un problema social de la Ciencia en Cuba, pues a pesar de todos los esfuerzos que se han realizado para solucionar esta problemática, en los últimos 15 años se ha observado una tendencia al aumento del consumo a escala social.

Impacto social

Incidencia de la mujer.

La influencia del alcohol en la sociedad ha tenido gran peso como factor problemático en la conformación y funcionamiento de la familia, individuo y por ende de la sociedad. El consumo del alcohol, ha sido reconocido como un factor de integración social y favorecedor de la convivencia. El alcoholismo afecta más a los varones adultos, pero está aumentando su incidencia entre las mujeres y los jóvenes. El ser humano no es violento por naturaleza. No obstante, la relación entre consumo de alcohol y conductas violentas constituye un problema social que a menudo tiene repercusión legal, y se ha ido incrementando en varias partes del mundo.

Esta enfermedad no solo afecta al bebedor, sino también a su familia y a la sociedad en que vive. El primer signo de alarma lo percibe familia, por los desajustes que observa en el bebedor, empieza un cambio en el seno en que vive, desacuerdo conyugal sin motivo aparente, malos tratos a los hijos y a la pareja, pérdida de amigos y de la estimación de todos, lo cual ocasiona que el bebedor, poco a poco se margine, no percibe los cambios por su enfermedad, insiste en que posee la misma capacidad de el trabajo y de enfrentar los problemas familiares, pero ocasionalmente se producen deficiencias temporales de las funciones cerebrales y del control de sí mismo, que promueven agresividad y lo hace más vulnerable a los accidentes.

Consecuencias del consumo de alcohol

Los problemas sociales que se provocan como consecuencia del alcoholismo pueden incluir la pérdida del puesto de el trabajo, problemas financieros, conflictos conyugales y divorcios, condenas por crímenes tales como conducción bajo la influencia del alcohol, desórdenes públicos o maltratos, marginación. El alcoholismo es un trastorno conductual crónico, manifestado por repetidas ingesta de alcohol que exceden las normas dietéticas y socioculturales de la comunidad y que acaban dañando la salud, las funciones económicas y sociales del bebedor. Para evitar el riesgo a la adicción, es necesario conocer que el organismo sólo está preparado para neutralizar un trago fuerte en una hora, excederse, de ese tiempo, provoca el estado de embriaguez.

Muy equivocados están quienes mantienen el mito de que para divertirse hay que beber, o con la justificación de las vacaciones, o fin de semana. En el proceso de uso abuso adicción al alcohol se ponen de manifiesto algunos factores de riesgo y de protección que facilitan o disminuyen la magnitud de su consumo y actúan como mediadores en el grado de vulnerabilidad del sujeto.

Efectos sobre la salud

  • Trastornos severos de la conducta y de la comunicación, tanto afectiva como social.
  • Disminución de las facultades mentales y obsesión por la ingesta de alcohol.
  • Trastornos en la sexualidad.
  • Lesiones orgánicas.
  • Úlceras de estómago y de duodeno, la pancreatitis crónica y la cirrosis hepática (Alcohol e Hígado), así como lesiones irreversibles en los sistemas nerviosos central y periférico.
  • Otros efectos dañinos en las mujeres son la infertilidad o la incapacidad de concluir de forma exitosa un embarazo (abortos habituales). Pueden ocurrir partos prematuros y muerte intrauterina porque el niño no está preparado para neutralizar la acción del alcohol y metabolizarlo.

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Según estudios de la OMS se vincula a la ingestión de bebidas alcohólicas:

  1. El 50 % de las muertes en accidentes de tránsito.
  2. El 50 % de las muertes en incendios.
  3. El 60 % de los fallecidos por inmersiones (ahogados).
  4. El 40 % de los decesos por homicidios y asaltos.
  5. El 30 % de las defunciones por suicidios.
  6. El 35 % de las violaciones sexuales·
  7. El 50 % de las violencias domésticas.

A escala mundial se producen ocho muertes anuales por cada 100 000 habitantes vinculadas al alcoholismo y a este fenómeno se destina el 15 % del presupuesto hospitalario mundial. En estudios efectuados por la ONU, el 70 % de la población mayor de 16 años consume alcohol con alguna frecuencia. De estos, el 10 % se convierte en “bebedores problemas”.

Enlaces externos

Fuentes