Saltar a: navegación, buscar

Erosión del suelo

Erosión
Información sobre la plantilla
ÍndiceErosión 12345.jpeg
Concepto:Pérdida del suelo provocado por factores como el agua y aire.

La Erosión o degradación de los suelos. Es la pérdida del mismo, principalmente por factores como las corrientes de agua y de aire, en particular en terrenos secos y sin vegetación, además el hielo y otros factores. La erosión del suelo reduce su fertilidad porque provoca la pérdida de minerales y materia orgánica.

Concepto

Desde la perspectiva geológica y de formación del paisaje, la erosión es entendida como parte del proceso de morfogénesis a través del cual se alteran y moldean las formas terrestres. Desde este punto de vista, la configuración que hoy se tiene de la superficie de la tierra, se debe a los procesos continuos de agradación y degradación que en tiempo geológico, han moldeado la superficie. Estos procesos geomorfológicos están relacionados con factores internos (litología, estructura, tectónica, volcanismo y topografía) y externos (clima: temperatura y precipitación; organismos; y acción antrópica).

Conformación

  • Fragmentos de rocas: formados por abrasión mecánica debida a la acción del viento, aguas y glaciares o producto de la meteorización mecánica (termoclastia, gelifracción, etc.)
  • Suelos: en especial aquellos que han sido despojados de su cubierta vegetal por tala o incendio.

Elementos que participan

  • Pasivo: el suelo.
  • Activo: el agua, el viento, o su participación alterna.
  1. El agua es un erosivo muy enérgico actúa sobre el suelo desprotegido de la vegetación (arrastrándolo hacia arroyos y ríos). El suelo, desprovisto de la capa superficial, pierde la materia orgánica (Humus) y entra en un proceso de deterioro que puede originar hasta un desierto.
  2. El viento, otro de los agentes de la erosión: El suelo desprovisto de la cortina protectora que forman los árboles, es víctima de la acción del viento que pule, talla y arrastra las partículas de suelo y de roca.
  • Como un regulador de las relaciones entre ambos elementos: la vegetación.
  1. Las plantas superiores, que tienen raíces, ejercen una labor intensa de excavación mecánica del suelo, en busca del agua que necesitan para su subsistencia. Algunas de estas raíces son capaces de atravesar sustratos de rocas blandas o, incluso, romper otras más duras. Pero, aunque menos visible, el trabajo de otros vegetales y organismos, como los líquenes, es quizás todavía más importante, hasta el punto que se les considera los verdaderos indicadores o pioneros de la formación de los suelos. En efecto, los líquenes actúan sobre las rocas desnudas, empiezan su descomposición y permiten que otros organismos mayores continúen la tarea.

Tipos

Erosión de los suelos de forma natural

Natural y progresiva

Se le puede denominar erosión geológica. El proceso suele ser lento y se prolonga por millones de años, intervienen la lluvia, nieve, frío, calor y viento.

En los climas áridos es el calor que agrieta el suelo (pues este se expande) y el viento lleva granos de arena formando dunas y montes de baja altura. Los factores moldean perfectamente el paisaje.

Erosión hidríca

Producida por el agua lluvia a través del golpeteo de sus gotas sobre la superficie del terreno y cambios en regímenes de humedad, generando desprendimiento y arrastre de partículas y masas de suelo. La intensidad de la lluvia es el factor primordial del fenómeno.

Erosión eólica

Presente cuando el viento transporta partículas diminutas que chocan contra alguna roca y se dividen en más partículas que van chocando con otras cosas. Se suelen encontrar en los desiertos en formas de dunas y montañas rectangulares o también en zonas relativamente secas. Lo que conlleva un tiempo más largo, debido al tiempo que tarda en erosionar.

Erosión superficial del suelo

Agrupa las formas de erosión que tienen lugar sobre las superficies de terrenos, cuya manifestación responde a una gradualidad en su manifestación: erosión por salpicadura, erosión laminar, erosión en surcos y en cárcavas.

Erosión por salpicadura

Originada por la caída de las gotas de lluvia sobre el suelo; su impacto está en función de la forma y tamaño de las gotas (erosividad), y de la resistencia del suelo a su poder erosivo (erodabilidad). La energía cinética de las gotas (1/2 m v2) depende de las propiedades para ellas citadas; el efecto de la salpicadura es especialmente dramático en condiciones climáticas tropicales donde se combinan fuertes precipitaciones y desfavorable protección del suelo; así, Soyer (1987) encontró mínimas pérdidas de suelo por salpicadura en parcelas localizadas en Zaire, África, cuando la cubierta forestal estaba presente, alcanzándose valores de 3,1 a 7,2 ton ha-1 año-1, en tanto que bajo cubierta vegetal de maíz los valores medios de pérdidas eran de 188 ton ha-1 año-1.

Las velocidades terminales para diferentes diámetros y alturas de caída de las gotas de lluvia pueden ser apreciadas en la Tabla 6, de donde se intuye el efecto que puede tener la caída de una gota de Lluvia desde el dosel de un bosque (8 m) en caso de encontrar un suelo con el horizonte de hojarasca pobremente desarrollado como ya se había anotado.

Erosión por cárcavas

Una vez se inicia la formación de la cárcava, ésta evoluciona según la consistencia relativa que presenten los diferentes horizontes del suelo; cuando la consistencia del material es relativamente uniforme, las paredes de la cárcava son más o menos verticales, en tanto que cuando se presenta un aumento en la resistencia de las capas inferiores, se desarrollan en forma de " V" . FAO (1967) describe el crecimiento de las cárcavas como el resultado de diferentes procesos, los cuales actúan o bien aislados, o bien en combinación, así:

  • Frotamiento en el fondo o en los lados de la Cárcava por la corriente de agua y las materias abrasivas (partículas de suelo o restos que arrastra el agua).
  • Erosión por el agua que se precipita en la cabecera de la cárcava y que ocasiona la regresión progresiva de ésta.
  • Desmorronamiento en lados de la cárcava por la acción lubricante de las aguas de infiltración. Suárez expone asimismo la formación de cárcavas a partir de los modelos de canal subsuperficial y de túnel de erosión.
Tipos de cárcavas

Por su forma las cárcavas pueden ser clasificadas en seis categorías diferentes a cuya descripción se procede conforme a los planteamientos de Peralta (1977) citado por Moder (1983a): de forma larga y con cabeza angosta, de pocos tributarios en sus costados; puede ensancharse y dar origen a los tipos restantes.

  • Bulbosa: ancha y espatulada en el extremo superior, pudiendo ser lineal en su parte baja; a menudo sigue el curso de un drenaje viejo. Tiene pequeños tributarios en todos los costados; al irse desarrollando da origen a la cárcava de tipo dendrítico.
  • Dendrítica: formada por muchos tributarios en forma ramificada; puede originarse siguiendo las líneas de un drenaje natural; su cabeza puede tener forma de semicírculo.
  • Enrejada: los tributarios entran al canal formando aproximadamente un ángulo de 90°; se desarrolla principalmente en zonas planas.
  • Paralela: compuesta por una o más cárcavas que desaguan en una sola.
  • Compuesta: combinaciones de dos o más formas, dándose especialmente en zonas con problemas avanzados de erosión.

Movimientos en masa

Estos movimientos han sido ampliamente desatendidos en el contexto del estudio de la erosión de suelos, sin embargo, en muchos casos son ellos la forma dominante de los procesos de erosión. Su importancia, realzada en ciertas condiciones climáticas de los trópicos, es aun más clara si se entienden estos movimientos como precursores de otros procesos erosivos, dado que los agentes erosivos se benefician de la generación de superficies altamente susceptibles a su intervención.

Las masas de suelo desplazadas pierden usualmente la cubierta vegetal protectora, favoreciendo el proceso de infiltración; de esta forma alcanzan plena expresión la separación-disgregación de partículas y el escurrimiento superficial, este último variable en función de las condiciones micro y macro topográficas.  Sus efectos negativos van desde reducir la capacidad productiva del terreno afectado, hasta ocasionar daños catastróficos, tanto económicos como cobrando en ocasiones vidas humanas.

Partes de un movimiento en masa. La morfología de un movimiento en masa permite obtener valiosa información tanto del tipo de movimiento como de su génesis. Hanves (1984) citado por Tragsa-Tragsatec (1998) propone su caracterización a partir de los elementos que los componen (Figura 8) cuya correspondencia numérica se consigna en la Tabla 8. La presencia o ausencia de tales elementos y sus relaciones dimensionales y espaciales, permiten definir su tipología; en el Anexo 3 se tiene una guía para la identificación de los movimientos activos o recientemente activos, basada en las características de algunos de los elementos en cuestión.

Calificación de los procesos erosivos

  • Impacto de las gotas de lluvia sobre el suelo:* Dispersión de los agregados del suelo en sus partículas elementales (texturales). Puede formarse una costra superficial o un sello (sellado) que impide una adecuada infiltración del agua generando su pérdida por escorrentía superficial.
  • Erosión laminar: Pérdida de suelo generada por circulación superficial difusa del agua de escorrentía.
  • Erosión en Surcos: Suelo arrastrado por el flujo del agua que se canaliza y jerarquiza generando surcos.
  • Erosión en Cárcavas: Suelo arrastrado por el agua que al generar cárcavas (estas suelen comenzar en forma de surcos).
  • Erosión en "Badlands": Erosión en cárcavas profundas generalizada, que llega a eliminar toda la capa de suelo dando lugar a un paisaje "abarrancado".
  • Erosión por sufusión (Piping): Desarrollo de una red de drenaje sub-superficial que termina por colapsarse. Suele acompañar a los paisajes de "bandalnds).
  • Bio-erosión: Erosión de las capas subsuperficiales del suelo causada por la acción de organismos vivos .
  • Erosión Mecánica: Pérdida de suelo causada por las labores de la labranza.
  • Nivelamiento del terreno: Pérdida de suelo debida a la modificación humana del perfil original de una ladera o la construcción de terrazas.
  • Erosión de los cauces fluviales: Génesis de paisajes fluviales por incisión de las aguas pluviales o por el desplazamiento lateral de los propios cursos (erosión de márgenes fluviales).
  • Erosión costera o litoral: Erosión costera debida al efecto del oleaje y las mareas, por la que el mar gana terreno en detrimento de las superficies emergidas.
  • Erosión glaciar: Génesis de los paisajes frías, glaciares y periglaciares a causa de los flujos de hielo. Su avance suele acarrear la perdida total de los suelos.
  • Deslizamientos de masa someros: Desplazamiento de suelo y a veces regolito que deja una cicatriz en hondonada y un lóbulo frontal sobresaliente. A menudo, muchos deslizamientos someros evolucionan hacia flujos de clastos (piedras, cantos bloques de rocas). En principio, si no actúan otros procesos erosivos se puede hablar más de desplazamiento que de pérdida del recurso.
  • Erosión Eólica o deflación: Pérdida del suelo debido al efecto erosivo del viento el consiguiente arrastre de los materiales edáficos arrancados.
  • Erosión eólicao corrosión: Desprendimiento de partículas (abrasión) debido al impacto de partículas previas suspendidas o arrastradas por el viento que genera modelados o esculpidos muy característicos y a veces bellos que reciben diversas denominaciones.

Tipología

En ella se identifican tres tipos de movimientos -derrumbes, deslizamientos y flujos- los cuales a su vez agrupan genéricamente otros que responden en forma similar al principio de clasificación inicialmente planteado.

Derrumbes

Se caracterizan por presentar discontinuidades subverticales bien desarrolladas -estratificación, esquistosidad, fracturación- y darse a velocidades altas; pueden ser de dos tipos: desprendimientos y vuelcos.

Desprendimientos

Trayectoria aérea vertical por descalce basal y con giro hacia el exterior; se conocen también como caídas. Varnes (1978) los describe como caídas de masas de cualquier tamaño, provenientes de una pendiente muy escarpada o acantilado, a lo largo de una superficie sobre la cual poco o ningún desplazamiento cortante se lleva a cabo, y desciende principalmente a través del aire por caída libre, rebotando o rodando, siendo su velocidad de rápida a muy rápida.

Vuelcos

Se presentan por descalce lateral; Varnes (1978) los define como movimientos debidos a fuerzas que producen un momento tensor alrededor de un punto de pivote, que se encuentra por debajo del centro de gravedad de la unidad; por la acción de la gravedad y fuerzas ejercidas por unidades adyacentes; o por fluídos en grietas. Este movimiento puede o no culminar en caída o deslizamiento, dependiendo ello de la geometría de la masa en la falla y de la orientación y extensión de las discontinuidades.

Deslizamientos

Se tienen velocidades de lentas a rápidas; la masa desplazada siempre mantiene contacto con la superficie del terreno. Pueden ser de tipo rotacional y translacional:

  • Rotacionales se dan a lo largo de una superficie de rotura aproximadamente circular y cóncava, inexistente antes del desplazamiento. Ocurren principalmente en rocas blandas y suelos profundos, caso de suelos sedimentarios.
  • Translacionales: se dan a lo largo de superficies de rotura planas o suavemente onduladas; se generan a favor de superficies preexistentes, al menos potencialmente. Si la superficie de rotura está constituida por la intersección de dos o más planos, se habla de un deslizamiento translacional de tipo cuña, en tanto que si éste es formado por un sólo plano, se tiene un deslizamiento translacional de tipo planar. Este tipo de deslizamientos ocurre principalmente sobre rocas y suelos someros, caso de la interfase coluvio-esquisto.

Flujos

Se componen de rocas, tierra y agua bien mezcladas que fluyen pendiente abajo en la ladera; los flujos típicos se originan en un pequeño cañón o quebrada de paredes abruptas, donde las laderas y el suelo se hallan cubiertos por material inestable sin consolidar. Existen tres tipos de flujos (Tragsa-Tragsatec, 1998): reptaciones, flujos plásticos y flujos viscosos, así:

Reptaciones

Flujos lentos a muy lentos, sin superficie de rotura nítida y sin una deformación interna acusada; se pueden diferenciar tres tipos de reptaciones: - Masivas: movimientos profundos hacia el valle, de grandes laderas constituidas por formaciones geológicas amplias y profundas; son de muy difícil detección, permaneciendo durante décadas e incluso siglos.

Superficiales

Movimiento de formaciones edáficas o de depósitos superficiales, cuyo límite en profundidad está marcado por un horizonte edáfico, la roca madre u otro horizonte más resistente.

Corrientes de reptación

Movimientos profundos delimitados por accidentes tectomorfológicos subyacentes; la deformación plástica interna es mayor que en los anteriores tipos de reptación, presentando ahoyamientos cóncavos, receptáculos de agua, abultamientos y árboles encorvados.

Flujos plásticos

El material acusa intensa deformación interna, sin alcanzar a producirse roturas dentro de la masa desplazada, alcanzan velocidades de lentas a moderadas.

Solifluxión

Movimiento del suelo empapado en agua de fusión, produciéndose el movimiento aún a bajos valores de pendiente; la profundidad media del movimiento puede ser de 75 cm, y puede alcanzar velocidades hasta de 150 mm año-1.

Flujos de tierra

Movimiento de profundidad media, de suelos y coluvios saturados que se encauzan y adaptan a los cortes y hondonadas del terreno; son flujos densos de velocidades moderadas que pueden transportar bloques de rocas y árboles.

Flujos viscosos

Son movimientos de tierra en los cuales el material desplazado se encuentra sobresaturado y totalmente deformado; se desplaza con el agua a grandes velocidades.

Evaluación de la erosión

De cara a la intervención del territorio en el marco de la gestión remedial de procesos erosivos, es indispensable contar con herramientas de cuyo empleo se obtenga una caracterización primaria de tales procesos; para esto es posible emplear escalas de evaluación que si bien su misma elaboración las impregna diferencialmente de subjetividad, por otra parte son de gran utilidad dada su facilidad de empleo y utilidad para la escala de trabajo en tales estadíos de la intervención, posibilitando incluso el desarrollo de cartografía temática. Una de tales guías -Tabla 10- fue desarrollada a partir de adaptaciones hechas por Gómez y Alarcón (1975) a la metodología del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para la calificación de la erosión según su intensidad.

Erosión de suelos por acción antrópica

Principalmente se debe a la mano del hombre y sus actividades. Ya que no intervienen directamente las fuerzas naturales (a excepción de la gravedad), sino la intervención humana a través de sus prácticas y tecnologías. La magnitud de este último proceso erosivo tan solo a comenzado a ser reconocida recientemente.

Métodos de control

Métodos de Cobertura

Todos estos métodos protegen al suelo contra los efectos dañinos del impacto de las gotas de lluvia. La mayoría también mejorará la fertilidad del suelo.

  • Cubierta Vegetal.
  • Cultivos de cobertura y abono verde.
  • Cultivos mixtos e intercalados.
  • Siembra adelantada.
  • Residuos de cultivos.
  • Agroforestería.
  • Labranza Mínima.

Métodos de Barrera

Todos los métodos de barrera disminuyen el flujo de agua que baja por la ladera. Así se reduce la cantidad de tierra que el agua corriente se pueda llevar y también se preserva agua. Cualquier tipo de barrera tendría que funcionar. Para que la barrera sea efectiva, debe de seguir las curvas a nivel.

  • Terrazas artificiales.
  • Arado a nivel.
  • Barreras a nivel.
  • Terrazas Naturales.
  • Medias Lunas.

Fuentes

  • Definiendo erosión
  • Suelo
  • Erosión
  • Bioerosión
  • Universo
  • Tipos
  • Artículo
  • FAO, UNESCO, WMO 1977. Desertification Map ofthe World, United Nations Conference on Desettification.
  • RUBIO, J. L. 1987. Desertificación en la Comunidad Valenciana: antecedentes historicos y situacidn actual de erosión; Revista Valenciana D" Estudis Autonomics.
  • INSTITUTO DE SUELOS. La actividad de conservación y mejoramiento de suelos. Mimeografiado. Ministerio de la Agricultura, 1997. 7 p.
  • PLA SENTIS. I. Memorias de la segunda reunión bienal de la Red Latinoamericana de Labranza Conservacionista. 1994. 26 p.
  • Conservación y rehabilitación de tierras en América Latina y el Caribe (CORTALC). Un Programa de acción Especial. Brasil: 1996. 28 p.
  • HERNÁNDEZ, C.; CANCIO, T.; OJEDA, L.; LEÓN, G.; ISAGUIRRE, J. Y CASTELLÓN, A. Uso de diferentes abonos verdes como alternativas de sustituir fertilizantes en el cultivo del tomate, en IV Jornada científica del Instituto de Suelos y II Taller nacional sobre desertificación. Resúmenes. 1996. p 112.