Saltar a: navegación, buscar

Dios de la guerra

(Redirigido desde «God of War»)
Dios de la Guerra
Información sobre la plantilla
Dios de la Guerra.jpg
Videojuego mitológico donde el héroe Kratos se rebela contra la tiranía de los dioses griegos.
Desarrollador(es):SCE Santa Monica Studio
Diseñador(es):David Jaffe
Distribuidor(es):Sony Computer Entertainment
Serie:God of War: Chains of Olympus, God of War II, God of War: Betrayal, God of War III, God of War: Ghost of Sparta
Versión:1
Posterior:God of War 2
Plataforma(s):Play Station 2 y Play Station 3
Lanzamiento:22 de marzo de 2005
Género(s):Acción y aventuras en 3ra persona
Licencia:Propietario
Modos de juego:1 jugador
Formato(s):DVD, Blu-Ray
Sitio Oficial en Español

Dios de la Guerra, (God of War) es obra de SCEA (Sony Computer Entertainment América) en su estudio o división de Santa Mónica. Nos sumerge por completo en la siempre fascinante mitología griega, una época de poderosos Dioses y colosos, de guerras continuas y héroes de leyenda. Nos meteremos en la piel del feroz capitán del ejército espartano Kratos, un temible guerrero al que la victoria y gloria siempre le ha acompañado en todas sus campañas militares.

Pero la suerte se le acaba alguna vez a todo el mundo, y ese oscuro día le llegó también a nuestro aguerrido protagonista en plena batalla contra los salvajes bárbaros de tierras nórdicas. En el momento en que estaba a punto de encontrar la muerte, Kratos, ebrio de furia y odio invoca al todopoderoso Dios de la guerra Ares ofreciéndole su lealtad eterna y ser su más fiel sirviente a cambio de derrotar a sus adversarios.

Historia

Kratos era un general Espartano, de esos que no se conformaba con la victoria, sino que quería ver mutilados a sus enemigos, gustaba crear ríos de sangre. Lo único que Kratos amaba era a su mujer y su hija. Kratos daba cualquier cosa por la victoria, incluso su alma misma. Y he aquí el ejemplo. Kratos y su ejército se enfrentaron a los únicos más brutales y sanguinarios que ellos, los bárbaros.

Kratos estaba perdiendo e iba morir, pero el no aceptaba esto, y prefirió suplicar al dios más maligno antes que ello. Ofreció a Ares ser su sirviente a cambio de que este matase a todos sus enemigos. Así, Ares, con un movimiento de sus brazos, despedazó a todos los bárbaros en unos segundos y entregó a Kratos las Blades of Chaos. Cuanto iba a arrepentirse Kratos de no haber muerto aquel día.

La voluntad de Ares no era algo muy elaborado: matar y matar y seguir matando. Ares estaba contento con el desempeño de su fiel sirviente, o sea, mutiló bastantes inocentes, niños, mujeres y ancianos. Ares segó a Kratos en unas oscuras ganas de derramar sangre ajena, y mando a Kratos a donde se encontraba su familia. Kratos, poseído por los malignos poderes de Ares, las mató sin saber quienes eran. Kratos comprendió lo que había echo, y al casi volverse loco por lo que había echo, las blancas cenizas de sus seres queridos cubrieron su cuerpo, y así no poder olvidar nunca sus terribles acciones. Aunque de todas formas su mente queda en blanco, pero con fugases terribles recuerdos.

Al matar a Ares, Kratos cumplió lo que Atenas le encomendó y vengo la muerte de sus seres queridos. Entonces Kratos va junto a Atenea, esta muy viva, le cuenta que nunca prometió librarle de sus tormentosos recuerdos (porque ningún mortal, ningún dios podría lograr eso), solo lo dejaría libre de trabajar para los dioses. El sufrimiento que siente Kratos por las muertes que ha causado es tal que decide suicidarse. Pero los dioses tenían otros planes para él, en ausencia de un dios de la guerra, un puesto queda libre y nadie mejor para tomarlo que Kratos. ¿es esto un premio? No, más bien un castigo, Kratos tendrá que seguir aguantando los tormentos de su pasado.

Personajes

Kratos: Simbolizaba el poder, la verdad, un personaje poco conocido. Personaje principal.

Ares: En la Mitología Griega, hijo de Zeus y Era, este era el dios de la guerra al igual que su media hermana Atenea. Pero se diferenciaban en que Ares le gustaba el dolor, la sangre y el sufrimiento.

Atenea (Athina): O Palas Atenea, Nacida ya adulta de la cabeza de Zeus, diosa de la guerra estratégica, pero también de la sabiduría, ciudades griegas, industrias y artes.

Espartanos: De la ciudad de Esparta, ubicada entre dos cadenas montañosas, eran guerreros desde que nacían.

Cronos: Padre de 6 de los 12 dioses del Olimpo, fue gobernador del universo durante la edad de oro. Temiendo a una profecía que decía que sería destronado por uno de sus hijos, este se encargaba de comérselos. Pero Zeus escapó de este trágico final con la ayuda de su madre y destronó a su padre, castigándolo a vivir en el tártaro (profundidades del reino de Hades) por el resto de su eternidad.

Hades: Hermano de Zeus, e hijo de Cronos y la titánide Rea, era el dios de los muertos, dueño del mundo subterráneo.

Minotauro: Hijo de un toro blanco y Pasifae, fue encerrado en un intrincado laberinto para que nunca pudiera escapar. Se le enviaban jóvenes como alimento.

Medusa: La única de las tres gorgonas que era mortal, temidas por volver al que la mirase en piedra. Fue muerta por Perseo, quien volvió de su hazaña con su cabeza a cuestas. De la sangre de Medusa, surgió Pegaso, engendrado por Poseidón.

Cerbero: Perro de tres cabezas, con cola de dragón, que guardaba la entrada al Hades, el mundo subterráneo. El monstruo permitía que todos los espíritus entraran en el Hades, pero no dejaba que nadie saliera. Sólo unos pocos héroes escaparon en alguna ocasión del control de Cerbero; el poeta y músico Orfeo que encantó al animal con su lira, y el héroe griego Hércules que lo capturó con sus propias manos y lo llevó por poco tiempo del mundo subterráneo a las regiones superiores. En la mitología romana la hermosa doncella Psique y el príncipe troyano Eneas consiguieron aplacar a Cerbero con un pastel de miel y continuar, por tanto, su travesía por el trasmundo. Cerbero es representado a veces con cincuenta cabezas y una melena de serpientes.

Sátiro: A diferencia del juego, eran los compañeros de Dionisio, dios del vino, y pasaban su tiempo persiguiendo a las ninfas, bebiendo vino, danzando y tocando la siringa, la flauta o la gaita.

Fuentes