Saltar a: navegación, buscar

Héctor Infante Pérez

Héctor Infante Pérez
Información sobre la plantilla
H 13.jpg
Mártir de las Pascuas Sangrientas
Nacimiento29 de diciembre de 1926
Las Tunas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento25 de diciembre de 1956
Bandera de Cuba Delicias, Las Tunas
Causa de la muerteAsesinato
NacionalidadCubano
PadresJosé Alcibiades y Mercedes Imeria
Héctor Infante Pérez. Mártir revolucionario de la lucha clandestina, asesinado en las Pascuas Sangrientas el 25 de diciembre de 1956.

Síntesis biográfica

Nace en el central Delicias, Oriente, el 29 de diciembre de 1926, hijo único de José Alcibiades y Mercedes Imeria. La situación económica-social que vive el país apenas si le permite realizar los estudios primarios con sacrificio, teniendo que incorporarse a trabaja para ayudar a la familia prontamente.

En el ingenio del central logra una pasa de suplente de peón de basculadores, en 1943, pagándole un misero salario de $1.89 diario. Al abandonar el padre el hogar, hace frente a la familia, trabajando para mantener a la madre y sus hermanos menores. En 1948 contrae matrimonio, de cuya unión le nacen dos hijos.

Labor revolucionaria

Siempre se manifestó contra la explotación e injusticia reinante, abogando por un cambio radical que posibilitara a todos vivir mejor. Ingresa a la juventud social en 1943 y un año después en el Partido Socialista Popular. Por su destacada actitud y labor, es enviado a cursar a la Escuela Nacional del Partido, donde obtiene notas sobresalientes.

Cuando en 1953 ocurren los hechos del Moncada y Bayamo, su casa es registrada ocupándole libros comunistas y otros materiales del partido, por lo que es detenido y sometido a un cruel interrogatorio. Golpeado y con heridas llega a su casa y plantea a la madre que de nada vale eso porque lleva el comunismo en la sangre. Fue nombrado secretario municipal hasta que el partido fue declarado ilegal. Labora luego como vendedor de frutos menores, para sostener a su familia, pero mantiene el ejercicio de las tareas revolucionarias.

Muerte

En diciembre de 1956 la tiranía proyecta un macabro plan, eliminar a cuantos revolucionarios mantienen vigente en el norte de oriente la llama de la Revolución y la acción del M-26-7. Entre los elegidos para ser asesinado se encuentra Héctor Infante Pérez, un joven de 30 años con una activa vida de posición a la tiranía.

El día 25 a las 10:20 de la noche, los sicarios acuden a su casa para hacerle un registro, llevándoselo con ellos para tomarle declaraciones. No volvería a su hogar. Dos horas después aparece muerto en la barriada obrera de “La Puya”. Al lado de la cerca del ingenio, y junto a el su compañero de lucha Alejo Tomas López.

Fuente