Saltar a: navegación, buscar

Pascuas Sangrientas

Pascuas Sangrientas
Información sobre la plantilla
Martir Pascuas.jpg
Crimen cometido por la Tiranía de Fulgencio Batista en la zona norte de Oriente
Fecha:Entre el 23 y el 25 de diciembre de 1956
Lugar:Zona norte de la antigua provincia de OrienteBandera de Cuba Cuba
Consecuencias:
Fueron asesinados 23 jóvenes revolucionarios. Una de las páginas más tristes y llenas de terror de la historia de Cuba.
Ejecutores o responsables del hecho:
El Coronel Fermín Cowley Gallegos y esbirros de la tiranía batistiana

Las “Pascuas Sangrientas” . En los días posteriores al desembarco del Yate Granma en diciembre de 1956 se desató en Cuba una brutal represión contra los opositores de la tiranía de Fulgencio Batista.

A partir del día 23 ocurren una serie de crímenes conocidos por el pueblo como las “Pascuas Sangrientas”, hechos que al estar enmarcados en las festividades de Pascuas fueron bautizados con este nombre. Fueron asesinados 23 jóvenes revolucionarios. Una de las páginas más tristes y llenas de terror de la historia de Cuba.

Antecedentes

En la zona norte de la antigua provincia de Oriente el Movimiento 26 de julio estaba muy bien organizado desde finales de 1955, la dirección nacional constituye y organiza células primarias en Sagua de Tánamo, Mayarí, Nicaro, Antilla, Banes, Holguín, Gibara, Las Tunas y Puerto Padre, en toda esta zona y como apoyo a la llegada de los expedicionarios del Yate Granma se incrementa la ejecución de actividades como: sabotajes, colocación e inscripción de carteles con lemas en lugares públicos, estallido de petardos, distribución de cuartillas y octavillas que aparecieron en cines, parques y calles.

El plan

En una reunión efectuada en el Estado Mayor del Ejército en el campamento militar de Columbia, presidida por Fulgencio Batista, se le informó al coronel Fermín Cowley Gallegos, jefe del Regimiento Militar de Holguín, la posibilidad de que se produjera un desembarco en la zona bajo su jurisdicción y se le dio carta blanca para que evitara la ocurrencia allí de acciones de apoyo similares al alzamiento ocurrido el 30 de noviembre de ese año en Santiago de Cuba.

La respuesta de Cowley fue la operación llamada ”Regalo de navidad”, por considerar ese momento el más propicio para localizar a sus víctimas que con seguridad estarían celebrando la tradicional festividad navideña junto a su familia. Dio la orden de no detener a los revolucionarios, sino de liquidarlos.

La orden fue emprender la redada después de las doce de la noche del 24 de diciembre, porque Cowley no quería ningún muerto en Nochebuena, y concluir antes del amanecer, aunque si no era posible encontrar a todos los revolucionarios incluidos en la lista en ese lapso de tiempo, la operación podía extenderse hasta el amanecer del 26.

Su objetivo era asestar un golpe demoledor al Movimiento 26 de Julio y al Partido Socialista Popular, asesinando a los principales dirigentes de ambas organizaciones revolucionarias, que representaban la oposición a Batista.

El crimen

La operación Regalo de Navidad comenzó el 23 de diciembre de 1956 y se extendió hasta cuatro días después durante la cual se arrancó la vida a 23 habitantes de las actuales provincias de Holguín y Las Tunas, entre ellos el máximo dirigente del Movimiento 26 de Julio en Holguín, Pedro Miguel Díaz Coello, otras importantes figuras del Movimiento 26 de Julio y del Partido Socialista Popular, trabajadores y dirigentes sindicales, aunque hubo entre las víctimas hombres de otros partidos o sin filiación política.

Muchos de ellos fueron arrancados de sus hogares, salvajemente torturados y sus cadáveres abandonados en carreteras, en el campo, debajo de un puente, colgados de un árbol, escenas que conmocionaron al pueblo. Solo cometieron el delito de oponerse a la dictadura batistiana.

Ese día en el lugar conocido como "La Portada de Nicaro", fue asesinado el joven Rafael Orejón Forment, Jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio en Nicaro. Se adelantan a las órdenes de su jefe para evitar que el joven se fuera a Guantánamo a celebrar las Pascuas con su familia. La respuesta del coronel Cowley a esa ejecución anticipada fue que ojala todos los incumplimientos de sus órdenes fueran así porque lo peor hubiese sido que no lo ejecutaran.

Lo que no pudieron impedir fue que Orejón llevara a Holguín un importantísimo mensaje de la dirección del Movimiento en Santiago de Cuba: que Fidel estaba vivo y había llegado a la Sierra Maestra.

Entre los días 24, 25 y 26 de diciembre fueron asesinados otros 22 valerosos jóvenes en distintos puntos de la geografía oriental, hechos fueron nombrados por el pueblo como “Las Pascuas Sangrientas”.

En total fueron asesinadas 23 jóvenes. De ellos 13 eran holguineros, y 10 tuneros. Sus cuerpos sin vida aparecieron salvajemente torturados, ahorcados o baleados, con el deliberado propósito de sembrar el terror y apagar la llama insurrecta que ya ardía en la Sierra Maestra.

El juicio

En el juicio seguido contra Cowley y sus cómplices, este declaró que tras una investigación había llegado a la conclusión de que los autores de la masacre pertenecían a los mismos bandos subversivos y terroristas que activamente operaban en esta zona y que por discrepancias entre los mismos en la ejecución de los planes para alterar la paz pública, hubieron de decretarse mutuamente la eliminación física.

Todos los militares involucrados resultaron absueltos. En sus conclusiones el oficial investigador dijo que no había descubierto ningún nexo entre el personal de las Fuerzas Armadas y los hechos que se les achacaban.

El 23 de noviembre de 1957 Fermín Cowley Gallegos, autor también del asesinato en masa de los expedicionarios del "Corynthia", pagó sus crímenes al ser ajusticiado en pleno corazón de la ciudad de Holguín por miembros del Movimiento Revolucionario 26 de Julio.

Su muerte conmovió profundamente al régimen. A las pocas horas, decenas de soldados en tanques y camiones detuvieron a cientos de ciudadanos para "interrogarlos" mediante las más refinadas torturas. Los criminales tomaron venganza asesinando eI 9 de diciembre a seis jóvenes revolucionarios miembros del Movimiento 26 de julio.

Homenaje

El crimen fue un duro golpe para el movimiento revolucionario pues sus principales líderes y otros destacados miembros fueron asesinados. El movimiento clandestino de nuevo se organizó en el territorio.

Meses después, en mayo de 1957, jóvenes de la zona seguidores de los ideales de los caídos durante Las Pascuas Sangrientas, partían a incorporarse a las guerrillas y engrosaban las filas del Ejército Rebelde.

La sangre de los mártires de las "Pascuas Sangrientas" no se derramó en vano. El terror no detuvo la firme decisión de lucha del pueblo, ni el desarrollo impetuoso del Ejército Rebelde para lograr más tarde el derrocamiento de la tiranía.

Nicolás Guillén poeta cubano dedicó a los hechos un poema:

Pascuas Sangrientas de 1956

Luna fija y redonda de níquel taciturno,
tú, sempiterna cómplice de la novia que espera,
medallón suspendido sobre el pecho nocturno,
¿viste llegar la Muerte con sus ojos de cera?

Luna grande del trópico, que estás entre las cañas,
tú, que de noche vives, Luna, tú que no duermes
y rompes tus espejos en las finas montañas,
¿pudiste oír el grito de los pechos inermes,
ver la corbata ruda de correa o de soga
que los ojos agranda y los cuellos ahoga?

Luna grande del trópico, alta sobre el palmar,
tú que despierta estabas aquella noche triste,
Luna fija y redonda, tú que todo lo viste,
no te puedes callar, ¡no te puedes callar!

Fuentes

  • Las pascuas sangrientas.Ediciones Holguín 1987. Folleto impreso.
  • Periódico Granma, edición del 24 de diciembre de 2006. Artículo Pascuas sangrientas
  • Artículo Las Pascuas Sangrientas: el crimen no impidió el triunfo Disponible en la Web "www.radioangulo.cu" Consultado 23 de septiembre de 2010.
  • Artículo Pascuas Sangrientas Disponible en la Web "www.lajiribilla.co.cu" Consultado:23 de septiembre de 2010.
  • Artículo Poema a las Pascuas sangrientas Disponible en la Web "www.poemaspoetas.com" Consultado:23 de septiembre de 2010.