Habilidades para la comunicación

De EcuRed
Habilidades para la comunicación
Información sobre la plantilla
260px
Concepto:Son aquellas que se desarrollan en el proceso de la comunicación. Se consideran habilidades comunicativas básicas: leer, hablar, escuchar y escribir.

Habilidades comunicativas básicas. El modo en que el sujeto realiza su actividad comunicativa, para lo cual necesita disponer de un sistema de acciones y operaciones que le garanticen el éxito, es decir, el logro del objetivo propuesto.

Contenido

El lenguaje

El lenguaje es un hecho social desde el punto de vista genético, pues es la sociedad la que condiciona su formación y desarrollo, y desde el punto de vista de su naturaleza.

Todo hecho de lenguaje implica y presupone un contacto recíproco en el establecimiento de las relaciones, al menos de dos personas; una expresa un “contenido psíquico”, al decir de Saussure, mientras que la otra adquiere una “actitud receptiva”. Así pues, la relación que se establece mediante el lenguaje es la comunicación; por lo tanto, se considera la comunicación en su cooperación social, como la función fundamental, originaria y propulsora del lenguaje.

En los últimos años, la comunicación y su importancia en todos los ámbitos de la vida del hombre ha propiciado el retorno hacia el estudio del papel social del lenguaje al ampliarse la propia definición del lenguaje, ya no solo como “sistema de signos puros” sino como “sistema de signos que participan en la comunicación social humana”.

Principios metodológicos para su desarrollo

Hablar, escuchar, leer y escribir son las cuatro habilidades que el usuario de una lengua debe dominar para comunicarse con eficacia en todas las situaciones posibles; pero la comunicación es tan compleja y diversa como la actividad humana misma y las relaciones sociales.

Es social, por su contenido y esencia, e individual por la forma en que se despliega por sujetos individuales. Así, su desarrollo deberá formularse bajo los siguientes principios:

  • La consideración de las habilidades comunicativas como un proceso cognitivo, constituido por diversos subprocesos que se organizan en un sistema jerárquico en el que el control consciente del proceso global es el nivel más alto en dicho sistema. Las unidades fundamentales de análisis serán los procesos cognitivos.
  • La aceptación de que los procesos implicados en estas habilidades tienen un marcado carácter interactivo, interrelacionándose y situándose cada uno de ellos a distintos niveles en el contexto global de la actividad de comunicación.
  • La caracterización de las habilidades comunicativas como un proceso complejo y recursivo que requiere de la reflexión constante sobre el proceso seguido y sobre el producto que se va obteniendo.
  • La influencia y control que ejercen variables, tanto internas, conocimientos previos, motivación, etc. como externas, el contexto comunicativo y la audiencia, en estos procesos.

Caracterización general de las habilidades comunicativas

Las habilidades lingüísticas se clasifican, CASSANY (1999), por el código que se emplea y por el papel que tengan en el proceso de comunicación. De manera que las habilidades se dividen en:

  • Receptivas (de comprensión)

- Escuchar (código oral)

- Leer (código escrito)

  • Productivas (de expresión)

- Hablar (código oral)

- Escribir (código escrito)

  • Escuchar: Habilidad para decodificar la producción textual verbal, para identificar la variedad de la lengua a la cual corresponde el discurso escuchado, para detectar y desentrañar las estrategias discursivas ligadas a otros propósitos elocutivos del enunciado.
  • Leer: Habilidad para aplicar con propiedad las reglas fonéticas, fonológicas, expresivas y locutivas de la variedad (dialectal, sociolectal y estilística) de la lengua a que corresponde el texto; para comprender los niveles denotativo, inferencial y valorativo del texto, para determinar la configuración estructural del texto, ya sea en términos de una jerarquización de ideas o en términos de párrafos temáticos, para parafrasear el texto.
  • Hablar: Habilidad para adecuar el registro verbal a las circunstancias de la comunicación (las variantes pragmáticas de la comunicación exigen la selección y elaboración de discursos adecuados (efectivos) y pertinentes (eficientes), para respetar los turnos conversacionales, para aplicar las máximas conversacionales de cantidad, de relación y movilidad en la producción discursiva.
  • Escribir: Habilidad para elaborar discursos coherentes y cohesivos, para exponer con propiedad y claridad las ideas, para desarrollar las ideas sobre la base de diversas asociaciones temáticas acorde con las reglas semánticas y sintácticas del idioma, entre otras.

Se necesita de un conocimiento acerca de los códigos oral y escrito de la comunicación para poder adentrarse en el estudio de cada una de las habilidades comunicativas.

Diferencias contextuales entre el código oral y el escrito

Las diferencias contextuales entre la comunicación oral y escrita, CASSANY (2000), pueden resumirse en las siguientes:

  • La comunicación escrita se efectúa a través del canal visual y permite - mediante la lectura - una trasmisión de información mayor que la que se produce oralmente, mientras que, la comunicación oral se trasmite, fundamentalmente, por el canal auditivo.
  • El receptor de un texto oral percibe sucesivamente los sonidos que se encadenan en palabras y oraciones. En cambio, el receptor de un texto escrito tiene una percepción simultánea del texto como totalidad, de sus dimensiones, y eso le permite programar el tiempo que le demandará su lectura.
  • La comunicación oral es espontánea e inmediata. Esto significa que el emisor, aunque pueda rectificar su emisión, no puede borrarla. Elabora y emite su mensaje de manera casi simultánea al momento en que es comprendido por el receptor. Por su parte, el receptor debe ir comprendiendo el mensaje a medida que este es emitido.
  • Por el contrario, la comunicación escrita presenta la peculiaridad de ser elaborada y diferida. El emisor puede revisar, corregir o rectificar su mensaje antes de que llegue al receptor, y sin que este se percate de los cambios o rectificaciones que se han realizado en la producción del texto. A su vez, el receptor puede elegir los tiempos que se tomará para leer el texto, puede volver a él cuantas veces quiera y puede ratificar o rectificar la comprensión del mismo.
  • La comunicación oral es efímera, no solo porque el sonido es perceptible en forma momentánea y luego desaparece, sino también porque la memoria de los receptores y aun la de los emisores es incapaz de recordar todo lo hablado.
  • La comunicación escrita, en cambio, es duradera, ya que las letras se inscriben en soportes materiales que permanecen en el tiempo. Esta permanencia les otorga a los textos escritos prestigio social y credibilidad, en tanto la inscripción material representa un registro inalterable y adquieren valor de testimonio.
  • La comunicación oral se apoya en gran número de códigos no verbales como la entonación de la voz, los gestos, los movimientos corporales, la vestimenta, etc. mientras que las comunicaciones escritas no los utilizan y deben desarrollar recursos lingüísticos para transmitir estos significados.
  • Finalmente, la comunicación oral está acompañada por los contextos extraverbales necesarios para su comprensión: la situación comunicativa, las características de emisor y del receptor, el momento y lugar en que se produce, las cuales no necesitan ser explícitadas.
  • En cambio, los textos escritos suelen ser autónomos de los contextos específicos en que se encuentra el autor en el momento de escribirlos y, el lector en el momento de leerlos. Si es necesario para la comprensión textual, los autores de textos escritos deben crear verbalmente los contextos para que el lector pueda ubicarse.

Fuentes

  • Salellas Brínguez, Madelaine. Modelo pedagógico para el diagnóstico de las habilidades comunicativas básicas. CD-ROOM Memorias del evento nacional de Comunicación, 2010.
  • Cassany, Daniel (et al). Enseñar lengua. Barcelona: Editorial Graó, 1999
  • Cassany, Daniel. Describir el escribir. Barcelona: Editorial Graó, 2000