Saltar a: navegación, buscar

Incendio de Bayamo

Incendio de Bayamo
Información sobre la plantilla
Quemadebayamo.jpg
Hecho histórico conmovedor de la Guerra de los Diez Años
Fecha:11 de enero de 1869
Descripción:
Hecho histórico conmovedor de la Guerra de los Diez Años, que demostró la valentía, decisión y patriotismo de los cubanos para luchar contra la metrópoli española y lograr la independencia de Cuba.


Incendio de Bayamo . Hecho histórico conmovedor de la Guerra de los Diez Años, que demostró la valentía, decisión y patriotismo de los cubanos para luchar contra la metrópoli española y lograr la independencia de Cuba.

Antecedentes

Diez días después de iniciada la guerra, la ciudad de Bayamo pasó a ser cuartel general del naciente Ejército Libertador, bajo el mando de Carlos Manuel de Céspedes, capitán general de la República en Armas.

Después de tres días de intensos combates contra fuerzas superiores del enemigo y ante la inminencia de que la ciudad cayera en manos de los españoles, en a noche del 11 de enero de 1869 los bayameses reunidos en el Ayuntamiento decidieron prenderle fuego a la primera capital de la República de Cuba en Armas antes que rendirla a los opresores.

El incendio

El licenciado don Pedro Maceo Infante, padre del patriota Francisco Maceo Osorio, inició el magno gesto dando fuego a su propia casa, donde tenía instalada su farmacia; otras fuentes plantean que fue Pedro Maceo Chamorro el iniciador del estoico gesto. Este ejemplo se multiplicó por chozas, residencias iglesias, edificios públicos. Toda la ciudad ardía. Casi diez mil bayameses abandonaron la ciudad y se internaron en los montes.

Llegada de los españoles

A lo lejos el General Valmaseda no podía creer lo que veía. Iba en pos de una gran y decisiva victoria militar y descansar en una de las hermosas casonas bayamesas y sus sueños se desvanecieron al ver aquella ciudad convertida en antorcha. Acampó frente a ella durante tres días antes que él y sus tropas pudieran recorrer aquellas gloriosas calles, donde solo encontraron ruinas humeantes y escombros. Aún estaba en pie la torre de Zarragoitía, en la que se desplegó el puesto de mando de los ocupantes españoles, lo que le valió posteriormente a Valmaseda, el sobrenombre de Tigre de Zarragoitía.

También escaparon al incendio las columnas de la casa de Carlos Manuel de Céspedes, las que más tarde el gobernador español ordenó demoler para construir allí su propia casa. Por este hecho histórico, Bayamo se convirtió en “La ciudad antorcha”. El ejemplo de Bayamo, se repitió en otras ciudades y pueblos de Cuba.

Enlaces externos

Fuente