Saltar a: navegación, buscar

Infecciones nosocomiales

Infecciones nosocomiales
Información sobre la plantilla
295 × 187
Concepto:Estos órganos normalmente no tienen infeccion ninguna.

Infecciones nosocomiales Una infección nosocomial es una infección no presente o en estado de incubación en el momento del ingreso de un paciente en el hospital y que se desarrolla después de 48 horas del ingreso hospitalario, o bien si la infección ocurre tres días después del alta hospitalaria o dentro de los 30 días de la intervención quirúrgica

Introducción

Aunque la literatura recoge diferentes definiciones el criterio del Control Disease Center (CDC) de Estados Unidos está reconocido como referencia en la literatura científica para definir las clasificaciones de las Infecciones en las Unidades de Cuidados Intensivos tras haber sido validadas.

La admisión en unidad de cuidados intensivos de un paciente con signos clínicos de infección puede estar relacionada con tres diferentes situaciones: *Infección adquirida en la comunidad y con clínica en el momento de admisión del paciente en la Unidad. *Infección adquirida en el Hospital - en otro hospital o en salas de hospitalización. *Infección adquirida en UCI, sin estar manifiesta clínicamente en el momento del ingreso del paciente en la UCI. Aunque el punto de corte entre ambas -comunitaria y nosocomial no lo define el CDC, diferentes estudios han apuntado diferentes periodos de tiempo 48, 72, 96 e incluso 120 horas (10). Estas diferencias están justificadas en la diversidad de la respuesta inflamatoria del huésped frente a los mismos microorganismos, lo que explica que según la intensidad de la misma existan diferentes situaciones clínicas que incluye el inicio de los síntomas de infección y la modulación fisiológica del huésped a la cascada de los mediadores inflamatorios, con una evolución satisfactoria de supervivencia o fatal hacia el fallecimiento.

Estudios realizados con pacientes politraumatizados sin recibir tratamiento de antibiótico al ingreso en la UCI desarrollaban infecciones en las vías respiratorias bajas relacionadas con gérmenes transportados por el propio paciente y no adquiridos en UCI:como: Streptococcus Pnemoniae, Haemophilus Influenzae y Staphilococcus Aureus en los días 3, 4, 5 e incluso en el úndecimo día después del ingreso en la Unidad.

Clasificación según estado de colonización del paciente

Con el objeto de profundizar en la relación entre los días de estancia en UCI, los microorganismos (MO) y el desarrollo de la infección adquirida en UCI se ha propuesto por diferentes autores una nueva clasificación teniendo en cuenta el estado de colonización del paciente. -Número de muestras Colonización: En periodo de una semana se aísla el mismo germen en dos muestras corporales: saliva, heces, exudado rectal, exudado orofaríngeo y aspirado gástrico. -Periodo de colonización Supercolonización: colonización por gérmenes adquiridos en UCI, tras erradicar con antibióticos los microorganismos adquiridos en la comunidad. -Número de Microorganismos Supercrecimiento digestivo: <105 microorganismos/ml en saliva, aspirado gástrico, y en heces. Presente en pacientes de UCI con trastornos en la motilidad intestinal. Baja colonización digestiva: >105 MO/ml en secreciones digestivas.

Muestras Microbiológicas

*Muestras Microbiológicas Diagnóstica. Las Muestras Microbiológicas Diagnósticas son las que se realizan de muestras corporales habitualmente estériles como las vías respiratorias bajas, de orina o de sangre. *Muestras Microbiológicas de Vigilancia. Las Muestras Microbiológicas de Vigilancia son las que se realizan en pacientes de riesgo, por su enfermedad motivo de ingreso (grandes traumas o quemados) o por la morbilidad acompañante (patología crónica con ingresos hospitalarios frecuentes), de exudados corporales contaminados del aparato digestivo: orofaringe y recto; se suelen realizar dos veces por semana. Las muestras de superficie se realizan en piel y en superficie de otros órganos y reflejan el grado de contaminación procedente de orofaringe e intestino, por ello son menos útiles.

Patogenicidad de los Microorganismos

El Indice Patógeno Intrínseco (IPI) se define por el cociente entre el número de pacientes infectados por un determinado microorganismo y el número de pacientes colonizados por ese MO a nivel de orofaringe o gastrointestinal. Este índice marca la diferencia entre baja y alta patogenicidad del MO. Si el índice está entre 0,1 y 0,3 (como ejemplo Streptococcus viridans y anaerobios) en el primer caso o cerca de uno, (como ejemplo la Salmonella).

La Potencialidad de Patogenicidad del Microorgasnismo Comunitaria (PPMC) ocurre en pacientes previamente sanos que han ingresado en la UCI por una agresión en forma de trauma, cirugía o emergencia cardiovascular y son portadores de gérmenes que estaban presentes antes de la agresión: Streptococcus Pneumoniae, Haemophilus Influenzae, Moraxella Catarrhalis, Escherichia Coli, Staphilococcus Aureus y Cándida sp.

La Potencialidad de Patogenicidad del Microorgasnismo Hospitalaria (PPMH) esta representada por MO presentes en pacientes con enfermedad crónica y descompensación aguda: Klebsiella, Pseudomonas Aeruginosas, Proteus, Morganella, Citrobacter, Enterobacter, Serratia y Acinetobacter.

Patogenia de las Infecciones Nosocomiales

-Infección Primaria Endógena o Precoz sin signos de infección al ingreso en la UCI y que se desarrolla a partir de las 48 horas de estancia con gérmenes potencialmente patógenos comunitarios y hospitalarios (definido por el perfil del paciente y el tipo de MO) presentes en exudado de orofaringe y del sistema gastrointestinal.

-Infección Secundaria Endógena o Tardía siempre estará causada por PPMH y se desarrollará durante los días de estancia prolongada de los pacientes en UCI. Para ello es imprescindible que ocurra el supercrecimiento y supercolonización de MO en el tracto digestivo.

-Infección exógena ocurre en pacientes cuyos MO no están colonizados previamente en le paciente. Ejemplo la infección por Acinetobacter en pacientes con respiradores contaminados, la Serratia en pacientes con urinometros contaminados o en pacientes traqueostomizados con Pseudomona Aeruginosa y Serratia, donde los gérmenes desarrollan la infección directamente por falta de higiene en el traqueostomo.

La genuina Infección nosocomial sería pues la secundaria endógena y la exógena, ya que la Infección precoz que se desarrolla a partir de gérmenes habituales colonizados en el paciente estarían realmente en fase de incubación antes del desarrollo de la infección. Un intensivista que no realiza estudio de vigilancia en pacientes con perfil de estancia prolongado, asociado a varios factores de riesgo no sabría distinguir entre la Infección endógena secundaria de la exógena, cuando las medidas para controlarlas son diferentes. Las medidas para controlar o prevenir las Infecciones Nosocomiales en UCI son diferentes ajustándonos a la patogenia descrita.

La prevención de las infecciones adquiridas en UCI conlleva un correcto conocimiento de las tasas de infección o estudio de vigilancia epidemiológica microbiológica de los pacientes de UCI.

  • En la Infección Endógena Primaria o Precoz la forma idónea incluye un tratamiento antibiótico parenteral ajustado a la posible etiología del MO y a su sensibilidad. También es importante el perfil del paciente para conocer la comorbilidad acompañante y asimismo considerar el estado de gravedad del paciente.
  • En la Infección Endógena Secundaria o tardía junto a medidas como la funcionalidad permanente del sistema gastrointestinal si es posible que evitaran el sobrecrecimiento y supercolonización en el intestino, el tratamiento con antibióticos locales ayudaría a controlarla.
  • En la Infección es Exógena las medidas de higiene en general relacionadas con las diferentes técnicas que reciben los pacientes de UCI y el aislamiento de pacientes portadores de MO multirresistentes evitarán por ejemplo la extensión grave de un brote epidemiológico por Staphylococcus Aureus Metil Resistente (SAMR)

El estudio de la Eficacia del Control de la Infección Nosocomial del Centro de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos sugiere que al menos un tercio de las infecciones nosocomiales pueden prevenirse a través de Programas de Control que incluye:

- Epidemiologia y Seguimiento de las Infecciones en las UCIs. -Política antibiótica correcta y ajustada al perfil del paciente, a la forma clinica de la infección y a las caracteristicas del patógeno. Descontaminación Selectiva Digestiva - La identificación de los factores de riesgo. Prevención de Infecciones especificas relacionadas a técnicas. - Medidas de higiene en el personal sanitario. Lavados de manos -,Aislamiento de pacientes con MO multirredistentes. - II. Epidemiologia y Seguimiento de las Infecciones Nosocomiales en las UCIs.

Definición de términos

Una terminología específica relacionada con las infecciones nosocomiales está igualmente descrita en la literatura:

  • Prevalencia de pacientes infectados: el número de pacientes infectados dividido por el total de pacientes incluidos en la muestra de vigilancia.

*Prevalencia de infección: es el número de infecciones activas dividido por el número de pacientes estudiados en la muestra.

  • La incidencia de pacientes infectados: es el número de pacientes infectados por el número total de pacientes en riesgo durante un periodo determinado.
  • La incidencia de infección: es el número de episodios infecciosos dividido por el numero de pacientes estudiados en eun periodo de tiempo determinado.
  • La densidad de incidencia de cada infección incluye en el numerador el número absoluto de la infección analizada y en el denominador el número de días de riesgo de todos los pacientes ingresados, por mil y el número de días de presencia del factor de riesgo relacionado con la infección, por mil.

Epidemiologia de las Infecciones Nosocomiales

Los estudios realizados en España de prevalencia de INs demuestran que son las infecciones respiratorias, las bacteriemias y las infecciones urinarias las más prevalentes en el orden expuesto.

Desde 1994 en el Estudio Nacional de Vigilancia de Infección Nosocomial (ENVIN) del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias se cuantifica cada año, durante un periodo determinado, las infecciones adquiridas en UCI en relación al proceso asistencial y a los factores de riesgo, identificando los patógenos más frecuentes con la sensibilidad antimicrobiana, y en relación a estancias inferiores o superiores a 7 días en el caso de NAVM, asi como el uso de antibióticos. En las Tablas 2 y 3 se exponen parte de los resultados del año 2000

Politica Antibiótica

Una política antibiótica correcta debe tener en cuenta los microorganismos predominantes según las distintas formas de presentación clínicas y un conocimiento epidemiológico de los patógenos y de la sensibilidad de los mismos en las infecciones de los pacientes en cada Unidad, por lo que herramientas de registro epidemiológico como el ENVIN-UCI es imprescindible para una calidad asistencial en las Unidades de Medicina Intensiva basada tanto en los resultados clínicos como en los costes.

Casi la mitad de los pacientes de UCI reciben tratamiento antibiótico. Según los diferentes estudios epidemiológicos realizados en nuestras Unidades, el más reciente publicado ENVIN-2000, muestra que el 53% de los pacientes han recibido uno o más antibióticos durante su estancia en nuestras unidades.

La indicación antimicrobiana se distribuye de mayor a menor 44% por infección nosocomial, 31% indicación profiláctica y el 21% ante infección comunitaria. El motivo principal es de forma empírica en un 77% , Tabla 5 (34). El conocimiento de los gérmenes más predominantes en nuestras Unidades relacionados con el tipo de IN hará que nuestro tratamiento empírico sea más adecuado, evitando MO multirresistentes.

Queda evidente en primer lugar que la terapia antimicrobiana tiene alta prevalencia en los recursos terapeúticos de nuestras unidades, dentro de un marco empírico y principalmente por una infección nosocomial.

Se ha demostrado que el uso de antimicrobianos tiene una gran influencia en la aparición de MO multirresistentes, tanto en los patógenos comunitarios como en los de los hospitales. En estudios realizados fuera de nuestro pais se ha demostrado que el 50% de los antimicrobianos son utilizados de forma inadecuada (37).

Resistencia Bacteriana

La resistencia es más prevalente en los patógenos nosocomiales, en unidades clínicas con más uso de antimicrobianos y en situaciones de brotes o epidemias donde los pacientes que han recibido antibióticos tienen más probabilidad de infectarse por gérmenes resistentes. Las infecciones por MO resistentes se asocian a más morbilidad, mortalidad y coste de tratamiento.

La aparición en los últimos años de MO multirresistentes a los antibióticos comúnmente utilzados ha conllevado a la búsqueda de nuevos antibióticos (Quinupristin-Dalfopristin y Linezolid) y a la recuperación de otros ya olvidados (colistina y fosfomicina).

Sin embargo en España en relación a Estados Unidos nuestro problema se centra en existencia de cepas de Staphylococcus Aureus y Epidermidis Metil resistente, Streptococcus pneumoniae resistente a la penicilina en relación a los Gram positivos; respecto a los Gram Negativos Acinetobacter Baumannii, Klebsiella con Espectro Ampliado de Beta-Lactamasas, Pseudomonas y Enterobacterias productoras de betalactamasa.

Una serie de cicunstancias conllevaría si tiene impacto o no en la política antibiótica de la Unidad la presencia de gérmenes multirresistentes (42). La presencia de patógenos como Staphylococcus Aureus Metilcilina Resistente, Stenotrophomona maltophilia, Pseudomona Aeruginosa y Cándida Albicans no tendría impacto en la política antibiótica si se aisla en un paciente muy grave con varios factores de riesgo y de forma aislada.

Si la aparición de gérmenes multirresistentes no es aislada sino en forma de brote epidémico aislándose en dos o más cultivos de la misma especie de patógenos (Acinetobacter Baumannii, Klebsiella con Espectro Ampliado de Beta-Lactamasas, Enterococo Faecium, Staphylococcus Aureus MR) los pacientes se pueden colonizar rapidamente e independientemente de la severidad de la enfermedad de base el paciente puede desarrollar una evolución tórpida.

En estas circunstancias la presencia de MO multirresistentes si tiene impacto en la política antibiótica . El tratamiento con cefalosporinas de tercera generación puede desarrollar cepas productoras de beta-lactamasas en el caso de Pseudomonas aeruginosas y de las Enterobacterias, fallando el tratamiento con estos antibióticos por lo que es necesario realizar restricción del uso de estos antimicrobianos.

Descontaminación digestiva selectiva

Se han publicado varios metaanálisis desde 1991 a 1999 sobre Descontaminación Digestiva Selectiva (DDS), el más rigurosos publicado en British Medical Journal estudia datos de 5.727 pacientes de 33 ensayos clínicos.

En 16 ensayos que cumplieron el protocolo completo, con antibióticos locales y sistémico y medidas asociadas universales para evitar transmisión de patógenos exógenos, la mortalidad disminuyó así como las complicaciones infecciosas en vías respiratorias bajas. Es necesario comprobar la eficacia del tratamiento con vigilancia microbiológica que descarte contaminación con gérmenes aeróbicos Gram negativos y con Staphylococcus Aureus de la vía digestiva.

Esta terapia antibiótica estaría indicada como prevención de INs en pacientes gravemente enfermos con inmunodepresión, con estancias prevesibles prolongadas, con ventilación mecánica de larga duración, traumatismos o quemados severos y ante la situación de brote epidémico con MO multirresistentes.

Identificación de factores de riesgo

La infección nosocomial se encuentra asociada al incremento de la morbimortalidad hospitalaria y condiciona un incremento en los costos sociales y económicos. Internacionalmente se ha reportado que, según el tamaño del hospital y los servicios investigados, la prevalencia de infección nosocomial puede variar entre un 6 y 13 %.2-4.

Esta frecuencia puede verse influenciada por las características cualitativas y cuantitativas de los servicios hospitalarios. Además, para el desarrollo de una infección nosocomial influyen factores predisponentes relacionados con la propia condición clínica del paciente (factores de riesgo intrínsecos) y con las distintas intervenciones o procedimientos invasivos que se realizan (factores de riesgo extrínsecos).

Como consecuencia de lo anterior, las unidades de cuidado intensivo Las unidadesde cuidados intensivos suelen presentar las mayores cifras, tanto de prevalencia como de incidencia. Diferentes estudios han identificado factores de riesgo independientes, destacando el grado de severidad de la enfermedad de base especificado por escalas de gravedad ampliamente conocidas como el APACHE II/III.

Una estancia prolongada, la ventilación mecánica y el uso de accesos vasculares terapéuticos. Las Unidades con más de 10 camas y escasa dotación de personal conlleva al mismo tiempo mayor riesgo de infección nosocomial.

La presencia de varios factores de riesgo en un paciente conlleva alto riesgo de INs por lo que la vigilancia con estudios con muestras de colonización en estos pacientes es importante, La aparición de signos clínicos de infección puede conllevar una política empírica antibiótica más ajustada al perfil microbiológico obtenido con anterioridad.

No obstante conociendo estos factores la primera medida sería realizar medidas de intervención que disminuyeran la estancia de los pacientes. protocolos de destete en ventilación mecánica que disminuyeran la duración de la VM, y la mayor implantación de Ventilación Mecánica No invasiva (VMNI), ya que estos factores han supuesto una menor incidencia de Neumonía Nosocomial.

Prevención de las Infecciones nosocomiales locales

Neumonías asociadas a Ventilación Mecánica

Varios factores han sido relacionados con menor incidencia de NAVM. La elevación de la cama a 45º, la alimentación intermitente con sondas flexibles de pequeño calibre, aspiración subglótica en los pacientes intubados orotraquealmente, la menor duración de la ventilación mecánica y aspiración d de las secreciones traqueobronquiales con sistemas estériles.

Infecciones relacionadas con catéteres

La Bacteriemia relacionada con catéteres es posible que no condicione mayor mortalidad, aunque si incrementa notablemente los costes y la estancia hospitalaria. Por ello todas las medidas diseñadas para prevenirlas incidiran de forma favorable en estas dos variables.

Infecciones relacionadas con sondaje uretral

La infección del tracto urinario es la más común de las infecciones nosocomiales en los hospitales. Son muchos los estudios realizados sobre la importancia de la infección urinaria relacionada con el sondaje vesical (IURSV) dentro de las infecciones nosocomiales, y aunque los porcentajes varían de un estudio a otro, lo que sí es cierto es que todos los autores coinciden en que la infección urinaria es la más frecuente de las infecciones nosocomiales. En las UCI ocupa el tercer lugar debido al ascenso de las bacteriemias primarias y de las IRDIV.

Con las medidas higiénico-sanitarias adecuadas se podrían evitar un 30% de las complicaciones infecciosas. Se calcula un 0.5-4% la mortalidad relacionada con bacteriemia secundaria.

Otros riesgos importantes de considerar son la edad, la severidad de la patología, la duración del sondaje, la función renal, el cuidado del personal encargado de la manipulación de la sonda (enfermero, auxiliar, médico).

Los gérmenes invaden el tracto urinario por vía ascendente ya sea de fuente endógena (flora intestinal/flora uretral del paciente) o exógena (microorganismos del personal sanitario).

Mecanismos de infección

Los mecanismos de infección pueden ser endoluminales y extraluminales.

  • Endoluminales: Los gérmenes progresan por las paredes internas del sistema sonda colector. o extraluminales.
  • Extraluminales: Lo hacen por las paredes de la uretra y de la cara externa de la sonda. Se produce después de la primera semana del sondaje.

Las bacterias llegan en pacientes sondados al aparato urinario por tres vías que son en el momento del sondaje, a través de la luz de la sonda, a través del espacio que existe entre la sonda y las paredes de la uretra.

Cuando las bacterias alcanzan la vejiga se multiplican y se adhieren a la sonda urinaria formando el glicocálix que es una sustancia que les permite una fuerte adherencia, así se van formando colonias a las paredes de la sonda urinaria quedando las bacterias protegidas de la acción de los antibióticos, leucocitos y de la fuerza mecánica del flujo urinario.

Con el tiempo, acaban produciendo un proceso inflamatorio de la vejiga con la posterior diseminación a vía ascendente de la infección hasta los uréteres y riñones, provocando pielonefritis, a veces con bacteriemia. Incluso en ocasiones pueden formarse cálculos o lesiones crónicas de vejiga y riñones. Recordemos que las infecciones urinarias nosocomiales son asintomáticas en el 70-90% de los casos.

Principales microorganismo causantes de infecciones nosocomiales

Los microorganismos más frecuentemente aislados en las infecciones urinarias son:

  • Gram negativo y Enterococcus derivados de la flora intestinal *Escherichia Coli,
  • Proteus Mirabilis,
  • Pseudomonas aeruginosa,
  • Klebsiella.

El número de microorganismos es mayor cuanto mayor es el tiempo del sondaje vesical.

Los pacientes en tratamiento antibiótico tienen especial riesgo de infectarse por microorganismos multirresistentes. Entre ellos: Pseudomona aeruginosa, Serratia marcense, Providencia stuarti, Staphilococcus coagulasa negativo, Cándida albicans.

Las medidas preventivas más importantes de las IRSV son el uso del sistema cerrado de drenaje, la Inserción aséptica del sondaje y criterios claros de indicación y duración del sondaje.

Fuentes

  • Ángeles Garay U. Infecciones nosocomiales en un hospital de alta especialidad. Factores asociados a la mortalidad. Rev Med Inst Mex Seguro Soc. 2005;43(5):381-9.
  • República de Cuba. Ministerio de Salud Pública. Actualización del Programa de Prevención y Control de la Infección Intrahospitalaria. Dirección Nacional de Epidemiología. Cuba. 1996.
  • Rodríguez AU, Llamos RA. Vigilancia microbiológica en la atención primaria de salud. MG Rev Mex Patol Clin. 2004;51(3):178-81.[ Vigilancia microbiológica Links
  • Wiki
  • Publicaciones
  • Higiene de manos
  • Infecciones