Saltar a: navegación, buscar

Jabulani

Jabulani
Información sobre la plantilla
Jabulani-balon-oficial-fifa-2010.jpg
Pelota de fútbol oficial para la Copa Mundial de Fútbol de 2010 diseñada en la Universidad de Loughborough (Reino Unido). Tiende a ser ingobernable e imprevisible en su desplazamiento.

Jabulani. Pelota de fútbol oficial para la Copa Mundial de Fútbol de 2010 diseñada en la Universidad de Loughborough (Reino Unido). Su nombre procede de la lengua bantú 'isiZulu', una de las once oficiales de la República de Sudáfrica, que habla casi el 25 por ciento de la población, y que significa "festejar" o "celebrar".

Descripión

El Jabulani tiene un díametro una circunferencia de 69 centímetros, no perminte la absorción del agua, tiene un peso de 440 gramos y una pérdida de presión de 10%. Está construido con un nuevo diseño que consiste en ocho capas selladas térmicamente y tres páneles dimensionales. Está moldeado esféricamente de etileno acetato de vinilo (o goma EVA) y poliuretano termoplástico (TPU). La superficie del balón esta texturizada con surcos, una tecnología de Adidas llamada Grip ‘n Groove que mejora la aerodinámica de la bola

Impredecible a más de 72 km/h

El aluvión de críticas que jugadores, técnicos y expertos han dedicado al Jabulani, el balón de la Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010, han llevado a la mismísima NASA a analizar el comportamiento y la aerodinámica del esférico. Y los resultados no pueden ser más contundentes: es impredecible. Los porteros de Inglaterra, Argelia, Japón o Ghana han protagonizado algunas de las cantadas más sonadas del mundial de Sudáfrica. Pero todos ellos, villanos crucificados por sus aficiones, tienen ya una coartada a la que agarrarse: el Jabulani es errático e impredecible. Y no se trata de una simple impresión o de sus sensaciones dentro del campo. Lo dice ni más ni menos que la NASA.

Con la ayuda de un jugador profesional de la Liga estadounidense (Stephen Beitashour, de los San José Earthquakes) expertos en aerodinámica de la NASA estudiaron al detalle el comportamiento del polémico balón. Las conclusiones del estudio señalan que a una velocidad superior a los 72 kilómetros por hora, el Jabulani es impredecible. El poco peso del balón, unos 440 gramos, hacen que al ser golpeado con violencia el esférico experimente un denominado efecto nudillo ('knuckle' en inglés) que hace que su dirección varíe de forma totalmente aleatoria durante su vuelo. Un efecto que además se ve potenciado por la ubicación de las ciudades sudafricanas en las que se juegan los partidos ya que todas se encuentran por encima de los 1.000 metros sobre el nivel del mar.

Diseño

El balón se diseña para ser más exacto pero termina siendo más impredecible. Arqueros, jugadores, técnicos, afición… todos tienen una observación para el balón que corre en la Copa del Mundo de Fútbol. El Jabulani no es la excepción. Si dicen que FIFA tiene una cruzada contra la tecnología, no será en los balones. Quizá el cambio más radical es el número de capas en el balón con respecto a su antecesor, el Teamgeist. El balón utilizado en Alemania 2006 tenía 14 capas selladas de forma térmica, en tanto que el Jabulani apenas emplea ocho. También los materiales son diferentes, ya que el Teamgeist utilizó cuero sintético y una capa de espuma. Del mismo modo, el bajo número de costuras del Teamgeist (pasando de 32 caras hexagonales a 14 caras curvas) redujo considerablemente la resistencia al aire, lo que lo hacía un esférico mucho más ligero.

Jabulani conserva este diseño de caras curvas, pero sumado a los surcos del Grip ‘n Groove, resulta en un balón más impredecible. La superficie con menos costuras del Jabulani cambia su resistencia al viento, su deslizamiento sobre el césped y, por supuesto, el golpeo de la bola. Al final, FIFA siempre ha querido darle espectacularidad al juego durante los Mundiales, y uno de sus trucos preferidos es el balón. Mientras que a unos les gusta la velocidad y ligereza del Jabulani, otros lo critican fuertemente (diría el arquero de Brasil, Julio César, que parece una pelota de supermercado). A veces, estos cambios resultan en detrimento del desempeño, como el Fevernova en el Mundial de Corea-Japón 2002, tan exacto que terminó siendo enormemente predecible, lo que redujo muchísimo la cuota de anotaciones.

Curiosidades

Existe una significativa coincidencia entre el balón oficial del Mundial Sudáfrica 2010 y el número once.

  • Es la 11º pelota en ser diseñada exclusivamente para la Copa Mundial de Fútbol.
  • Cuenta con 11 colores.
  • 11 son los jugadores por cada equipo en el terreno de juego.
  • En África existen 11 lenguas oficiales.
  • El mundial comienzó el 11 de junio y culminó el 11 de julio.

Fuentes