Líneas de Nazca

De EcuRed
Líneas de Nazca
Información sobre la plantilla
Concepto:Son lineas rectas trazadas con una exactitud matemática y cuya desviación es mínima, mucho más con respecto a las técnicas y tecnología de la época.

Líneas de Nazca. Extendiéndose majestuosas en una superficie de más de 500 kilómetros cuadrados del valle del río Nazca, al sur del Perú, en una zona situada entre el Océano Pacífico y Los Andes, se encuentran las denominadas pistas de Nazca. Se trata de una serie de líneas, diseños geométricos y abstractos pictogramas que han permanecido inalterados durante más de mil años, desafiando a la ciencia y a la arqueología. Estos gigantescos diseños no fueron descubiertos hasta finales de los años veinte coincidiendo con los primeros vuelos por la zona, la razón es bien sencilla: las pistas no son visibles desde tierra.

Contenido

Historia

Todo comenzó en 1927, cuando un famoso arqueólogo llamado Mejia Xespe, fue informado sobre la presencia de unos misteriosos jeroglíficos o líneas trazadas sobre el suelo de la costa peruana. A pesar de lo interesante que era el tema, no se le dedicó mayor atención que el de clasificar el descubrimiento para su posterior estudio. Pero fue ese mismo año, que llegó a Perú otro investigador, el doctor Paul Kosok, quien se mostró muy atraído por estas expresiones precolombinas, cuando en uno de sus primeros recorridos por el sur del país, al detenerse en lo alto de una meseta, pudo observar extensas líneas multiformes en ambos lados de la carretera, cerca de las montañas.

Grande fue su asombro cuando Kosok, el mismo día del descubrimiento, al proyectar los trazos en su tablero de aquellos supuestos caminos, pudo ver que uno de los dibujos adquiría la forma inconfundible de un pájaro en pleno vuelo. Pero ¿había encontrado la llave del enigma? Kosok entendió que se hallaba silenciosamente esparcido en estos dibujos lo que podía constituir el libro de astronomía más grande del mundo.

Estas misteriosas líneas se extienden en un perímetro de 50 kilómetros de longitud y 15 kilómetros de ancho, y en este citado perímetro están comprendidas cuatro pampas: Palpa, Ingeni, Nazca y Socos, localizadas entre los kilómetros 419 y 465 de la carretera Panamericana Sur. El suelo de aquella región, que además es una de las más secas y desérticas del mundo, es de color marrón, pero bajo esta primera capa se esconde otra de color amarillo, así que, cuando se camina por aquellos lugares, una pisada deja una extraña y duradera mancha blanca que no deja de ser misteriosamente inquietante.

En 1946, Kosok regresó a su país, no sin antes sugerir a María Reiche, que le había asistido en las investigaciones, continuar con el estudio de los dibujos que él había empezado a descifrar. Las llamadas Pistas de Nazca son líneas rectas trazadas con una exactitud matemática y cuya desviación es mínima, mucho más con respecto a las técnicas y tecnología de la época.

María dedicaría su vida a esa labor. Según M. Reiche suman más de treinta los geoglifos hasta hoy encontrados en las Pampas de Nazca. Se trata de animales marinos y terrestres, figuras geométricas y humanas. Entre los geoglifos de mayor tamaño están un pájaro de casi 300 m, un lagarto de 180 m, un pelícano de 135 m, un cóndor de 135 m, un mono de 135 m y una araña de 42 metros.

Estas dimensiones son motivo de admiración. Reiche comenta que "hay un ave tan grande que uno puede colocarse en la punta de una de sus alas y no se puede ver ni la cabeza, ni la otra ala, sólo es posible percibir unas pocas líneas sobre el suelo, se tendría que sobrevolar el área para poder apreciarla en su conjunto". Por el contrario, la figura más pequeña encontrada hasta el momento es un espiral que tiene un diámetro de 3 metros.

Entre los diseños de los animales que se perciben en Nazca figuran: una ballena, un perro con patas y cola largas, dos llamas, diversas aves como la garza, la grulla, el pelícano, la gaviota, el colibrí y el loro. En la categoría de reptiles, un lagarto, que fue cortado al construirse la Panamericana Sur, una iguana y una serpiente. Por otro lado se encuentran las imponentes figuras del mono, la araña y el caracol, entre otros.

¿Que son las líneas de Nazca?

Manos
Manos

Son rayas y figuras dibujadas sobre una llanura seca (pampa). Las rayas tienen dimensiones que van desde los pocos metros hasta los cientos, partiendo, aparentemente, de ningún lado, llevando a ningún otro. Para trazar estas líneas los diseñadores Nasca aprovecharon las especiales condiciones meteorológicas y geológicas de este lugar. La casi total ausencia de lluvias (media hora cada 2 años) combinado con el viento y el suelo rico en minerales, formaron una delgadísima costra oscura, la que al ser removida se contrasta con el color claro del subsuelo. De ese modo las amplias líneas y figuras aparecen como trazos claros sobre un fondo oscuro que sólo pueden ser observadas desde gran altura. Esto ha motivado las más variadas conjeturas, llegando incluso a la ridícula propuesta que fueron trazadas por extraterrestres, negando al antiguo poblador nasquence toda capacidad simbólica y habilidad matemática.

Extensión

Las misteriosas líneas se extienden en un perímetro de 50 kilómetros de longitud y 15 kilómetros de ancho. El suelo de la región, que es una de las más secas y desérticas del mundo, es de color marrón, pero bajo esta primera capa se esconde otra de color amarillo. Cuando se camina, una pisada deja una duradera mancha blanca.

Nazca es una ciudad del Perú, capital de la provincia homónima situada en el departamento de Ica, bañada por el río Nazca. Es mundialmente famosa por haber acogido en su territorio a la cultura Nazca, una cultura preincaica cuyo máximo apogeo se produjo entre los siglos II a.C. y VI d.C. Esta cultura destacó por su cerámica de figuras simbólicas y estilizadas, en la que el colorido domina al dibujo. Las líneas de Nazca sólo son apreciables desde el aire.

La matemática alemana Maria Reiche fue la más persistente investigadora de estos enormes dibujos. Durante más de medio siglo investigó las figuras de Nazca, y lejos de hipotesis sobre civilizaciones extraterrestres, la investigadora afirmó que las lineas de Nazca son un gigantesco calendario sobre los movimientos del sol, la luna y las constelaciones.

Las hipótesis de su creación

Perro
Perro

Han surgido multitud de conjeturas. Muchas razonadas antropológica e históricamente hablando, otras bordeando la ficción como la de Von Daniken, quien en su libro "La respuesta de los dioses", llega a afirmar que se podia tratar de señales y pistas de aterrizaje para naves extraterrestres, idea del todo descabellada pues las pistas no son más que marcas en el suelo, no existe prensado ni allanamientodel terreno con lo cual no podrían cumplir su función.

Las atrevidas teorías de Von Daniken, han dado pie a otras derivadas de la inicial ya que algunos estudiosos han creido ver la figura de un hombre volando, y aquí comienza el ciclo de elucubraciones sobre los astronautas. Y eso quizá sea una traspolación de viejas leyendas del lugar que nos hablan de unos misteriosos y diabólicos hombres lechuza. Ya que en este aspecto, a parte de raras y enigmáticas leyendas populares se tienen pruebas palpables debido a la ceramica Nazca.

Pero M. Reiche, las define como el extraño testimonio y legado de las antiguas culturas peruanas: "Las líneas de las Pampas de Nazca son nada menos que una historia documental de la ciencia y de los hombres de ciencia del Perú prehispánico. En ella se encuentra registrada una tradición científica en donde los antiguos peruanos desarrollaron un abecedario para anotar los más importantes acontecimientos astronómicos de aquellos días. Las Pampas de Nazca son las páginas de un libro escrito con este extraño alfabeto". Las líneas de Nazca son el testimonio gráfico de la forma como aquellos seres superiores dominaron la relación entre los fenómenos celestes y nuestro planeta.

La teoría de un gigantesco "Horóscopo" que marcaba fechas astronómicas de la época también quedó desestimada pues tras estudios más profundos se observó que solo cumplían con los requisitos de orientación un 20% de las lineas, lo cual no sobrepasa el límite marcado por la casualidad.

Lo que si se sabe es que los antiguos Nazcas realizaban extrañas y enimáticas ceremonias mágico-religiosas en diversas épocas del año. Y que se tiene tambien que asumir que los Nazcas estudiaban el cosmos desde aquellos parajes y lograron una maestría en establecer la relación cósmica entre los fenómenos celestes y el Planeta Tierra. Tal vez las lineas no son más que ofrendas a sus Dioses, los únicos que podrían verlas.

Líneas y figuras dibujadas sobre la Pampa de Nasca

Aunque las más famosas son las figuras, las más numerosas son la líneas. Estas son de cientos de metros de largo por unos cuantos centímetros de ancho, formando verdaderas líneas, que como ya se dijo, parecieran venir de ningún lugar y llevar a ningún otro. Sin embargo, como se explicará más adelante algunas de ellas apuntan a hitos astronómicos como solsticios y equinoccios, y otras apuntan a cerros no muy cercanos pero observables desde la pampa. Pero de la mayoría no se tiene explicación alguna. Están dibujadas sin ningún orden aparente, superponiéndose en muchos casos.

Otro tipo de líneas son las que tienen algunos metros de ancho y como las otras muchos metros de largo, apareciendo ante los ojos modernos como pistas de aterrizaje. Por su ancho y largo, más que líneas son rectángulos y algunos, trapecios.

Finalmente, el tercer tipo son las figuras, las más famosas. Esparcidas por aquí y por allá, nuevamente, sin un orden aparente, estos dibujos son rápidamente identificables, el mono, la araña, la ballena, el ave. El motivo del "pájaro" es el que más se ha repetido: 18 veces, sólo superado por un motivo que no es representación de un animal: la espiral. Lo particular de estos dibujos es que están formados por una misma línea que parte de un punto recorriendo el suelo dibujando una figura estilizada retornando al mismo punto de partida, tal como si se hubiera hecho el dibujo con un sólo movimiento de mano.

Desde que las observó por primera vez el Dr. Kosok vio en estas rayas y figuras un calendario astronómico llegando a considerarlo el "el libro de astronomía más grande del mundo". Fue por ello, como ya se dijo, que motivó a María Reiche al estudio de dichos geoglifos desde un punto de vista matemático. La experimentación in situ les llevó a descubrimientos sorprendentes. Acantonados en un lugar del que partía muchas líneas observaron la puesta del sol el 21 de junio, día del solsticio de invierno, encontrando que una de las líneas coincidía casi exactamente desde su punto de observación con el lugar en el horizonte donde se ponía el sol. Como conclusión anotaron que dicha línea sirvió para marcar esta fecha y por tanto las otras líneas habrían servido para marcar el movimiento de otros astros. Esto último sigue como una tarea pendiente de realizar.

Otro dato en favor de esta hipótesis es que el primer trecho de cada una de las líneas más grandes que van en zig-zag señalan al lugar donde se pone el astro rey el día del solsticio. Ya que son varias las líneas en zig-zag con esta orientación no se puede suponer que dicha propiedad sea fruto de la casualidad, sino de una intencionalidad clara. Trazar el recorrido de los astros no sólo tiene fines prácticos, como en la agricultura, también pudo existir la creencia de la influencia de dichos astros en los destinos de los hombres o las naciones.

El culto al agua, los cerros y las líneas

Johan Reinhaed es un gran estudioso de las Líneas de Nasca y para él dichos dibujos se hicieron en honor a los dioses del agua. Explica que en las creencias antiguas de Nasca los cerros eran responsables de la aparición de las lluvias, que llenaban de agua los causes secos de los ríos en esa árida región. Por tanto, las líneas no estarían apuntando (solamente) a puntos en el firmamento, si no, señalarían la dirección donde se ubican estos cerros tutelares, los generadores de lluvia , materia esencial para la economía agricultora de los nasca. Dicho planteamiento tiene un sólido fundamento ecológico, ya que los ríos nacen de las montañas altas en donde tienen su origen las lluvias y la nieve.

En cuanto a las figuras, éstas representarían a animales que inclusive hoy en día los agricultores asocian al ciclo del agua. Tomemos por ejemplo al geoglifo de la araña; dicho insecto es considerado en la actualidad como presagio de lluvias. Otras figuras, como un ave que ha sido identificada como "cóndor", es tomado en muchas partes del Perú como representación de los "apus", los cerros sagrados. El motivo por el cual las figuras y líneas se aprecian mejor desde el aire es explicado por la facultad que tenían las antiguas divinidades nasca de convertirse en aves y volar. En la cerámica hay gran cantidad de dibujos de dioses alados y otros, que sin tener alas, están en clara posición de vuelo.

Otro argumento que refuerza la asociación entre los cerros y el culto al agua es la existencia de acueductos subterráneos. Los ríos en Nasca son estacionales y están secos la mayor parte del año. Así que, a fin de proveerse de una segura fuente de agua los antiguos nasquences construyeron una prodigiosas red de canales subterráneos que captaban el agua del subsuelo y la conducían hasta los campos de cultivo. Dicho sistema funciona aún en la actualidad y las aguas que acarrean irrigan gran cantidad de campos de cultivo. Muchos de estos canales empiezan al interior de algunos cerros. Por ello, atribuirles el control del agua fue un paso lógico y natural.

Cronología

Fechar certeramente el momento en que fueron dibujados estos geoglifos ha representado para los arqueólogos un fuerte dolor de cabeza, debido a que por su naturaleza no se les puede aplicar las técnicas tradicionales de datación, como el de medición de Carbono 14. Sin embargo en base a estudios iconográficos (de las formas y detalles en los dibujos) se han identificado a algunos de estos motivos en la cerámica de la cultura Nasca, motivo por el que desde un principio se han ligado estas líneas y figuras con la mencionada nación prehispánica.

Sin embargo, usando tecnología y conocimientos de los últimos años un grupo de científicos encabezados por Persis B. Clarkson y Ronald I Dorn han puesto en práctica un novísimo método de datación que consiste en analizar la cantidad de Carbono 14 (C14) contenido en materiales orgánicos de tamaño milimétrico atrapados en el barniz de roca, que es una capa que se forma en la superficie de las piedras en climas extremadamente secos. Para esta medición emplearon un espectrómetro de masa (EM) de C14. Los fechados producidos por éstos análisis ubican a muchas de estas líneas y figuras entre los 550 a 650 años d.C., esto es durante la fase Nasca Temprano del Período Intermedio Temprano.

Las teorías

Al comienzo ningún arqueólogo pudo explicar la razón de su existencia, lo que dio pie a diferentes teorías: una de estas es la teoría extraterrestre sugerida por un arqueólogo aficionado de origen suizo llamado Erich von Däniken, según la cual el dibujo trapezoidal era una pista de aterrizaje para naves construida por extraterrestres que visitaron la Tierra hace mucho tiempo y el gigante retratado en la ladera de la colina (“El Astronauta”) es la figura del extraterrestre testimoniada por los nazcas. Lejos de ser fantástica, aunque quizás las líneas no eran pistas de aterrizaje exactamente, como sugiere Däniken, esta teoría coincide en cierta forma con otras huellas similares de los “dioses de antaño” dejadas como testimonio de ese contacto. Después de todo... las líneas sólo se pueden apreciar desde el aire.

La teoría más aceptada por los científicos es la teoría del calendario. Según María Reiche los dibujos son el calendario y mapa de la bóveda celeste más grande del mundo, las incontables líneas que cruzan el desierto en todas las direcciones fueron usadas para observar los movimientos del Sol y la Luna. Usando este método los indios Nazca podían anunciar el cambio de estaciones y utilizar este conocimiento para la agricultura. Algunos de los animales dibujados indican la dirección en que una importante constelación estacional puede ser vista. Pero hay quienes discrepan con esta teoría, un fuerte viento estacional llamado Palaca sopla todo el año en esta región, a menudo es muy brumoso, aunque durante el día está despejado la mañana y la noche suelen estar cubiertas, antes del amanecer o después del atardecer esta muy oscuro para ver los dibujos, en otras palabras el desierto de Nazca no es el ideal para hacer observaciones meteorológicas.

Pero entonces ¿para qué fueron hechas estas líneas? Otra de las tantas teorías dice que la respuesta se halla en la cerámica Nazca, que es una de las obras maestras de la antigua civilización andina. Se caracteriza por sus colores vivos, todos los dioses Nazca diseñados en la cerámica tienen en sus bocas productos agrícolas, esto muestra la importancia que le daba este pueblo a la agricultura. Todos los dibujos de animales que aparecen en el desierto se repiten en la cerámica. La única diferencia es que los dibujos hechos en el desierto están hechos con una sola línea sin solución de continuidad, otra característica es que siempre hay un segmento del dibujo que queda abierto; los dibujos están hechos de un solo trazo sin interrupciones. La tierra de los Nazca es árida, prácticamente no llueve en todo el año. De generación en generación los nazcas han sobrevivido trabajando la poca tierra a la orilla del río, plantando cereales apropiados al suelo arenoso. La tierra es pobre y seca, gracias a los pozos de agua han podido continuar con las actividades agrícolas.

El significado de las los dibujos de Nazca y la necesidad del agua, serían otra posibilidad. El espejismo del agua puede observarse en el desierto cuando los vientos se calman. Los dibujos del desierto quedan cubiertos por esta agua fantasma. Esto es precisamente lo que los indios Nazca deben de haber visto. La multitud de líneas en el desierto eran entonces acequias para canalizar el agua fantasma, los dibujos fueron hechos por una sola línea sin interrupciones para que pudieran servir como receptáculos de agua. Esto no es todo, la aparición del espejismo aproximadamente en diciembre coincidía con la llegada del “El Niño”, cada siete años. El clima seco que produce la corriente de Humboldt en la costa del Perú cambia abruptamente con la llegada de El Niño, el aire húmedo penetra en la costa provocando fuertes lluvias en el interior. Aunque El Niño provoca muchos daños en el mundo, para los indios Nazca fue un emisario que traía lluvias a la región, inclusive hace 1.500 años la existencia del El Niño era conocida. Era esto lo que los Nazca esperaban, el agua vivificante.

La historia real tras la leyenda

Luego de exponer todas las hipótesis que se han suscitado entorno al misterio de las Líneas de Nazca, intentaremos contar la verdadera historia. Es evidente que pocos de los científicos e investigadores que se aventuraron a dar teorías sobre el origen y el porqué de las Líneas de Nazca nunca jamás se interesaron por la opinión de los indígenas. Vayamos entonces a la fuente ignorada por la ciencia y una de las más confiables de todas, la tradición peruana dice:

“Hace mucho tiempo, sobre esta pampa, descendieron unos seres que podían volar...

”Eran los Viracochas, los dioses llegados del Este, unos hombres buenos que trajeron la paz, la concordia y el progreso. Fueron esos dioses quienes dibujaron las primeras líneas y figuras.

”Después, nosotros, los hijos de los Viracochas, seguimos su ejemplo y aprendimos a dibujar en la arena.

”Ellos lo veran algun día y regresarán...”

A continuación ampliamos estas leyendas e intentamos decodificar las verdades que se esconden en ellas:

No se sabe a ciencia cierta cuando surgió exactamente la cultura Nazca, la mayoría de los historiadores coinciden en ubicarla temporalmente hacia el año 100 de nuestra Era. Pero según las leyendas, esta cultura desciende de otra mucho más antigua y milenaria: los tiahuanacos, la cual se remontaría a tiempos inmemoriales, hacia el 11.000 a.C. -sino es que más- aproximadamente. Un pueblo que recibe en determinado momento la visita de un “dios” que emerge del Lago Titicaca* (Bolivia). Sumergidos en la ignorancia, ellos reciben las enseñanzas del “dios”, al cual llaman: Viracocha (Señor en quechua).

El increíble paralelismo con otros mitos, como son el Oannes de los sumerios, o el Quetzalcoatl de los aztecas. Todos “dioses instructores”. Prosigamos con la leyenda: Viracocha no aparece solo, sino que trae consigo a su hermana, Mamacocha. Instruye a los tiahuanacos en agricultura, astronomía, y otras ciencias. Les inculca un ritual que tenía que ver con el Sol, algo fundamental para iniciarlos en la agricultura. Una vez que enseña al pueblo tiahuanaco muchos de sus conocimientos, Viracocha regresa al lugar de donde salió. Y se despide de ellos prometiendo volver.

Las características con que se describen a este “dios” son: blanco, alto, barbado, brillante, etc... Luego de un tiempo, los tiahuanacos reciben una inmigración desde el Océano Pacífico de unos seres que venían en unas naves con las que podían surcar la tierra y volar. Cuando estos seres arriban, se dan cuenta de que eran gigantes (¡¿Atlantes?!). Seres de gran estatura de cerca de los 4 metros, salvajes y despiadados. Éstos se alimentaban de monstruos marinos.

En determinado momento, los gigantes comienzan a acechar y comerse al pueblo de tiahuanaco. Los indígenas, perseguidos y asustados, hacen una invocación a su “dios” Viracocha. La respuesta que obtienen de él es escapar hacia el Norte. Después de constantes súplicas de los tiahuanacos a su “dios”, ante ellos aparece un ser que viene en una nave gigante, un ser con similares características que Viracocha. Éste hace caer una lluvia de fuego sobre los gigantes y los derrota en singular batalla.

El “dios” les enseña a construir unas naves para que los tiahuanacos pudieran desplazarse sobre la faz de la tierra.

Llenos de la sabiduría de los “dioses”, y ya con una civilización avanzada, este pueblo no tarda en caer en la vanidad y maldad. Viracocha, entonces, decide castigarlos produciendo una gran inundación desde el Lago Titicaca. Ciertos jefes e individuos son elegidos para sobrevivir a la catástrofe y enviados a ocultarse en cuevas cuyas entradas eran especiales, allí es donde adquieren conocimientos de las civilizaciones intraterrenas.

Al bajar las aguas, los elegidos vuelven a la tierra, los ancestros de aquellos que formarían el gran Imperio Inca en el futuro y darían origen a todas las demás culturas, entre ellas, los nazcas. Las Líneas de Nazca serían entonces un lugar construido por las tres culturas: extraterrestre, terrestre e intraterrestre, un lugar de comunión que representa las distintas comunidades. Un sitio donde las tres culturas se encontraban...

Patrimonio cultural de la humanidad

En casi 50 kilómetros de longitud y 15 de ancho, están ubicados los dibujos y figuras conocidos como las "líneas de Nasca", consideradas por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Las líneas abarcan hasta cuatro pampas: Palpa, Ingenio, Nasca y Socos, localizadas entre los kilómetros 419 y 465 de la carretera Panamericana Sur.

El suelo de esta región, una de las más secas del mundo, es de color marrón -según María Reiche- y bajo una primera capa se encuentra otra de color amarillo. Esa es la razón porque una pisada deja una perdurable mancha blanca, que se fijará para siempre. Las figuras se hallan en un desierto, donde el suelo no es sólo arena sino que está cubierto de piedras de color verdusco. Sus enormes dimensiones y la exactitud de su hechura sugieren ser comparadas por los expertos con las pirámides de Egipto.

Es el lugar un gran tablero de dibujo, con líneas rectas anchas y angostas de diversas longitudes, atravesado por grandes cuadriláteros como si fuera una gran red. Pero su complejidad de líneas sólo puede ser apreciada desde el aire a una altura de 1500 pies. Recién desde allí pueden verse con claridad unos hermosos diseños, que en su mayoría representan grandes figuras de animales.

Los arqueólogos que han estudiado las Pampas de Nasca acreditan los dibujos a las culturas Nasca y Paracas, entre los siglos 300 a.C y 900 d.C. Se cree, además, que su construcción debe haberse extendido sobre un período largo por el extraordinario número de dibujos. Su perfecta proporción y enorme tamaño destacan la armonía y el equilibrio geométrico sobre todo en las figuras de animales.

Descubrimientos[1]

Estas figuras aparecieron en el sector de Changuillo. Se observa una línea en zigzag, camélidos, un ave y otras líneas.
Estas figuras aparecieron en el sector de Changuillo. Se observa una línea en zigzag, camélidos, un ave y otras líneas.

Los fuertes vientos y las tormentas de arena que se registraron la semana pasada en la región Ica, de Perú, develaron un conjunto de geoglifos en las pampas de Nasca.

Por el diseño y trazo que presentan estas figuras, corresponderían al período de transición Paracas-Nasca, destacaron ayer estudiosos consultados por El Comercio.

Las figuras fueron descubiertas por el piloto e investigador Eduardo Herrán Gómez de la Torre, durante un vuelo de inspección que realizó esta semana sobre el desierto de Nasca.

Los geoglifos están en las laderas de dos colinas ubicadas en las márgenes izquierda y derecha del valle de El Ingenio, cerca de las pampas de San José y Jumana, donde se concentran las mundialmente conocidas Líneas de Nasca.

“Son dibujos enigmáticos que tendrían más de 2.000 años de antigüedad”, comentó el investigador.

Detalló que se trata de una serpiente de unos 60 metros de largo por 4 metros de ancho, ubicada en las inmediaciones del conocido dibujo del colibrí. “Podría tratarse de un geoglifo Paracas, aunque esto lo determinarán los arqueólogos”, precisó Herrán.

Las otras figuras se ubican en el sector de Changuillo, hacia la margen derecha del valle de El Ingenio. Se trata de una línea en zigzag al lado de una familia de camélidos en alto relieve, que alcanza una dimensión de 60 metros de largo por casi 35 metros de ancho. Junto a esto se aprecia un ave y otras líneas.

El investigador Eduardo Herrán Gómez de la Torre indicó que los nuevos geoglifos ya están georreferenciados, procedimiento necesario para que puedan ser inscritos en el Registro Nacional de Bienes Culturales. Esto es importante para evitar su destrucción.

El director del Área de Patrimonio Arqueológico-Inmueble de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Ica, Rubén García Soto, calificó el descubrimiento de los geoglifos como “un valioso aporte a los conocimientos sobre los antiguos nascas”.

Sobre la figura de la serpiente, dijo que se trataría de un geoglifo de la época de transición Paracas-Nasca.

Relacionadas con el agua

El director del proyecto arqueológico Nasca y responsable de la puesta en valor del centro ceremonial de Cahuachi, Giuseppe Orefici Pecci, señaló que este nuevo hallazgo confirma la estrecha vinculación de los antiguos nascas con el agua.

“Al observar la figura del ave, con las alas abiertas y la cola muy corta, se confirma la relación de los antiguos pobladores que ocuparon este árido desierto con la lluvia y su estrecho culto al agua. En la parte alta de la colina se nota claramente una figura en zigzag de un período más tardío, junto a otra ave de la que solo se pueden notar las garras y la parte baja del cuerpo”, opinó.

Orefici confirmó que la otra figura es efectivamente una serpiente con la cabeza en la parte alta y doblada hacia la derecha.

Los fuertes vientos que se presentaron entre el miércoles y sábado de la semana pasada en la región Ica fueron catalogados como los más intensos de los últimos 25 años. Alcanzaron velocidades de hasta 60 kilómetros por hora.

Referencia

  1. Los vientos y las tormentas de arena develan nuevas líneas de Nazca

Fuentes