Saltar a: navegación, buscar

La Pinta (barco)

La Pinta (barco)
Información sobre la plantilla
La pinta.jpg
Trasporte marítimo utilizado por Cristóbal Colón para descubrir América
Historial
Tipo Carabela nórdica de velas cuadradas
Características generales
La Pinta (barco). Tercer barco de la primera expedición de Cristóbal Colón a América.

Historia

El día 3 de agosto de 1492, la Carabela La Pinta acompañada de la Carabela La Niña y la Carraca La Santa María salió de Palos de la Frontera (Huelva) rumbo al oeste, con la intención de alcanzar las Indias por el occidente.

Tras permanecer un mes en las Islas Canarias arreglando averías y corrigiendo el velamen, Colón y los hermanos Pinzón, con buena mar y los alisios hinchando sus velas, pusieron rumbo definitivamente al mítico Cipango.

Después de 36 días de navegación cargados de incertidumbre, tensiones, penurias y angustias, el marinero de la Pinta Juan Rodrigo Bermejo-Rodríguez de Triana dio la voz de "Tierra" en la madrugada del día 12 de octubre. Su nombre hizo pensar a algunos historiadores que pertenecía a la familia Pinto, pero en realidad fue alquilada a los armadores Gómez Rascón y Cristóbal Quintero, que fueron en ella a América como marinos, por lo que probablemente su verdadero nombre fuera La Pintá.

Características

Eslora: (perpendiculares) : 20,40 m

Eslora de quilla: 16,12 m

Calado de proa: 1,52 m

Calado de popa: 1,71 mayor general

Superficie del velamen

Vela mayor: 120,00 m2

Vela trinquete: 43,20 m2

Vela mesana: 23,42 m2

Palo mayor: 15,75 m2

Era una carabela nórdica de velas cuadradas. Las velas consistían en un trinquete cuadrado y una gran vela mayor, mientras el palo mesana, soportaba un largo palo para una vela triangular latina. Tenia la popa cuadrada, distinta a su hermana la Niña, también con castillo. La Pinta era el más rápido de los tres barcos, confirmando las ilustraciones de los libros que indican que durante el viaje normalmente iba al frente de los otros dos barcos.

Anécdota

La Pinta era la más velera de las tres naves colombinas y con frecuencia debió esperar a las otras dos durante el histórico viaje, debido también a las dotes del capitán Martín Alonso Pinzón. El 8 de octubre, en lucha por llegar los primeros a descubrir las nuevas tierras, alcanzó una velocidad de 15 millas por hora (una milla de la época equivale a 0,8 millas náuticas actuales, por lo que su velocidad sería de unos 12 nudos), superior a la que alcanzan hoy como promedio los mercantes de vapor.

Véase también

Fuente